Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte  
Stella Maris Angel Villegas  
Tel (54) 0341- 4111858 - (2000) Rosario- Argentina  
Acceso  |  Registro 
Inicio | Quienes Somos | Seminarios | Salud | Consultoría | Areas de Acción | Libros Digitales | Actualidad | Contacto 
http://medicinayarte.com/img/logo.mya.png
Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte (1989)
FORMACION, PRODUCCION Y PRACTICAS ESQUIZOANALITICAS
Clínica. Covisión. Clínica de obra esquizoanalítica &  Seminario/talleres 
 
 
 



 

 

DISCURSO DEL MÉTODO
RENÉ DESCARTES

Prólogo

El Discurso del Método es una obra de plenitud mental. Exceptuando algunos diálogos
de Platón, no hay libro alguno que lo supere en profundidad y en variedad de intereses y
sugestiones. Inaugura la filosofía moderna; abre nuevos cauces a la ciencia; ilumina los rasgos
esenciales de la literatura y del carácter franceses; en suma, es la autobiografía espiritual de un
ingenio superior, que representa, en grado máximo, las más nobles cualidades de una raza
nobilísima. (1)

No podemos aspirar, en este breve prólogo, a presentar el pensamiento y la obra de
Descartes en la riquísima diversidad de sus matices filosóficos, literarios, científicos, artísticos,
políticos y aun técnicos. Nos limitaremos, pues, a la filosofía; y aun dentro de este terreno,
expondremos sólo los temas generales de mayor virtualidad histórica. El pensamiento cartesiano es
como el pórtico de la filosofía moderna. Los rasgos característicos de su arquitectura se encuentran
reproducidos, en líneas generales, en la estructura y economía ideológica de los sistemas
posteriores. Descartes propone un grupo de problemas a la reflexión filosófica, y ésta se emplea en
descifrarlos durante más de un siglo; hasta que una nueva transformación del punto de vista trae a
los primeros planos de la conciencia nuevos intereses especulativos y prácticos, que inician nuevos
métodos y orientaciones del pensamiento. Kant es quien, por una parte, remata y cierra el ciclo
cartesiano y, por otra, inaugura un nuevo modus philosophandi. La historia de la filosofía no es,
como muchos creen, una confusa y desconcertante sucesión de doctrinas u opiniones heterogéneas,

sino una razonable continuidad de ordenadas superaciones.


El Renacimiento

 Sin embargo, la gran dificultad que se presenta al historiador del cartesianismo es la de
encontrar el entronque de Descartes con la filosofía precedente. No es bastante, claro está, señalar
literales consecuencias entre Descartes y San Anselmo, ni hacer notar minuciosamente que ha
habido en el siglo XV y XVI tales o cuales filósofos que han dudado, y hasta elogiado la duda, o
que han hecho de la razón natural el criterio de la verdad, o que han escrito sobre el método, o que
han encomiado las matemáticas. Nada de eso es antecedente histórico profundo, sino a lo sumo
coincidencias de poca monta, superficiales, externas, verbales. En realidad, Descartes, como dice
Hamelin, «parece venir inmediatamente después de los antiguos».

Pero entre Descartes y la escolástica hay un hecho cultural - no sólo científico -, de
importancia incalculable: el Renacimiento. Ahora bien, el Renacimiento está en todas partes más y
mejor representado que en la filosofía. Está eminentemente expreso en los artistas, en los poetas, en
los científicos, en los teólogos, en Leonardo de Vinci, en Ronsard, en Galileo, en Lutero, en el
espíritu, en suma, que orea con un nuevo y reconfortante aliento las fuerzas todas de la producción
humana. A este espíritu renacentista hay que referir inmediatamente la filosofía cartesiana.
Descartes es el primer filósofo del Renacimiento.


 La Edad Media no ha sido seguramente una época bárbara y oscura. Hay, sin duda, en el
juicio corriente que hacemos de ese período, un error de perspectiva, o, mejor dicho, un error de
visión que proviene de que la vivísima luz del Renacimiento nos ciega y deslumbra, impidiéndonos
ver bien lo que queda allende esta aurora. Pero es innegable que el pensamiento científico y
filosófico necesita, como condición para su desarrollo, un medio apropiado que fomente la libre
reflexión individual. Cuando la conciencia del individuo queda reducida a reflejar la conciencia
colectiva del grupo social, el pensamiento se hace siervo de los dogmas colectivos; el hombre se
recluye en el organismo superior de la nación o clase, y el concepto de lo humano se disuelve y
desaparece bajo el montón de reales jerarquías y de objetivas imposiciones sociales. Así, cuando en
el siglo XVI el espíritu comienza a desligarse de los estrechos lazos que lo tenían opreso, esta
liberación aparece como un descubrimiento del. hombre por el hombre. Como un soldado que,
después del combate, en medio de un montón de cadáveres, vuelve poco a poco a la vida, se palpa,
respira, alza la vista, extiende los brazos y parece convencerse al fin de su propia existencia, así
también el Renacimiento posee la fragante ingenuidad alegre de quien por primera vez se descubre
a sí mismo y exclama: «Yo soy un ser que piensa, siente, quiere, ama y odia; esta naturaleza que me
rodea es bella y luminosa, y la vida nos ha sido dada por un Dios justo y benévolo, para vivirla con
entereza y plenitud.»

La conciencia individual es el más grande invento del nuevo modo de pensar. Y todo en
la ciencia, en el arte, en la sensibilidad renacentista se orienta hacia esa exaltación de la subjetividad
del hombre. El criterio de autoridad abandona su puesto a la convicción íntima basada en la
evidencia. Las oscuras entidades metafísicas se deshacen en la clara sucesión de razones
matemáticas. La desconfianza, el odio hacia la naturaleza, son sustituidos por una optimista y alegre
visión de las infinitas bondades que moran en el impulso espontáneo, en el directo hacer de las
cosas. El universo es como un libro en donde está escrita la verdad suprema. Y para entender la
lengua en que está compuesto, no hace falta más que la razón misma del hombre, la matemática
aplicada a la experiencia. (2)

Así, pues, por una parte, la exigencia máxima del espíritu científico es, en el
Renacimiento, la claridad evidente de la razón individual; por otra parte, la solidez de la nuova
scienza proviene ante todo de su carácter matemático y experimental; en fin, la fuente purísima de
todo valor, especulativo y práctico, se encuentra ahora en el sujeto, en la interioridad de la reflexión
personal creadora. Todos estos nuevos anhelos, esa nueva sensibilidad teórica y moral, imponen
nuevos rumbos al pensamiento filosófico; danle por de pronto libertad para manifestarse original y
creador; pero también le indican una orientación inédita, y, por decirlo así, un problema virgen:
hallar una definición del hombre que baste a explicar la objetividad de su producción científica y
artística. Descartes es el primero que sistemáticamente edifica la filosofía de este nuevo mundo

mental.


Vida de Descartes

 Nació Renato Descartes en La Haya, aldea de la Touraine, el 31 de mayo de 1596. Era de
familia de magistrados, nobleza de toga. Su padre fue consejero en el Parlamento de Rennes, y el
amor a las letras era tradicional en la familia. «Desde niño - cuenta Descartes en el Discurso del
Método- fui criado en el cultivo de las letras.» Efectivamente, muy niño entró en el colegio de la
Flèche, que dirigían los jesuitas. Allí recibió una sólida educación clásica y filosófica, cuyo valor y
utilidad ha reconocido Descartes en varias ocasiones. Habiéndole preguntado cierto amigo suyo si
no sería bueno elegir alguna universidad holandesa para los estudios filosóficos de su hijo,
contestóle Descartes: «Aun cuando no es mi opinión que todo lo que en filosofía se enseña sea tan
verdadero como el Evangelio, sin embargo, siendo esa ciencia la clave y base de las demás, creo


que es muy útil haber estudiado el curso entero de filosofía como lo enseñan los jesuitas, antes de
disponerse a levantar el propio ingenio por encima de la pedantería y hacerse sabio de la buena
especie. Debo confesar, en honor de mis maestros, que no hay lugar en el mundo en donde se
enseñe mejor que en la Flèche.»

