Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte  
Stella Maris Angel Villegas  
Tel (54) 0341- 4111858 - (2000) Rosario- Argentina  
Acceso  |  Registro 
Inicio | Quienes Somos | Seminarios | Salud | Consultoría | Areas de Acción | Libros Digitales | Actualidad | Contacto 
http://medicinayarte.com/img/logo.mya.png
 Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte. Esquizoanalisis. Rosario. Argentina (1989)
FORMACION, PRODUCCION Y PRACTICAS CLINICAS ESQUIZOANALITICAS
Clínica. Covisión. Clínica de obra &  Seminario/ laboratorio de escritura y lectura
Una cuestión de identidad de producción:  poetizar, habitar y anticipar la salud  
   http://www.medicinayarte.com/img/dispositivos_de_esquizoanalisis.jpghttp://medicinayarte.com/img/curso_esquizoanalisis_online.jpghttp://www.medicinayarte.com/img/dispositivos_de_esquizoanalisis.jpg


 

 LA LINEA

La línea geométrica está conceptuada como entre invisible. Es la traza que el punto deja con su movilidad, por consiguiente se trata de un producto suyo, el cual tiene su origen en el mero instante en que se altera el completo reposo del punto. Con eso se pasa del estado estático al dinámico. La línea es la contraposición rotunda del elemento pictórico primario, esto es el punto. Se trata, pues, de un elemento derivado o secundario.
Las fuerzas provenientes del exterior, con las cuales el punto se transforma en línea son varias y del número de ellas y de sus combinaciones depende la diversidad de las líneas. No obstante, podemos reducir todas esas fuerzas protectoras de líneas definitivamente a dos:

1. Fuerza única;
2. Dos fuerzas:
a) Con afecto único o constante de las dos fuerzas alternantes;
b) Efecto simultáneo de ambas fuerzas.


IA
Cuando una de las fuerzas provenientes del exterior desplaza el punto en cualquiera que sea la dirección, da origen al primer tipo de línea; la trayectoria de dicha línea es invariable, con una tendencia a prolongarse indefinidamente. Así es la recta, en cuya tensión está la forma más simple de la posibilidad infinita de movimiento.
Ahora bien, por mi cuenta he tomado la decisión de reemplazar el vocablo “movimiento”, tan frecuente en exceso vago y conduce a conclusiones incorrectas que, a su ver, suscitan otros malentendidos en materia de terminología.
La tensión es la fuerza presente que actúa desde el interior del elemento, la cual aporta tan sólo una parte de la “movilidad” activa, en tanto que la otra parte corresponde a la “dirección” que, a su vez, también está determinada por el “movimiento”.
En pintura, los elementos son las huellas materiales del movimiento, cuya presencia se nos muestra bajo el aspecto de:


1. Tensión;
2. Dirección.


Al quedar así clasificados se ha establecido una base para distinguir elementos de diferente tipo, verbigracia: el punto y la línea. Como sea que el punto carece por entero de dirección, él sólo está constituido por tensión. En cambio, en la línea se combinan ambas, dirección y tensión. En lo tocante a la recta, de considerar sólo su tensión, no sería posible diferenciarla de una horizontal. Asimismo, analizando los colores, habremos de ver que entre sí algunos sólo se diferencian por la dirección de las tensiones.  


Los tipos de rectas son tres y de ellas derivan otras variantes:

1. La recta horizontal es la forma más sencilla. Existe en la percepción humana como la línea o el plano sobre el cual se yergue el hombre o se desplaza. Es, pues, la base protectora, fría, capaz de ser continuada en distintas direcciones sobre el plano. El tono básico de la línea horizontal está constituido por frialdad y aplastamiento. Se la puede definir como la forma más limpia de la infinita y fría posibilidad de movimiento;

2. La vertical, línea opuesta enteramente a la anterior, forma con ella un ángulo recto; aquí la altura está opuesta al aplastamiento, en tanto que el frío está sustituido por el calor; es a la inversa lo mismo en el sentido externo como interno. La vertical es, por consiguiente, la forma más limpia de la infinita y cálida posibilidad de movimiento;

3. La diagonal es la recta que, esquemáticamente, se separa en ángulos iguales de las mencionadas arriba. Su tendencia hacia las dos es semejante, lo cual determina su tono interior, esto es: la reunión equivalente de frío y calidez. La definiremos, pues, como la forma más limpia del movimiento infinito y templado.