 El curso de filosofía duraba tres años. El primero se dedicaba al estudio de la lógica de
Aristóteles. Leíanse y comentábanse la Introducción de Porfirio, las Categorías, el Tratado de la
interpretación, los cinco primeros capítulos de los Primeros analíticos, los ocho libros de los
Tópicos, los Últimos analíticos, que servían de base a un largo desarrollo de la teoría de la
demostración, y, por último, los diez libros de la Moral. En el segundo año estudiábanse la Física y
las Matemáticas; en el tercer año se daba la Metafísica de Aristóteles. Las lecciones se dividían en
dos partes: primero el maestro dictaba y explicaba Aristóteles o Santo Tomás; luego el maestro
proponía ciertas quæstiones sacadas del autor y susceptibles de diferentes interpretaciones. Aislaba
la quæstio y la definía claramente, la dividía en partes, y la desenvolvía en un magno silogismo,
cuya mayor y menor iba probando sucesivamente. Los ejercicios que hacían los alumnos consistían
en argumentaciones o disputas. Al final del año algunos de estos certámenes eran públicos.

 Sabemos el nombre del profesor de filosofía que tuvo Descartes en la Flèche. Fue el
padre Francisco Véron. Pero en realidad la enseñanza era totalmente objetiva e impersonal. Las
normas de estos estudios estaban minuciosamente establecidas en órdenes y estatutos de la
Compañía... «Cuiden muy bien los maestros de no apartarse de Aristóteles, a no ser en lo que haya
de contrario a la fe o a las doctrinas universalmente recibidas... Nada se defienda ni se enseñe que
sea contrario, distinto o poco favorable a la fe, tanto en filosofía como en teología. Nada se defienda
que vaya contra los axiomas recibidos por los filósofos, como son que sólo hay cuatro géneros de
causas, que sólo hay cuatro elementos, etc. ... etcétera... (3).

 Semejante enseñanza filosófica no podía por menos de despertar el anhelo de la libertad
en un espíritu de suyo deseoso de regirse por propias convicciones. Descartes, en el Discurso del
Método, nos da claramente la sensación de que ya en el colegio sus trabajos filosóficos no iban sin
ciertas íntimas reservas mentales. Su juicio sobre la filosofía escolástica, que aprendió, como se ha
visto, en toda su pureza y rigidez, es por una parte benévolo y por otra radicalmente condenatorio.
Concede a esta educación filosófica el mérito de aguzar el ingenio y proporcionar agilidad al
intelecto; pero le niega, en cambio, toda eficacia científica: no nos enseña a descubrir la verdad,
sino sólo a defender verosímilmente todas las proposiciones.

 Salió Descartes de la Flèche, terminados sus estudios, en 1612, con un vago, pero firme,
propósito de buscar en sí mismo lo que en el estudio no había podido encontrar. Este es el rasgo
renacentista que, desde el primer momento, mantiene y sustenta toda la peculiaridad de su pensar.
Hallar en el propio entendimiento, en el yo, las razones últimas y únicas de sus principios, tal es lo
que Descartes se propone. Toda su psicología de investigador está encerrada en estas frases del
Discurso del Método: «Y no me precio tampoco de ser el primer inventor de mis opiniones, sino
solamente de no haberlas admitido ni porque las dijeran otros ni porque no las dijeran, sino sólo
porque la razón me convenció de su verdad.»

 Después de pasar ocioso unos años en París, deseó recorrer el mundo y ver de cerca las
comedias que en él se representan; pero «más como espectador que como actor». Entró al servicio
del príncipe Guillermo de Nassau y comenzaron los que pudiéramos llamar sus años de
peregrinación. Guerreó en Alemania y Holanda; sirvió bajo el duque de Baviera; recorrió los Países
Bajos, Suecia, Dinamarca. Refiérenos en el Discurso del Método cómo en uno de sus viajes
comenzó a comprender los fundamentos del nuevo modo de filosofar. Su naturaleza, poco propicia
a la exaltación y al exceso sentimental, debió, sin embargo, sufrir en estos meses un ataque agudo
de entusiasmo; tuvo visiones y oyó una voz celeste que le encomendaba la reforma de la filosofía;
hizo el voto, que cumplió más tarde, de ir en romería a Nuestra Señora de Loreto.


Permaneció en París dos años; asistió, como voluntario del ejército real, al sitio de la
Rochela y, en 1629, dio fin a este segundo período de su vida de soldado dilettante, viajero y
observador.

 Decidió consagrarse definitivamente a la meditación y al estudio. París no podía
convenirle; demasiados intereses, amigos, conversaciones, visitas, perturbaban su soledad y su
retiro. Sentía, además, con aguda penetración, que no era Francia el más cómodo y libre lugar para
especulaciones filosóficas, y, con certero instinto, se recluyó en Holanda. Vivió veinte años en este
país, variando su residencia a menudo, oculto, incógnito, eludiendo la ociosa curiosidad de amigos
oficiosos e importunos. Durante estos veinte años escribió y publicó sus principales obras: El
Discurso del Método, con la Dióptrica, los Meteoros y la Geometría, en 1637; las Meditaciones
metafísicas, en 1641 (en 1647 se publicó la traducción francesa del duque de Luynes, revisada por
Descartes); los Principios de la filosofía, en 1644 (en latín primero, y luego, en 1647, en francés); el
Tratado de las pasiones humanas, en 1650.

 Su nombre fue pronto celebérrimo y su persona y su doctrina pronto fueron combatidas.
Uno de los adeptos del cartesianismo, Leroy, empezó a exponer en la Universidad de Utrecht los
principios de la filosofía nueva. Protestaron violentos los peripatéticos, y emprendieron una cruzada
contra Descartes. El rector Voetius acusó a Descartes de ateísmo y de calumnia. Los magistrados
intervinieron, mandando quemar por el verdugo los libros que contenían la nefasta doctrina. La
intervención del embajador de Francia logró detener el proceso. Pero Descartes hubo de escribir y
solicitar en defensa de sus opiniones, y aunque al fin y al cabo obtuvo reparación y justicia, esta
lucha cruel, tan contraria a su modo de ser pacífico y tranquilo, acabó por hastiarle y disponerle a
aceptar los ofrecimientos de la reina Cristina de Suecia.

Llegó a Estocolmo en 1649. Fue recibido con los mayores honores. La corte toda se
reunía en la biblioteca para oírle disertar sobre temas filosóficos, de física o de matemáticas. Poco
tiempo gozó Descartes de esta brillante y tranquila situación. En 1650, al año de su llegada a
Suecia, murió, acaso por no haber podido resistir su delicada constitución los rigores de un clima
tan rudo. Tenía cincuenta y tres años.

En 1667 sus restos fueron trasladados a París y enterrados en la iglesia de Saint-Etienne
du Mont. Comenzó entonces una fuerte persecución contra el cartesianismo. El día del entierro
disponíase el P. Lallemand, canciller de la Universidad, a pronunciar el elogio fúnebre del filósofo,
cuando llegó una orden superior prohibiendo que se dijera una palabra. Los libros, de Descartes,
fueron incluidos en el índice, si bien con la reserva de donec corrigantur. Los jesuitas excitaron la
Sorbona contra Descartes, y pidieron al Parlamento la proscripción de su filosofía. Algunos
conocidos clérigos hubieron de sufrir no poco por su adhesión a las ideas cartesianas. Durante no
poco tiempo fue crimen en Francia el declararse cartesiano.

 Después de la muerte del filósofo, publicáronse: El mundo, o tratado de la luz (París,
1677). Cartas de Renato Descartes sobre diferentes temas, por Clerselier (París, 1667). En la
edición de las obras póstumas de Amsterdam (1701), se publicó por vez primera el tratado
inacabado: Regulæ ad directionem ingenii, importantísimo para el conocimiento del método.

 La mejor edición de Descartes es la de Ch. Adam y P. Tannery, París 1897-1909.

 Sobre Descartes, además de las historias de la filosofía, pueden leerse en francés:

L. Liard. Descartes.
O. Hamelin. Le système de Descartes. París, 1911.

 Como se ve, el análisis es esencialmente un método de invención, de descubrimiento.
[análysis éstin [análysis éstin
El Método

 Los orígenes del método están, según nos cuenta Descartes (Discurso), en la lógica, el
análisis geométrico y el álgebra. Conviene ante todo insistir en que el gravísimo defecto de la lógica
de Aristóteles es, para Descartes, su incapacidad de invención. El silogismo no puede ser método de
descubrimiento, puesto que las premisas - so pena de ser falsas- deben ya contener la conclusión.
Ahora bien, Descartes busca reglas fijas para descubrir verdades, no para defender tesis o exponer
teorías. Por eso el procedimiento matemático es el que, desde un principio, llama poderosamente su
atención; este procedimiento se encuentra realizado con máxima claridad y eficacia en el análisis de
los antiguos. Según Euclides el análisis consiste en admitir aquello mismo que se trata de demostrar
y, partiendo de ahí, reducir, por medio de consecuencias, la tesis a otras proposiciones ya conocidas.
Descartes explica también lo que es el análisis en un pasaje de la Geometría: «... Si se quiere
resolver un problema, hay que considerarlo primero como ya resuelto y poner nombres a todas las
líneas que parecen necesarias para construirlo, tanto a las conocidas como a las desconocidas.
Luego, sin hacer ninguna diferencia entre las conocidas y las desconocidas, se recorrerá la
dificultad, según el orden que muestre, con más naturalidad, la dependencia mutua de unas y
otras...»

Geminus lo llamaba descubrimiento de prueba (
apodeíxeos heúresis]). Esto principalmente buscaba Descartes. Y este es el punto de partida de su
método nuevo. El silogismo obliga a partir de una proposición establecida, de la cual no sabemos
nunca si podremos concluir la que queremos demostrar, a menos de conocer de antemano la verdad
que necesita demostración. Pero, si ya de antemano sabemos la conclusión, entonces se ve bien
claro que el silogismo sirve más para exponer o defender verdades, que para hallarlas.

 El análisis es, pues, el primer momento del método. Dada una dificultad, planteado un
problema, es preciso ante todo considerarlo en bloque y dividirlo en tantas partes como se pueda
(segunda regla del método. Discurso).

Pero ¿en cuantas partes dividirlo? ¿Hasta dónde ha de llegar el fraccionamiento de la
dificultad? ¿Dónde deberá detenerse la división? La división deberá detenerse cuando nos hallemos
en presencia de elementos del problema, que puedan ser conocidos inmediatamente como
verdaderos y de cuya verdad no pueda caber duda alguna. Los tales elementos simples son las ideas
claras y distintas. (Final de la primera regla; véase Discurso del Método).

Al llegar aquí es imposible seguir exponiendo el método de Descartes, sin indicar
algunos principios de su teoría del conocimiento y su metafísica. En la primera regla del Discurso
están resumidas, más aún, comprimidas algunas de las más esenciales teorías de la filosofía
cartesiana. Las enumeraremos brevemente. En primer lugar, la regla propone la evidencia, como
criterio de la verdad. Lo verdadero es lo evidente y lo evidente es a su vez definido por dos notas
esenciales: la claridad y la distinción. Clara es una idea cuando está separada y conocida
separadamente de las demás ideas. Distinta es una idea cuando sus partes o componentes son
separados unos de otros y conocidos con interior claridad. Nótese, pues, que la verdad o falsedad de
una idea no consiste, para Descartes, como para los escolásticos, en la adecuación o conformidad
con la cosa. En efecto, las cosas existentes no nos son dadas en sí mismas, sino como ideas o
representaciones a las cuales suponemos que corresponden realidades fuera del yo. Pero el material
del conocimiento no es nunca otro que ideas - de diferentes clases -, y, por tanto, el criterio de la
verdad de las ideas no puede ser extrínseco, sino que debe ser interior a las ideas mismas. La
filosofía moderna debuta, con Descartes, en idealismo. Incluye el mundo en el sujeto; transforma
las cosas en ideas, tanto que un problema fundamental de la filosofía cartesiana será el de salir del
yo y dar el paso de las ideas a las cosas. (Véasela sexta meditación metafísica.)


En las Regulæ ad directionem ingenii, llama a las ideas claras y distintas, naturalezas
simples (nature simplices). El acto del espíritu que aprehende y conoce las naturalezas simples es la
intuición o conocimiento inmediato, o, como dice también en las Meditaciones (meditación
segunda), una inspección del espíritu. Esta operación de conocer lo evidente o intuir la naturaleza
simple, es la primera y fundamental del conocimiento. Los procedimientos del método comenzarán
pues por proponerse llegar a esta intuición de lo simple, de lo claro y distinto. Las dos primeras
reglas están destinadas a ello.

 Las dos segundas se refieren en cambio a la concatenación o enlace de las intuiciones, a
lo que, en las Regulæ, llama Descartes deducción. Es la deducción, para Descartes, una
enumeración o sucesión de intuiciones, por medio de la cual, vamos pasando de una a otra verdad
evidente, hasta llegar a la que queremos demostrar. Aquí tiene aplicación el complemento y como
definitiva forma del análisis. El análisis deshizo la compleja dificultad en elementos o naturalezas
simples. Ahora, recorriendo estos elementos y su composición, volvemos, de evidencia en
evidencia, a la dificultad primera en toda su complejidad; pero ahora volvemos conociendo, es
decir, intuyendo una por una las ideas claras, garantía última de la verdad del todo. «Conocer es
aprehender por intuición infalible las naturalezas simples y las relaciones entre ellas, que son, a su
vez, naturalezas simples» (4).


La Metafísica

La noción del método, la teoría del conocimiento y la metafísica se hallan íntimamente
enlazadas y como fundidas en la filosofía de Descartes. La idea fundamental de la unidad del saber
humano, que Descartes, además, se representa bajo la forma seguida y concatenada de la geometría,
es la que funde todos esos elementos, reúne la metafísica con la lógica, y éstas a su vez con la física
y la psicología, en un magno sistema de verdades enlazadas. El cartesiano Espinosa pudo conseguir
exponer la filosofía de Descartes en una serie geométrica de axiomas, definiciones y teoremas
(Renati Descartes Principiorum philosophiæ pars. I et II, more geometrico demonstratæ.)

 El punto de partida es la duda metódica. La duda cartesiana no es escepticismo, sino un
procedimiento dialéctico de investigación, encaminado a desprender y aislar la primera verdad
evidente, la primera idea clara y distinta, la primera naturaleza simple. La duda, en suma, es la
aplicación al problema del conocimiento del método del análisis, que hemos descrito. El residuo de
ese análisis es la verdad fundamental que sirve de base a todas las demás: «Yo soy una cosa o
sustancia pensante.»

Entre las dificultades que plantea la duda metódica, nos detendremos en una tan sólo, en
la famosa hipótesis del genio o espíritu maligno (Meditaciones). Después de haber examinado las
diferentes razones para dudar de todo, quedan todavía en pie las verdades matemáticas, tan simples,
claras y evidentes, que parece que la duda no puede hacer mella en ellas. Pero Descartes también las
rechaza fundándose en la consideración de que acaso maneje el mundo un Dios omnipotente, pero
lleno de tal malignidad y astucia, que se complace en engañarme y burlarme a cada paso, aun en las
cosas que más evidentes me parecen. Esta hipótesis ha sido diversamente interpretada; quién la
tacha de fantástica y superflua, suponiendo que Descartes lo dice por juego y sin creer en ella; otros,
por el contrario, la consideran muy seria y fuerte, hasta el punto de creer que encierra el espíritu en
tan definitiva duda, que no cabe salir de ella sin contradicción. En realidad, la hipótesis del genio
maligno ni es un juego ni un círculo de hierro, sino un movimiento dialéctico, muy importante en el
curso del pensamiento cartesiano. Repárese en que la hipótesis del genio maligno, necesita, para ser
destruida, la demostración de la existencia de Dios. Sólo cuando sabemos que Dios existe y que
Dios es incapaz de engañarnos, sólo entonces queda deshecha la última y poderosa razón que
Descartes adelanta para justificar la duda. ¿Qué significa esto? Significa el planteamiento y solución
de un grave problema lógico, que luego ocupará hondamente a Kant: el problema de la racionalidad


o cognoscibilidad de lo real. El genio maligno y sus artes de engaño simbolizan la duda profunda de
si en general la ciencia es posible. ¿Es lo real cognoscible, racional? ¿No será acaso el universo algo
totalmente inaprensible por la razón humana, algo esencialmente absurdo, irracional,
incognoscible? Esta interrogación es la que Descartes se hace bajo el ropaje dialéctico de la
hipótesis del genio maligno. Y las demostraciones de la existencia y veracidad de Dios no hacen
sino contestar, afirmando la racionalidad del conocimiento, la posibilidad del conocimiento, la
confianza postrera que hemos de tener en nuestra razón y en la capacidad de los objetos para ser
aprehendidos por ella.
La base primera de la filosofía cartesiana es el cogito ergo sum: pienso, luego soy. Dos
observaciones sobre este primer eslabón de la cadena. Primera: no es el cogito un razonamiento,
sino una intuición, la intuición del yo como primera realidad y como realidad pensante. El yo es la
naturaleza simple que, antes que ninguna, se presenta a mi conocimiento; y el acto por el cual el
espíritu conoce las naturalezas simples es, como ya hemos dicho, una intuición. Se yerra, pues,
cuando se considera el cogito como un silogismo, v. gr., el siguiente: todo lo que piensa existe; yo
pienso, luego yo existo. Segunda: al poner Descartes el fundamento de su filosofía en el yo, acude a
dar satisfacción a la esencial tendencia del nuevo sentido filosófico que se manifiesta con el
Renacimiento. Trátase de explicar racionalmente el universo, es decir, de explicarlo en función del
hombre, en función del yo. Era, pues, preciso empezar definiendo el hombre, el yo, y definiéndolo
de suerte que en él se hallaran los elementos bastantes para edificar un sistema del mundo. La
filosofía moderna, con Descartes, entra en su fase idealista y racionalista. Los sucesores de nuestro
filósofo se ocuparán fundamentalmente en desenvolver estos gérmenes del idealismo; es decir, de
definir la razón como el conjunto de principios y axiomas lógicos necesarios y suficientes para dar
cuenta de la experiencia.