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_1.jpg

  FIGURA  14.   Tipos básicos de rectas geométricas

 


Proponemos confrontar la descripción del amarillo y el azul en Uber das Geistige in der Kunst, Benteli-Verlag, Berna, Ed. séptima, 1963, págs. 89, 91 y 92.
El uso meticuloso de los conceptos es en especial importante si intentamos realizar la “forma en el dibujo”, ya que éste es el aspecto plástico en el cual la dirección juega un papel determinante. Es algo de lamentar que la pintura, entre todas las artes, tenga la terminología más inexacta; ello es la causa de que aumenten las dificultades del trabajo científico hasta impedir su realización en muchas ocasiones. Partiendo del auténtico comienzo, la primera condición indispensable es contar con un diccionario terminológico. En tal sentido hubo en Moscú, por el año de 1919, un intento que hasta la fecha no ha dado lamentablemente resultados tangibles. Tal vez no era todavía el momento propicio

 

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_2.jpg

FIGURA   15.  Esquemas de tipos básicos

 

TEMPERATURA  Estos tres tipos constituyen las formas más puras de la recta, distinguiéndose entre sí por la temperatura:

 Movimiento

   infinito  

1) forma fría   

 2) forma cálida

3) forma cálido-fría

 

Forma más puras de las posibilidades del  
 movimiento infinito.
 

 FORMACION 

 DE 

   PLANOS   

Todas las demás rectas no son más que desviaciones mayores o menores de las diagonales, y su tonalidad o sonidos interiores están determinados por las distintas tendencias hacia el frío o la calidez.

De este modo aparece la estrella de las rectas, la que se organiza alrededor de un punto de contacto común.

 


 

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_3.jpg

 

FIGURA  16 Esquema de las desviaciones en temperaturas.

 

Dicha estrella puede irse volviendo cada vez más densa, de suerte que las intersecciones lleguen a formar un centro a manera de punto que da la sensación de que va creciendo. Constituye un eje en cuyo derredor se deslizan las líneas, unas sobre otras, produciéndose una nueva forma: un plano con la auténtica figura del círculo (Ver Figs. 17 y 18.)
Observemos de paso que ésta es una característica propia de la línea: apta para la formación de planos, cuyo poder se exterioriza a semejanza de la superficie plana que una pala va produciendo mediante su borde encima de la tierra.
Ahora bien, la línea tiene una manera más de elaborar otro plano, a lo cual habremos de referirnos más adelante.
Entre la diagonal pura y las demás diagonales, a las que podríamos llamar rectas libres, existe también una diferencia de temperatura, razón por la cual no es factible que éstas logren alguna vez un equilibrio de frío y calidez.


 

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_4.jpg

 FIGURA 17. Condensación

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_5.jpg

FIGURA  18.   Círculo como resultado de la condensación.

 

Consideradas así, una vez asignado un plano las rectas libres pueden ordenarse en relación a un centro común (Fig.  19) o fuera del centro (Fig.  20). De ahí que las clasifiquemos en dos tipos:

4. Las rectas libres faltas de equilibrio:
a) centrales;
b) acéntricas.


/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_6.jpg

FIGURA  19.   Rectas libres centrales.

 

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_7.jpg

FIGURA  20.   Rectas libres acéntricas.