 Habiendo hallado la primera verdad, Descartes se apresura a sacar de ella todo el
provecho posible. El cogito es, por una parte, la primera existencia o sustancia conocida, la primera
naturaleza simple; por otra parte, es también la primera intuición, el primer acto del conocer
verdadero. Del cogito puede, pues, desprenderse el criterio de toda verdad, a saber: toda intuición
de naturaleza simple es verdadera, o, en otros términos, toda idea clara y distinta es verdadera.

Con este escaso bagaje emprende en seguida Descartes el problema sumo de la
metafísica, la existencia de Dios. De las tres pruebas que da (dos en la tercera y una en la quinta
meditación) nos fijaremos sólo en la tercera, dada en la quinta meditación. Es el famosísimo
argumento ontológico. El esquema de la demostración es el siguiente: la existencia es una
perfección; Dios tiene todas las perfecciones; luego Dios tiene la existencia. Como se ve, Descartes
considera la existencia de Dios tan segura y evidentemente demostrada como la propiedad del
triángulo de tener tres ángulos. Tras él va toda la metafísica del siglo XVII y XVIII, la cual,
hipnotizada por la geometría, querrá construirse more geométrico, y se apoyará más o menos
encubiertamente en el argumento cartesiano. Así como la existencia del yo ha sido, en el cogito,
establecida por una intuición intelectual, también la existencia de Dios queda establecida en el
argumento ontológico por medio de una deducción (que para Descartes es una serie de intuiciones
intelectuales). La metafísica del cartesianismo y filosofías subsiguientes tienden, por modo
inevitable, a demostrar las existencias, mediante actos intelectuales subjetivos. En efecto, siendo el
yo, es decir, la inteligencia personal, su punto de partida, no podrán considerar las realidades fuera
del yo, como dadas, y necesitarán inferirlas, demostrarlas; pues la inteligencia conoce
inmediatamente esencias, definiciones, pero no existencias, cosas exteriores; las existencias son
siempre, en el racionalismo, inferidas mediatamente de las esencias. Esta distinción bastará a Kant
para arruinar toda la metafísica cartesiana, y abrir un nuevo cauce a la filosofía; bastará, digo,
distinguir la esencia o definición, de la existencia; la esencia podrá ser objeto de conocimiento
intelectual; pero la existencia no podrá serlo sino de conocimiento sensible. Para conocer una
existencia precisará una intuición no intelectual, sino sensible. El cogito y el argumento ontológico
podrán servir para instituir ideas, pero no cosas existentes.


La Física

De la existencia de Dios y sus propiedades, deriva ya Descartes fácilmente la realidad de
las naturalezas simples en general, y, por tanto, de los objetos matemáticos, espacio, figura, número,
duración, movimiento. La metafísica le conduce sin tropiezo a la física. Esta debuta en realidad con
la distinción esencial del alma y del cuerpo. El alma se define por el pensamiento. El cuerpo se
define por la extensión. Y todo lo que en el cuerpo sucede, como cuerpo, puede y debe explicarse
con los únicos elementos simples de la extensión, figura y movimiento. Hay, pues, que considerar
dos partes en la física cartesiana. Una, en donde se trata de los sucesos en los cuerpos (mecánica), y
otra, en donde se trata de definir la sustancia misma de los cuerpos (teoría de la materia).

La física de Descartes es, como todo el mundo sabe, mecanicista; Descartes no quiere
más elementos, para explicar los fenómenos y sus relaciones, que la materia y el movimiento. Todo
en el mundo es mecanismo y, en la mecánica misma, todo es geométrico. Así lo exigía el principio
fundamental de las ideas claras, que excluye naturalmente toda consideración más o menos
misteriosa de entidades o cualidades. La física de Descartes es una mecánica de la cantidad pura. El
movimiento queda despojado de cuanto atenta a la claridad y pureza de la noción; es una simple
variación de posición, sin nada dinámico por dentro, sin ninguna idea de esfuerzo o de acción, que
Descartes rechaza por oscura e incomprensible. La causa del movimiento es doble. Una causa
primera que, en general, lo ha creado e introducido en la materia, y esta causa es Dios. Una vez
introducido el movimiento en la materia, Dios no interviene más, si no es para continuar
manteniendo la materia en su ser; de aquí resulta que la cantidad de movimiento que existe en el
sistema del mundo es invariable y constante. Pero de cada movimiento en particular hay una causa
particular, que no es sino un caso de las leyes del movimiento. Estas leyes son tres: la primera, es la
ley de inercia, hermoso descubrimiento de Descartes que, aunque no hubiese hecho otros, bastaría
para colocarlo entre los fundadores de la ciencia moderna. La segunda, es la de la dirección del
movimiento: un cuerpo en movimiento tiende a continuarlo en línea recta, según la tangente o la
curva que descubra el móvil. La tercera ley, es la ley del choque, que Descartes especifica en otras
leyes especiales. Todas ellas son falsas. La mecánica cartesiana, tan profunda y exacta en sus dos
primeros principios, se desvía y falsea en el último, precisamente por el exceso de geometrismo,
con que concibe la materia y el movimiento. Es bien conocida la corrección fundamental que
Leibnitz hace a la física de Descartes: no es la cantidad de movimiento lo que se conserva constante
en la naturaleza, sino la fuerza viva, la energía. Pero Descartes, en su afán de no admitir nociones
oscuras, considera las nociones de energía o fuerza como incomprensibles, porque no son
geométricamente representables, y las desecha para limitarse a concebir en la materia la pura
extensión geométrica.

 Llegamos, pues, a la segunda parte de la física, a la teoría de la materia. Aquí domina el
mismo espíritu que en la mecánica. La materia no es otra cosa que el espacio, la extensión pura, el
objeto mismo de la geometría. Las cualidades secundarias que percibimos en los objetos sensibles
son intelectualmente inconcebibles, y, por tanto, no pertenecen a la realidad: color, sabor, olor, etc.
La materia se reduce a la extensión en longitud, latitud y profundidad, con sus modos, que son las

figuras o límites de una extensión por otra.


La Psicología

El hombre está compuesto de un cuerpo al cual está íntimamente unida el alma, sustancia
pensante. Esta unión, a la par que distinción entre el cuerpo y el alma, domina todas las tesis
psicológicas. Tendremos por un lado que considerar el alma en sí misma, y luego en cuanto que está


unida al cuerpo. En sí misma, el alma es inteligencia, facultad de pensar, de verificar intuiciones
intelectuales; en este punto, la psicología se confunde con la metafísica o la lógica. Por otra parte,
entre las ideas del alma están sus voluntades. La voluntad o libertad la sitúa, empero, Descartes en
el mismo plano que las demás intuiciones intelectuales; la voluntad es la facultad, totalmente
formal, de afirmar o negar. Y tan grande es el carácter lógico y metafísico que le da a la voluntad,
que de ella deriva su teoría del error, el cual, como es sabido (véase la cuarta Meditación) proviene
de que, siendo la voluntad infinita, puesto que carece de contenido, y el entendimiento finito,
aquélla a veces afirma la realidad de una idea confusa, por precipitación, o niega la de una idea
clara (por prevención), y en ambos casos provoca el error. (Véase la primera regla del Método en la
parte segunda del Discurso.)

Réstanos considerar el alma como unida al cuerpo. En este sentido, el alma es, ante todo,
consciencia, es decir, que conoce lo que al cuerpo ocurre, y se da cuenta de este conocimiento. Mas,
siendo el cuerpo un mecanismo, si no hay alma no habrá consciencia, ni voluntad, ni razón. Así los
animales son puros autómatas, máquinas maravillosamente ensambladas, pero carentes en absoluto
de todo lo que de cerca o de lejos pueda llamarse espíritu.

En el hombre, en cambio, porque hay un alma inteligente y razonable, hay pasiones; es
decir, los movimientos del cuerpo se reflejan en el alma; y a este reflejo es precisamente lo que
llamamos pasión, que no es sino un estado especial del alma, consecuencia de movimientos del
cuerpo. Pero lo característico de estos estados especiales del alma es que, siendo causados, en
realidad, por movimientos del cuerpo, sin embargo el alma los refiere a sí misma; ignorante de la
causa de sus pasiones, el alma las cree nacidas y alimentadas en su propio seno. Hay seis pasiones
fundamentales. La primera, la admiración, es apenas pasión, y señala el tránsito entre la pura
intuición intelectual y la pasión propiamente; es, en suma, la emoción intelectual. De ella nacen el
amor, el odio, el deseo, la alegría, la tristeza. De estas seis pasiones fundamentales, derívanse otras
muchas: el aprecio, el desprecio, la conmiseración, etc.

El estudio de las pasiones, ya que éstas provienen de los movimientos del cuerpo,
conduce a Descartes a un gran número de interesantes y finas observaciones psico-fisiológicas.


Discurso del Método

Para bien dirigir la razón y buscar la verdad en las ciencias

Si este discurso parece demasiado largo para leído de una vez, puede dividirse en seis
partes: en la primera se hallarán diferentes consideraciones acerca de las ciencias; en la segunda, las
reglas principales del método que el autor ha buscado; en la tercera, algunas otras de moral que ha
podido sacar de aquel método; en la cuarta, las razones con que prueba la existencia de Dios y del
alma humana, que son los fundamentos de su metafísica; en la quinta, el orden de las cuestiones de
física, que ha investigado y, en particular, la explicación del movimiento del corazón y de algunas
otras dificultades que atañen a la medicina, y también la diferencia que hay entre nuestra alma y la
de los animales; y en la última, las cosas que cree necesarias para llegar, en la investigación de la

naturaleza, más allá de donde él ha llegado, y las razones que le han impulsado a escribir. (5)


Primera parte

El buen sentido es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa
que posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra


cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no es verosímil que todos se engañen,
sino que más bien esto demuestra que la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que
es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres;
y, por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no proviene de que unos sean más
razonables que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos por derroteros diferentes
y no consideramos las mismas cosas. No basta, en efecto, tener el ingenio bueno; lo principal es
aplicarlo bien. Las almas más grandes son capaces de los mayores vicios, como de las mayores
virtudes; y los que andan muy despacio pueden llegar mucho más lejos, si van siempre por el
camino recto, que los que corren, pero se apartan de él.

Por mi parte, nunca he presumido de poseer un ingenio más perfecto que los ingenios
comunes; hasta he deseado muchas veces tener el pensamiento tan rápido, o la imaginación tan
clara y distinta, o la memoria tan amplia y presente como algunos otros. Y no sé de otras cualidades
sino ésas, que contribuyan a la perfección del ingenio; pues en lo que toca a la razón o al sentido,
siendo, como es, la única cosa que nos hace hombres y nos distingue de los animales, quiero creer
que está entera en cada uno de nosotros y seguir en esto la común opinión de los filósofos, que
dicen que el más o el menos es sólo de los accidentes, mas no de las formas o naturalezas de los
individuos de una misma especie.

Pero, sin temor, puedo decir, que creo que fue una gran ventura para mí el haberme
metido desde joven por ciertos caminos, que me han llevado a ciertas consideraciones y máximas,
con las que he formado un método, en el cual paréceme que tengo un medio para aumentar
gradualmente mi conocimiento y elevarlo poco a poco hasta el punto más alto a que la mediocridad
de mi ingenio y la brevedad de mi vida puedan permitirle llegar. Pues tales frutos he recogido ya de
ese método, que, aun cuando, en el juicio que sobre mí mismo hago, procuro siempre inclinarme del
lado de la desconfianza mejor que del de la presunción, y aunque, al mirar con ánimo filosófico las
distintas acciones y empresas de los hombres, no hallo casi ninguna que no me parezca vana e
inútil, sin embargo no deja de producir en mí una extremada satisfacción el progreso que pienso
haber realizado ya en la investigación de la verdad, y concibo tales esperanzas para el porvenir (6),
que si entre las ocupaciones que embargan a los hombres, puramente hombres, hay alguna que sea
sólidamente buena e importante, me atrevo a creer que es la que yo he elegido por mía.

Puede ser, no obstante, que me engañe; y acaso lo que me parece oro puro y diamante
fino, no sea sino un poco de cobre y de vidrio. Sé cuán expuestos estamos a equivocar nos, cuando
de nosotros mismos se trata, y cuán sospechosos deben sernos también los juicios de los amigos,
que se pronuncian en nuestro favor. Pero me gustaría dar a conocer, en el presente discurso, el
camino que he seguido y representar en él mi vida, como en un cuadro, para que cada cual pueda
formar su juicio, y así, tomando luego conocimiento, por el rumor público, de las opiniones
emitidas, sea este un nuevo medio de instruirme, que añadiré a los que acostumbro emplear.

Mi propósito, pues, no es el de enseñar aquí el método que cada cual ha de seguir para
dirigir bien su razón, sino sólo exponer el modo como yo he procurado conducir la mía(7). Los que
se meten a dar preceptos deben de estimarse más hábiles que aquellos a quienes los dan, y son muy
censurables, si faltan en la cosa más mínima. Pero como yo no propongo este escrito, sino a modo
de historia o, si preferís, de fábula, en la que, entre ejemplos que podrán imitarse, irán acaso otros
también que con razón no serán seguidos, espero que tendrá utilidad para algunos, sin ser nocivo
para nadie, y que todo el mundo agradecerá mi franqueza.

Desde la niñez, fui criado en el estudio de las letras y, como me aseguraban que por
medio de ellas se podía adquirir un conocimiento claro y seguro de todo cuanto es útil para la vida,
sentía yo un vivísimo deseo de aprenderlas. Pero tan pronto como hube terminado el curso de los
estudios, cuyo remate suele dar ingreso en el número de los hombres doctos, cambié por completo
de opinión, Pues me embargaban tantas dudas y errores, que me parecía que, procurando instruirme,
no había conseguido más provecho que el de descubrir cada vez mejor mi ignorancia. Y, sin


embargo, estaba en una de las más famosas escuelas de Europa (8), en donde pensaba yo que debía
haber hombres sabios, si los hay en algún lugar de la tierra. Allí había aprendido todo lo que los
demás aprendían; y no contento aún con las ciencias que nos enseñaban, recorrí cuantos libros
pudieron caer en mis manos, referentes a las ciencias que se consideran como las más curiosas y
raras. Conocía, además, los juicios que se hacían de mi persona, y no veía que se me estimase en
menos que a mis condiscípulos, entre los cuales algunos había ya destinados a ocupar los puestos
que dejaran vacantes nuestros maestros. Por último, parecíame nuestro siglo tan floreciente y fértil
en buenos ingenios, como haya sido cualquiera dé los precedentes. Por todo lo cual, me tomaba la
libertad de juzgar a los demás por mí mismo y de pensar que no había en el mundo doctrina alguna
como la que se me había prometido anteriormente.

No dejaba por eso de estimar en mucho los ejercicios que se hacen en las escuelas. Sabía
que las lenguas que en ellas se aprenden son necesarias para la inteligencia de los libros antiguos;
que la gentileza de las fábulas despierta el ingenio; que las acciones memorables, que cuentan las
historias, lo elevan y que, leídas con discreción, ayudan a formar el juicio; que la lectura de todos
los buenos libros es como una conversación con los mejores ingenios de los pasados siglos, que los
han compuesto, y hasta una conversación estudiada, en la que no nos descubren sino lo más selecto
de sus pensamientos; que la elocuencia posee fuerzas y bellezas incomparables; que la poesía tiene
delicadezas y suavidades que arrebatan; que en las matemáticas hay sutilísimas invenciones que
pueden ser de mucho servicio, tanto para satisfacer a los curiosos, como para facilitar las artes todas
y disminuir el trabajo de los hombres; que los escritos, que tratan de las costumbres, encierran
varias enseñanzas y exhortaciones a la virtud, todas muy útiles; que la teología enseña a ganar el
cielo; que la filosofía proporciona medios para hablar con verosimilitud de todas las cosas y
recomendarse a la admiración de los menos sabios (9); que la jurisprudencia, la medicina y demás
ciencias honran y enriquecen a quienes las cultivan; y, por último, que es bien haberlas recorrido
todas, aun las más supersticiosas y las más falsas, para conocer su justo valor y no dejarse engañar
por ellas.