 

Con respecto a las rectas libres acéntricas, antes que cualquier otra, son poseedoras de una singular facultad para establecer cierto paralelismo entre ellas, así como los colores cromáticos (descontando blanco y negro).
Especialmente el amarillo y el azul son colores que llevan en sí tensiones contrarias: de avance y retroceso. Las rectas puramente esquemáticas (horizontal y vertical, sobre todo, además de la diagonal) desarrollan su tensión sobre el plano, sin que muestren ninguna tendencia a separarse de él. En las rectas libres y sobre todo en las acéntricas se evidencia una relación más libre con el plano: se encuentran menos fusionadas con él, y se diría que lo agujerean. Tales líneas se alejan más que otras del punto en la superficie, pues tienen la particularidad de haber dejado el reposo.
Tratándose de un plano cortado o limitado, se hace fácil la conexión únicamente cuando la línea no llegue a tocar los bordes externos de dicho plano, tema acerca del cual habré de extenderme ampliamente en el capítulo dedicado al “plano básico”.
Precisamente, entre las tensiones de las rectas libres acéntricas y los colores “cromáticos” hay cierta afinidad. Las relaciones naturales que tienen vida entre los elementos “pictóricos” y “gráficos”, adquieren suma importancia para la futura teoría de la composición. Esta es la única vía que puede llevar a experimentos exactos en la construcción, y habrá de despejar o por lo menos hacer más ligera y no tan sofocante la espesa niebla que es preciso trasponer en todo trabajo de laboratorio.
Desde el momento en que las rectas esquemáticas, principalmente las horizontales y verticales, se someten a un examen de sus propiedades cromáticas, se suscita, claro está, una comparación con el blanco y el negro, colores que, llamándose acromáticos, hoy los denominados, con excesiva ligereza, incoloros, son silenciosos, como también lo son las dos rectas que acabamos de mencionar. El sonido en cada uno de los dos casos está reducida al mínimum: de no ser silencioso, es casi un murmullo imperceptible. De la gama del color,  el blanco y el negro quedan excluidos, así como la horizontal y la vertical ocupan un especial lugar entre las líneas, dado que, tratándose de una posición de centro, son irrepetibles y, por lo tanto, quedan aisladas.


Véase  Uber das Geistige in der Kunst en cuyo trabajo al negro le asigno el símbolo de muerte y al blanco, de nacimiento. Asimismo podemos afirmarlo en cuanto a la horizontal y vertical: achatamiento y altitud. Muerte = yacer, nacimiento = ponerse de pie, caminar, moverse; en última instancia: ascender. Sustentación-desarrollo; pasivo-activo. Relacionado con ello; femenino-masculino.
               

Examinando el blanco y el negro en sus respectivos aspectos de la temperatura, no es difícil comprobar que el primero es más bien cálido, mientras que el segundo no tiene ninguna calidez, su interior es indudablemente frío. Por algo el orden en la escala cromática va del blanco al negro.

 

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_8.jpg

FIGURA  21.   blanco  amarillo  rojo  azul  negro.

 

Existe un lento deslizamiento natural de arriba hacia abajo. Veamos:

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_9.jpg

FIGURA  22.

 

De suerte que, en blanco y negro destacan los elementos de altura y profundidad, lo cual nos permite identificarlos como vertical y horizontal.
En la actualidad, de un lado el hombre está requerido sin pausas por el exterior y, del otro, para él está muerto lo interior. Este constituye el último grado en el descenso, como si dijéramos el último paso en un callejón sin salida, lo que antaño se llamaba “abismo” y hoy en día cul-de-sac, esto es: “encerrona”. En nuestros tiempos, el hombre ansía la paz interior, dado el ensordecimiento por lo que nos llega del exterior. Tal extremo, que nos obliga a un repliegue en nosotros mismo, da origen a la contrastada tendencia hacia la horizontal-vertical. Por lo tanto, sería lógica la inmediata tendencia excluyente y paralela hacia el negro-blanco, por la que ya la pintura, en varias ocasiones, ha tomado partido, si bien la fusión de la horizontal-vertical no es un hecho todavía. Cuando eso se produzca, entonces el silencio interior será absoluto, en tanto que el estruendo exterior habrá de ser el único que sacuda al universo.