Pero creía también que ya había dedicado bastante tiempo a las lenguas e incluso a la
lectura de los libros antiguos y a sus historias y a sus fábulas. Pues es casi lo mismo conversar con
gentes de otros siglos, que viajar por extrañas tierras. Bueno es saber algo de las costumbres de
otros pueblos, para juzgar las del propio con mejor acierto, y no creer que todo lo que sea contrario
a nuestras modas es ridículo y opuesto a la razón, como suelen hacer los que no han visto nada.
Pero el que emplea demasiado tiempo en viajar, acaba por tornarse extranjero en su propio país; y al
que estudia con demasiada curiosidad lo que se hacía en los siglos pretéritos, ocúrrele de ordinario
que permanece ignorante de lo que se practica en el presente. Además, las fábulas son causa de que
imaginemos como posibles acontecimientos que no lo son; y aun las más fieles historias, supuesto
que no cambien ni aumenten el valor de las cosas, para hacerlas más dignas de ser leídas, omiten
por lo menos, casi siempre, las circunstancias más bajas y menos ilustres, por lo cual sucede que lo
restante no aparece tal como es y que los que ajustan sus costumbres a los ejemplos que sacan de las
historias, se exponen a caer en las extravagancias de los paladines de nuestras novelas y a concebir
designios, a que no alcanzan sus fuerzas.

Estimaba en mucho la elocuencia y era un enamorado de la poesía; pero pensaba que una
y otra son dotes del ingenio más que frutos del estudio. Los que tienen más robusto razonar y
digieren mejor sus pensamientos, para hacerlos claros e inteligibles, son los más capaces de llevar a
los ánimos la persuasión, sobre lo que proponen, aunque hablen una pésima lengua y no hayan
aprendido nunca retórica; y los que imaginan las más agradables invenciones, sabiéndolas expresar
con mayor ornato y suavidad, serán siempre los mejores poetas, aun cuando desconozcan el arte
poética.

 Gustaba sobre todo de las matemáticas, por la certeza y evidencia que poseen sus
razones; pero aun no advertía cuál era su verdadero uso y, pensando que sólo para las artes


mecánicas servían, extrañábame que, siendo sus cimientos tan firmes y sólidos, no se hubiese
construido sobre ellos nada más levantado (10). Y en cambio los escritos de los antiguos paganos,
referentes a las costumbres, comparábalos con palacios muy soberbios y magníficos, pero
construidos sobre arena y barro: levantan muy en alto las virtudes y las presentan como las cosas
más estimables que hay en el mundo; pero no nos enseñan bastante a conocerlas y, muchas veces,
dan ese hermoso nombre a lo que no es sino insensibilidad, orgullo, desesperación o parricidio (11).

Profesaba una gran reverencia por nuestra teología y, como cualquier otro, pretendía yo
ganar el cielo. Pero habiendo aprendido, como cosa muy cierta, que el camino de la salvación está
tan abierto para los ignorantes como para los doctos y que las verdades reveladas, que allá
conducen, están muy por encima de nuestra inteligencia, nunca me hubiera atrevido a someterlas a
la flaqueza de mis razonamientos, pensando que, para acometer la empresa de examinarlas y salir
con bien de ella, era preciso alguna extraordinaria ayuda del cielo, y ser, por tanto, algo más que
hombre.

Nada diré de la filosofía sino que, al ver que ha sido cultivada por los más excelentes
ingenios que han vivido desde hace siglos, y, sin embargo, nada hay en ella que no sea objeto de
disputa y, por consiguiente, dudoso, no tenía yo la presunción de esperar acertar mejor que los
demás; y considerando cuán diversas pueden ser las opiniones tocante a una misma materia,
sostenidas todas por gentes doctas, aun cuando no puede ser verdadera más que una sola, reputaba
casi por falso todo lo que no fuera más que verosímil.

Y en cuanto a las demás ciencias, ya que toman sus principios de la filosofía, pensaba yo
que sobre tan endebles cimientos no podía haberse edificado nada sólido; y ni el honor ni el
provecho, que prometen, eran bastantes para invitarme a aprenderlas; pues no me veía, gracias a
Dios, en tal condición que hubiese de hacer de la ciencia un oficio con que mejorar mi fortuna; y
aunque no profesaba el desprecio de la gloria a lo cínico, sin embargo, no estimaba en mucho
aquella fama, cuya adquisición sólo merced a falsos títulos puede lograrse. Y, por último, en lo que
toca a las malas doctrinas, pensaba que ya conocía bastante bien su valor, para no dejarme burlar ni
por las promesas de un alquimista, ni por las predicciones de un astrólogo, ni por los engaños de un
mago, ni por los artificios o la presunción de los que profesan saber más de lo que saben.

Así, pues, tan pronto como estuve en edad de salir de la sujeción en que me tenían mis
preceptores, abandoné del todo el estudio de las letras; y, resuelto a no buscar otra ciencia que la
que pudiera hallar en mí mismo o en el gran libro del mundo, empleé el resto de mi juventud en
viajar, en ver cortes y ejércitos (12), en cultivar la sociedad de gentes de condiciones y humores
diversos, en recoger varias experiencias, en ponerme a mí mismo a prueba en los casos que la
fortuna me deparaba y en hacer siempre tales reflexiones sobre las cosas que se me presentaban,
que pudiera sacar algún provecho de ellas. Pues parecíame que podía hallar mucha más verdad en
los razonamientos que cada uno hace acerca de los asuntos que le atañen, expuesto a que el suceso
venga luego a castigarle, si ha juzgado mal, que en los que discurre un hombre de letras, encerrado
en su despacho, acerca de especulaciones que no producen efecto alguno y que no tienen para él
otras consecuencias, sino que acaso sean tanto mayor motivo para envanecerle cuanto más se
aparten del sentido común, puesto que habrá tenido que gastar más ingenio y artificio en procurar
hacerlas verosímiles. Y siempre sentía un deseo extremado de aprender a distinguir lo verdadero de
lo falso, para ver claro en mis actos y andar seguro por esta vida.

Es cierto que, mientras me limitaba a considerar las costumbres de los otros hombres,
apenas hallaba cosa segura y firme, y advertía casi tanta diversidad como antes en las opiniones de
los filósofos. De suerte que el mayor provecho que obtenía, era que, viendo varias cosas que, a
pesar de parecernos muy extravagantes y ridículas, no dejan de ser admitidas comúnmente y
aprobadas por otros grandes pueblos, aprendía a no creer con demasiada firmeza en lo que sólo el
ejemplo y la costumbre me habían persuadido; y así me libraba poco a poco de muchos errores, que
pueden oscurecer nuestra luz natural y tornarnos menos aptos para escuchar la voz de la razón. Mas


cuando hube pasado varios años estudiando en el libro del mundo y tratando de adquirir alguna
experiencia, resolvíme un día a estudiar también en mí mismo y a emplear todas las fuerzas de mi
ingenio en la elección de la senda que debía seguir; lo cual me salió mucho mejor, según creo, que
si no me hubiese nunca alejado de mi tierra y de mis libros.


Segunda parte

Hallábame, por entonces, en Alemania, adonde me llamara la ocasión de unas guerras

(13) que aun no han terminado; y volviendo de la coronación del Emperador (14) hacia el ejército,
cogióme el comienzo del invierno en un lugar en donde, no encontrando conversación alguna que
me divirtiera y no teniendo tampoco, por fortuna, cuidados ni pasiones que perturbaran mi ánimo,
permanecía el día entero solo y encerrado, junto a una estufa, con toda la tranquilidad necesaria para
entregarme a mis pensamientos (15). Entre los cuales, fue uno de los primeros el ocurrírseme
considerar que muchas veces sucede que no hay tanta perfección en las obras compuestas de varios
trozos y hechas por las manos de muchos maestros, como en aquellas en que uno solo ha trabajado.
Así vemos que los edificios, que un solo arquitecto ha comenzado y rematado, suelen ser más
hermosos y mejor ordenados que aquellos otros, que varios han tratado de componer y arreglar,
utilizando antiguos muros, construidos para otros fines. Esas viejas ciudades, que no fueron al
principio sino aldeas, y que, con el transcurso del tiempo han llegado a ser grandes urbes, están, por
lo común, muy mal trazadas y acompasadas, si las comparamos con esas otras plazas regulares que
un ingeniero diseña, según su fantasía, en una llanura; y, aunque considerando sus edificios uno por
uno encontremos a menudo en ellos tanto o más arte que en los de estas últimas ciudades nuevas,
sin embargo, viendo cómo están arreglados, aquí uno grande, allá otro pequeño, y cómo hacen las
calles curvas y desiguales, diríase que más bien es la fortuna que la voluntad de unos hombres
provistos de razón, la que los ha dispuesto de esa suerte. Y si se considera que, sin embargo,
siempre ha habido unos oficiales encargados de cuidar de que los edificios de los particulares sirvan
al ornato público, bien se reconocerá cuán difícil es hacer cumplidamente las cosas cuando se
trabaja sobre lo hecho por otros. Así también, imaginaba yo que esos pueblos que fueron antaño
medio salvajes y han ido civilizándose poco a poco, haciendo sus leyes conforme les iba obligando
la incomodidad de los crímenes y peleas, no pueden estar tan bien constituidos como los que, desde
que se juntaron, han venido observando las constituciones de algún prudente legislador (16). Como
también es muy cierto, que el estado de la verdadera religión, cuyas ordenanzas Dios solo ha
instituido, debe estar incomparablemente mejor arreglado que todos los demás. Y para hablar de las
cosas humanas, creo que si Esparta ha sido antaño muy floreciente, no fue por causa de la bondad
de cada una de sus leyes en particular, que algunas eran muy extrañas y hasta contrarias a las
buenas costumbres, sino porque, habiendo sido inventadas por uno solo, todas tendían al mismo fin.
Y así pensé yo que las ciencias de los libros, por lo menos aquellas cuyas razones son solo
probables y carecen de demostraciones, habiéndose compuesto y aumentado poco a poco con las
opiniones de varias personas diferentes, no son tan próximas a la verdad como los simples
razonamientos que un hombre de buen sentido puede hacer, naturalmente, acerca de las cosas que
se presentan. Y también pensaba yo que, como hemos sido todos nosotros niños antes de ser
hombres y hemos tenido que dejarnos regir durante mucho tiempo por nuestros apetitos y nuestros
preceptores, que muchas veces eran contrarios unos a otros, y ni unos ni otros nos aconsejaban
acaso siempre lo mejor, es casi imposible que sean nuestros juicios tan puros y tan sólidos como lo
fueran si, desde el momento de nacer, tuviéramos el uso pleno de nuestra razón y no hubiéramos
sido nunca dirigidos más que por ésta.
Verdad es que no vemos que se derriben todas las casas de una ciudad con el único
propósito de reconstruirlas en otra manera y de hacer más hermosas las calles; pero vemos que
muchos particulares mandan echar abajo sus viviendas para reedificarlas y, muchas veces, son
forzados a ello, cuando los edificios están en peligro de caerse, por no ser ya muy firmes los


cimientos. Ante cuyo ejemplo, llegué a persuadirme de que no sería en verdad sensato que un
particular se propusiera reformar un Estado cambiándolo todo, desde los cimientos, y derribándolo
para enderezarlo; ni aun siquiera reformar el cuerpo de las ciencias o el orden establecido en las
escuelas para su enseñanza; pero que, por lo que toca a las opiniones, a que hasta entonces había
dado mi crédito, no podía yo hacer nada mejor que emprender de una vez la labor de suprimirlas,
para sustituirlas luego por otras mejores o por las mismas, cuando las hubiere ajustado al nivel de la
razón. Y tuve firmemente por cierto que, por este medio, conseguiría dirigir mi vida mucho mejor
que si me contentase con edificar sobre cimientos viejos y me apoyase solamente en los principios
que había aprendido siendo joven, sin haber examinado nunca si eran o no verdaderos. Pues si bien
en esta empresa veía varias dificultades, no eran, empero, de las que no tienen remedio; ni pueden
compararse con las que hay en la reforma de las menores cosas que atañen a lo público. Estos
grandes cuerpos políticos, es muy difícil levantarlos, una vez que han sido derribados, o aun
sostenerlos en pie cuando se tambalean, y sus caídas son necesariamente muy duras. Además, en lo
tocante a sus imperfecciones, si las tienen -y sólo la diversidad que existe entre ellos basta para
asegurar que varios las tienen -, el uso las ha suavizado mucho sin duda, y hasta ha evitado o
corregido insensiblemente no pocas de entre ellas, que con la prudencia no hubieran podido
remediarse tan eficazmente; y por último, son casi siempre más soportables que lo sería el
cambiarlas, como los caminos reales, que serpentean por las montañas, se hacen poco a poco tan
llanos y cómodos, por, el mucho tránsito, que es muy preferible seguirlos, que no meterse en
acortar, saltando por encima de las rocas y bajando hasta el fondo de las simas.

Por todo esto, no puedo en modo alguno aplaudir a esos hombres de carácter inquieto y
atropellado que, sin ser llamados ni por su alcurnia ni por su fortuna al manejo de los negocios
públicos, no dejan de hacer siempre, en idea, alguna reforma nueva; y si creyera que hay en este
escrito la menor cosa que pudiera hacerme sospechoso de semejante insensatez, no hubiera
consentido en su publicación (17). Mis designios no han sido nunca otros que tratar de reformar mis
propios pensamientos y edificar sobre un terreno que me pertenece a mí solo. Si, habiéndome
gustado bastante mi obra, os enseño aquí el modelo, no significa esto que quiera yo aconsejar a
nadie que me imite. Los que hayan recibido de Dios mejores y más abundantes mercedes, tendrán,
sin duda, más levantados propósitos; pero mucho me temo que éste mío no sea ya demasiado audaz
para algunas personas. Ya la mera resolución de deshacerse de todas las opiniones recibidas
anteriormente no es un ejemplo que todos deban seguir. Y el mundo se compone casi sólo de dos
especies de ingenios, a quienes este ejemplo no conviene, en modo alguno, y son, a saber: de los
que, creyéndose más hábiles de lo que son, no pueden contener la precipitación de sus juicios ni
conservar la bastante paciencia para conducir ordenadamente todos sus pensamientos; por donde
sucede que, si una vez se hubiesen tomado la libertad de dudar de los principios que han recibido y
de apartarse del camino común, nunca podrán mantenerse en la senda que hay que seguir para ir
más en derechura, y permanecerán extraviados toda su vida; y de otros que, poseyendo bastante
razón o modestia para juzgar que son menos capaces de distinguir lo verdadero de lo falso que otras
personas, de quienes pueden recibir instrucción, deben más bien contentarse con seguir las
opiniones de esas personas, que buscar por sí mismos otras mejores.

Y yo hubiera sido, sin duda, de esta última especie de ingenios, si no hubiese tenido en
mi vida más que un solo maestro o no hubiese sabido cuán diferentes han sido, en todo tiempo, las
opiniones de los más doctos. Mas, habiendo aprendido en el colegio que no se puede imaginar nada,
por extraño e increíble que sea, que no haya sido dicho por alguno de los filósofos, y habiendo visto
luego, en mis viajes, que no todos los que piensan de modo contrario al nuestro son por ello
bárbaros y salvajes, sino que muchos hacen tanto o más uso que nosotros de la razón; y habiendo
considerado que un mismo hombre, con su mismo ingenio, si se ha criado desde niño entre
franceses o alemanes, llega a ser muy diferente de lo que sería si hubiese vivido siempre entre
chinos o caníbales; y que hasta en las modas de nuestros trajes, lo que nos ha gustado hace diez
años, y acaso vuelva a gustarnos dentro de otros diez, nos parece hoy extravagante y ridículo, de
suerte que más son la costumbre y el ejemplo los que nos persuaden, que un conocimiento cierto; y


que, sin embargo, la multitud de votos no es una prueba que valga para las verdades algo difíciles
de descubrir, porque más verosímil es que un hombre solo dé con ellas que no todo un pueblo, no
podía yo elegir a una persona, cuyas opiniones me parecieran preferibles a las de las demás, y me vi
como obligado a emprender por mí mismo la tarea de conducirme.

 Pero como hombre que tiene que andar solo y en la oscuridad, resolví ir tan despacio y
emplear tanta circunspección en todo, que, a trueque de adelantar poco, me guardaría al menos muy
bien de tropezar y caer. E incluso no quise empezar a deshacerme por completo de ninguna de las
opiniones que pudieron antaño deslizarse en mi creencia, sin haber sido introducidas por la razón,
hasta después de pasar buen tiempo dedicado al proyecto de la obra que iba a emprender, buscando
el verdadero método para llegar al conocimiento de todas las cosas de que mi espíritu fuera capaz.