Sería muy natural que estallara una enérgica reacción ante tal exclusivismo, mas no a manera de huida hacia lo pasado, como algunos quieren en la actualidad. Refugiarse en el tiempo ido es una idea que, con variantes, ha ejercido su influjo en la pintura durante los últimos decenios: las épocas de preferencia han sido: la “clásica”, Grecia; el Quatrocento italiano, la Roma tardía; el arte primitivo, los Alte Meister, de Alemania; el arte iconográfico, en Rusia, etc.; el hecho en Francia de dirigirse modestamente de hoy hacia

 

Todas esas afinidades, las cuales no deben entenderse como valores meramente unívocos, antes bien como paralelos interiores, pueden agruparse en un cuadro, según sigue:


  

 Formas del dibujo

Líneas rectas: 

1. horizontal  

2. vertical   

3. diagonal 

Formas pictóricas

Colores primarios:

  1. negro

 2. blanco

3. rojo (o gris, o verde)

El paralelo diagonal-rojo sólo es aquí mencionado, tal afirmación demostrada con detalle ameritaría sobrepasarnos de los límites de este libro. Diremos simplemente que el rojo  se diferencia del amarillo y del azul por la peculiaridad de que se asienta  en el plano con toda firmeza; asimismo, del blanco y el negro, debido a su intensa ebullición interior, esto es: la tensión. En cuanto a la diagonal, por su parte, a diferencia de las rectas libres, se sitúa resueltamente sobre el plano y, a la inversa de la horizontal y la vertical, es poseedora de una mayor tensión.
El punto en reposo que figura en el centro de un plano cuadrado puede definirse como unitonalidad de punto y plano, simbolizando íntegra y básicamente la expresión pictórica. Más compleja sería una figura formada por verticales y horizontales al cruzarse en el centro de un plano cuadrado. Estas dos rectas, de acuerdo con lo ya expresado, constituyen de acuerdo con lo ya expresado, constituyen entre vivos únicos, aislados, irrepetibles, y el recio sonido que despliegan no llegará nunca a extinguirse por completo, representando así el sonido o tono primario de las rectas.

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_10.jpg

FIGURA 23.


ayer, a la inversa de cómo los rusos y alemanes avanzan con relativa “decisión” hacia las más “hondas profundidades”. Para el hombre moderno, lo futuro aparece como vacío.
Los colores rojo, gris y verde son comparables en diversos sentidos: rojo y verde constituyen la transición del amarillo al azul; el gris del negro al blanco, etc. Ello corresponde a la teoría de los colores. Para mayor aclaración nos remitimos a Uber das Geistige in der Kunst.
Véase Uber das Geistige in der Kunst, págs. 71-73.

Tal construcción es, pues, la expresión lineal que consiste en un equilátero dividido en cuatro cuadros, lo cual nos da la más primitiva de las formas de división de un plano esquemático.
Comprobaremos que la suma de las tensiones consta de seis elementos relativos al reposo frío y otros tantos al cálido, esto es, en total, doce. De manera que, el paso entre dos figuras esquemáticas, una puntual y una lineal, queda logrado debido a un extraordinario aumento de los medios, esto es, partiendo de un solo sonido, se ha dado el comunal salto de doce sonidos, los cuales, a su vez, formados por cuatro sonidos del plano y dos de las líneas, o sea seis. Así, con la combinación se han duplicado esos seis sonidos.
Hemos expuesto aquí este ejemplo que concierne a la teoría de la composición, nuestro propósito ha sido evidenciar los efectos recíprocos de los elementos simples, merced a una simple combinación, de donde la expresión “elemental” se muestra como un concepto falto de exactitud elástica y relativa. Con ello nos damos cuenta de que no resulta nada fácil fijar un límite a lo complejo y hacer uso exclusivo de lo elemental.
Pese a todo, tales experimentos y observaciones constituyen la sola forma de llegar a la base de los entes pictóricos que median en la composición.
Es un método que aplica la ciencia “positiva”, y, no obstante ser excesivamente doctrinario, ha conseguido en principio establecer un orden exterior y aún en la actualidad, apegados a un intenso análisis, se ha logrado un acercamiento a los elementos primarios. Con ello, la aportación de abundante y ordenado material a la filosofía habrá de producir, tarde o temprano, nuevas síntesis. En general, la ciencia artística debe tomar la misma vía, para cuyo fin habrá de relacionar, desde los comienzos, lo exterior con lo interior.
Mientras avanza lentamente la transición de la horizontal hacia las líneas acéntricas libres, ocurre que el lirismo se va tornando más y más cálido hasta que, por último, adquiere cierta calidad dramática. Sin embargo, el lirismo no ha dejado de prevalecer: el campo entero de la rectas es lírico, y ello es comprensible dada la acción de una fuerza externa única.
Ahora bien, la calidad dramática lleva en sí, además del sonido provocado por el deslizamiento (que en el caso de referencia es lo acéntrico), el estruendo del choque. Así, pues, se requieren dos fuerzas de carácter distinto, como mínimo.

Dichas fuerzas en el campo de las líneas puede darse de dos maneras:

1. Las dos fuerzas actúan por separado: efecto alterno;
2. Las dos fuerzas actúan juntas: efecto simultáneo.

Claro está que en el segundo proceso es más temperamental y, por  consiguiente, de mayor calidez, sobre todo debido a que dicho proceso puede presentarse además como consecuencia de muchas fuerzas por separado. La dramatización aumenta de acuerdo con ello y así, por último, surgen líneas puramente dramáticas. De esta suerte, el terreno de las líneas encierra la gama completa de sonidos, comenzando por el frío lirismo hasta el final con el dramatismo cálido.

Naturalmente, toda imagen tanto del mundo exterior como del interior puede ser expresada en líneas, en algo así similar a una traducción.
A las dos categorías mencionadas corresponden los siguientes resultados:



    

  Fuerzas: 

Punto 1 . dos alternas

             2. dos simultáneas

Resultados:


líneas quebradas

líneas curvas.


IB
Líneas quebradas o angulares

Como sea que las líneas quebradas están constituidas por rectas, procedemos a clasificarlas dentro del grupo I y, en él, con la categoría B.
La línea quebrada se forma se forma con la acción de dos fuerzas, cuyo proceso es según sigue:

FIGURA 24./img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_11.jpg

 

IB 1
Las formas de líneas quebradas más sencillas constan de dos partes originadas por dos fuerzas opuestas que, al encontrarse chocan. No obstante este simple proceso lleva a fijar entre la recta y la quebrada una diferencia muy importante. El plano está por surgir, mientras que la quebrada constituye un puente. Las variantes entre las múltiples quebradas únicamente dependen de la amplitud de los ángulos, por lo tanto podemos subdividirlas en tres grupos esquemáticos:


a) Con ángulo agudo: 45º;
b) Con ángulo recto: 90º;
c) Con ángulo obtuso: 135º.

Las demás son agudas u obtusas atípicas, divergiendo de las típicas conforme a su graduación angular. En cuya virtud a las tres primeras quebradas puede agregarse una cuarta, no esquemática, esto es:

d) Con ángulo libre, de modo que a tal quebrada deberemos denominarla: quebrada libre.

Como el ángulo recto no hay otro, dada su medida y únicamente modifica su dirección. No puede haber más de cuatro ángulos rectos que se toquen, ya sea por los vértices, por lo que forman una cruz, o bien por sus lados divergentes, y entonces surgen planos rectangulares, siendo el cuadrado su caso más común.
La cruz horizontal-vertical está compuesta de una recta cálida y otra fría; no es más que la posición central de horizontales y verticales. De eso resulta la temperatura frío-cálida o a la inversa del ángulo recto, lo cual obedece a su dirección, pero acerca de ello habremos de extendernos más adelante en el capítulo titulado “Plano básico”.
Entre las quebradas simples existe otra diferencia, la cual está proporcionada por la longitud de cada segmento; tal particularidad modifica considerablemente el sonido básico de tales formas.


Sería preciso que, en tal sentido, además de las traducciones intuitivas, se llevaran a cabo experimentos planificados de laboratorio. Al respecto, podríamos recomendar un examen de todo aquel fenómeno susceptible de traducción antes que nada referente a su contenido lírico-dramático, a fin de encontrar, en la correspondencia lineal, una apropiada forma al caso. Separadamente, un análisis de las traducciones habría de esclarecer sobremanera la cuestión.
En la música existen copiosas traducciones de este tipo: “imágenes” musicales que reflejan fenómenos de la naturaleza, así como formas musicales aplicadas a obras de otras artes, etc. A. A. Schenschin, célebre compositor ruso, ha realizado importantes tentativas en tal sentido: Années de pelerinage, de Liszt, en relación al Pensieroso, de Miguel Angel, y al Sposalizio, de Rafael

/img/s_f_c_ii_b11_biblioteca_kandisky_linea_12.jpg

FIGURA  25.

 

 

 


http://www.medicinayarte.com/img/schizoanalysis-devices.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/deleuze_anualv4.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/metodologia_provisoria.jpg  http://medicinayarte.com/img/index_portadaforo.jpg  http://medicinayarte.com/img/foro_poesia.jpg  http://medicinayarte.com/img/foro_poesia2.jpg http://medicinayarte.com/img/salud_poemas.jpg
http://medicinayarte.com/img/dispositivo_jornadas.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/mya_libro_digital.jpg
http://www.medicinayarte.com/img/micropolitica_libros.jpg   http://medicinayarte.com/img/ada.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/video_documental.jpg

 

edición electrónica  medicina y arte diseño producción 
centro de Estudios e Investigación de Esquizoanalisis  Medicina y Arte 
campus  http://www.medicinayarte.com/ 
 esquizoanalisis@hotmail.com tel (54) 0341- 4111858  
sede 9 de julio 1619 (2000) Rosario. Buenos Aires. Argentina 
 
 
/img/filo.jpg

 

 

Universidad de Ciencias

Médicas de Las Tunas.Cuba

http://www.medicinayarte.com/img/deleuze_lisboa_2013.jpg

Lisboa Deleuze Studies Conference
Facultad de Ciencias de Lisboa 


 

 
/img/logo_borges2.jpg
Centro Cultural Borges
Buenos Aires. Argentina


 
 
 
/img/fundacion_patagonia_saludintegral.jpg
Fundación
Patagonia
Salud Integral.
Neuquén Argentina

 

/img/psicosalud2011.jpg

 Sociedad de
Psicología
de La Salud
La Habana.Cuba

 http://medicinayarte.com/img/colombia_argentina.jpg

Ministerio de
Cultura
República de
Colombia

 http://medicinayarte.com/img/logo_tiembla_corrientes.png

Tiembla
Corrientes
Producciones

 
 
 

 


Stella Maris Angel Villegas, Directora del Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte
Inicio | Quienes Somos | Seminarios | Salud | Consultoría | Areas de Acción | Libros Digitales | Actualidad | Contacto 
Diseño Web: Fernando Dolci Diseño Creativo: Stella Maris Angel Villegas Geo Visitors Map ecoestadistica.com
Stella Maris Angel Villegas, Deleuze, Medicina, Arte, Transdiciplinario, salud, filosofía, terapia online, laboratorio, esquizoanálisis, guattarí, deseo, rizoma, agenciamiento, libros, Spinoza, Bacon, máquina, fábrica, intercesores, diálogos, sentidos. Clínica, Nietzsche, clases, seminarios, cursos, laboratorio, devenir, pensamiento, Kafka, asesoría artística, clínica de obra,cartografia, deleuze rosario, deleuze buenos aires, deleuze esquizoanálisis, deleuze laboratorio, deleuze fábrica, deleuze asesoría, deleuze seminario, Richard Pinhas, Fernando Kabusacki , Duras, Bacon, Lispetctor, Kafka, Beckett, Stochausen, Brian Eno, Mecían, Borges, autoanalisis, rizoma, micropolitica, piedras, cristales, metales, retratos, línea, cuerpo, pensamiento, zonas, rizoma, cuerpo sin órganos, centros de respiración, salud anticipadada, salud molecular, cartografía clínica, auto recuperación, atravesar muros, Kandinsky, la repetición en la salud, ritornelos de medicina y arte, aislamiento molecular, poetizar la salud, cerebro cristal , inventar, Robert Fripp, Heldon