Había estudiado un poco, cuando era más joven, de las partes de la filosofía, la lógica, y
de las matemáticas, el análisis de los geómetras y el álgebra, tres artes o ciencias que debían, al
parecer, contribuir algo a mi propósito. Pero cuando las examiné, hube de notar que, en lo tocante a
la lógica, sus silogismos y la mayor parte de las demás instrucciones que da, más sirven para
explicar a otros las cosas ya sabidas o incluso, como el arte de Lulio (18), para hablar sin juicio de
las ignoradas, que para aprenderlas. Y si bien contiene, en verdad, muchos, muy buenos y
verdaderos preceptos, hay, sin embargo, mezclados con ellos, tantos otros nocivos o superfluos, que
separarlos es casi tan difícil como sacar una Diana o una Minerva de un bloque de mármol sin
desbastar. Luego, en lo tocante al análisis (19) de los antiguos y al álgebra de los modernos, aparte
de que no se refieren sino a muy abstractas materias, que no parecen ser de ningún uso, el primero
está siempre tan constreñido a considerar las figuras, que no puede ejercitar el entendimiento sin
cansar grandemente la imaginación; y en la segunda, tanto se han sujetado sus cultivadores a ciertas
reglas y a ciertas cifras, que han hecho de ella un arte confuso y oscuro, bueno para enredar el
ingenio, en lugar de una ciencia que lo cultive. Por todo lo cual, pensé que había que buscar algún
otro método que juntase las ventajas de esos tres, excluyendo sus defectos.

Y como la multitud de leyes sirve muy a menudo de disculpa a los vicios, siendo un
Estado mucho mejor regido cuando hay pocas, pero muy estrictamente observadas, así también, en
lugar del gran número de preceptos que encierra la lógica, creí que me bastarían los cuatro
siguientes, supuesto que tomase una firme y constante resolución de no dejar de observarlos una vez
siquiera:

Fue el primero, no admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia
que lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis
juicios nada más que lo que se presentase tan clara y distintamente a mí espíritu, que no hubiese
ninguna ocasión de ponerlo en duda.

El segundo, dividir cada una de las dificultades, que examinare, en cuantas partes fuere
posible y en cuantas requiriese su mejor solución.

 El tercero, conducir ordenadamente mis pensamientos, empezando por los objetos más
simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente, hasta el
conocimiento de los más compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden
naturalmente.

 Y el último, hacer en todo unos recuentos tan integrales y unas revisiones tan generales,
que llegase a estar seguro de no omitir nada.

Esas largas series de trabadas razones muy simples y fáciles, que los geómetras
acostumbran emplear, para llegar a sus más difíciles demostraciones, habíanme dado ocasión de
imaginar que todas las cosas, de que el hombre puede adquirir conocimiento, se siguen unas a otras
en igual manera, y que, con sólo abstenerse de admitir como verdadera una que no lo sea y guardar
siempre el orden necesario para deducirlas unas de otras, no puede haber ninguna, por lejos que se


halle situada o por oculta que esté, que no se llegue a alcanzar y descubrir. Y no me cansé mucho en
buscar por cuáles era preciso comenzar, pues ya sabía que por las más simples y fáciles de conocer;
y considerando que, entre todos los que hasta ahora han investigado la verdad en las ciencias, sólo
los matemáticos han podido encontrar algunas demostraciones, esto es, algunas razones ciertas y
evidentes, no dudaba de que había que empezar por las mismas que ellos han examinado, aun
cuando no esperaba sacar de aquí ninguna otra utilidad, sino acostumbrar mi espíritu a saciarse de
verdades y a no contentarse con falsas razones. Mas no por eso concebí el propósito de procurar
aprender todas las ciencias particulares denominadas comúnmente matemáticas, y viendo que,
aunque sus objetos son diferentes, todas, sin embargo, coinciden en que no consideran sino las
varias relaciones o proporciones que se encuentran en los tales objetos, pensé que más valía
limitarse a examinar esas proporciones en general, suponiéndolas solo en aquellos asuntos que
sirviesen para hacerme más fácil su conocimiento y hasta no sujetándolas a ellos de ninguna
manera, para poder después aplicarlas tanto más libremente a todos los demás a que pudieran
convenir (20). Luego advertí que, para conocerlas, tendría a veces necesidad de considerar cada una
de ellas en particular, y otras veces, tan solo retener o comprender varias juntas, y pensé que, para
considerarlas mejor en particular, debía suponerlas en líneas, porque no encontraba nada más
simple y que más distintamente pudiera yo representar a mi imaginación y mis sentidos; pero que,
para retener o comprender varias juntas, era necesario que las explicase en algunas cifras, las más
cortas que fuera posible; y que, por este medio, tomaba lo mejor que hay en el análisis geométrico y
en el álgebra, y corregía así todos los defectos de una por el otro (21).

Y, efectivamente, me atrevo a decir que la exacta observación de los pocos preceptos por
mí elegidos, me dio tanta facilidad para desenmarañar todas las cuestiones de que tratan esas dos
ciencias, que en dos o tres meses que empleé en examinarlas, habiendo comenzado por las más
simples y generales, y siendo cada verdad que encontraba una regla que me servía luego para
encontrar otras, no sólo conseguí resolver varias cuestiones, que antes había considerado como muy
difíciles, sino que hasta me pareció también, hacia el final, que, incluso en las que ignoraba, podría
determinar por qué medios y hasta dónde era posible resolverlas. En lo cual, acaso no me acusaréis
de excesiva vanidad si consideráis que, supuesto que no hay sino una verdad en cada cosa, el que la
encuentra sabe todo lo que se puede saber de ella; y que, por ejemplo, un niño que sabe aritmética y
hace una suma conforme a las reglas, puede estar seguro de haber hallado, acerca de la suma que
examinaba, todo cuanto el humano ingenio pueda hallar; porque al fin y al cabo el método que
enseña a seguir el orden verdadero y a recontar exactamente las circunstancias todas de lo que se
busca, contiene todo lo que confiere certidumbre a las reglas de la aritmética.

Pero lo que más contento me daba en este método era que, con él, tenía la seguridad de
emplear mi razón en todo, si no perfectamente, por lo menos lo mejor que fuera en mi poder. Sin
contar con que, aplicándolo, sentía que mi espíritu se iba acostumbrando poco a poco a concebir los
objetos con mayor claridad y distinción y que, no habiéndolo sujetado a ninguna materia particular,
prometíame aplicarlo con igual fruto a las dificultades de las otras ciencias, como lo había hecho a
las del álgebra. No por eso me atreví a empezar luego a examinar todas las que se presentaban, pues
eso mismo fuera contrario al orden que el método prescribe; pero habiendo advertido que los
principios de las ciencias tenían que estar todos tomados de la filosofía, en la que aun no hallaba
ninguno que fuera cierto, pensé que ante todo era preciso procurar establecer algunos de esta clase
y, siendo esto la cosa más importante del mundo y en la que son más de temer la precipitación y la
prevención, creí que no debía acometer la empresa antes de haber llegado a más madura edad que la
de veintitrés años, que entonces tenía, y de haber dedicado buen espacio de tiempo a prepararme,
desarraigando de mi espíritu todas las malas opiniones a que había dado entrada antes de aquel
tiempo, haciendo también acopio de experiencias varias, que fueran después la materia de mis
razonamientos y, por último, ejercitándome sin cesar en el método que me había prescrito, para
afianzarlo mejor en mi espíritu.


Tercera parte

Por último, como para empezar a reconstruir el alojamiento en donde uno habita, no
basta haberlo derribado y haber hecho acopio de materiales y de arquitectos, o haberse ejercitado
uno mismo en la arquitectura y haber trazado además cuidadosamente el diseño del nuevo edificio,
sino que también hay que proveerse de alguna otra habitación, en donde pasar cómodamente el
tiempo que dure el trabajo, así, pues, con el fin de no permanecer irresoluto en mis acciones,
mientras la razón me obligaba a serlo en mis juicios, y no dejar de vivir, desde luego, con la mejor
ventura que pudiese, hube de arreglarme una moral provisional (22), que no consistía sino en tres o
cuatro máximas, que con mucho gusto voy a comunicaros.

La primera fue seguir las leyes y las costumbres de mi país, conservando constantemente
la religión en que la gracia de Dios hizo que me instruyeran desde niño, rigiéndome en todo lo
demás por las opiniones más moderadas y más apartadas de todo exceso, que fuesen comúnmente
admitidas en la práctica por los más sensatos de aquellos con quienes tendría que vivir. Porque
habiendo comenzado ya a no contar para nada con las mías propias, puesto que pensaba someterlas
todas a un nuevo examen, estaba seguro de que no podía hacer nada mejor que seguir las de los más
sensatos. Y aun cuando entre los persas y los chinos hay quizá hombres tan sensatos como entre
nosotros, parecíame que lo más útil era acomodarme a aquellos con quienes tendría que vivir; y que
para saber cuáles eran sus verdaderas opiniones, debía fijarme más bien en lo que hacían que en lo
que decían, no sólo porque, dada la corrupción de nuestras costumbres, hay pocas personas que
consientan en decir lo que creen, sino también porque muchas lo ignoran, pues el acto del
pensamiento, por el cual uno cree una cosa, es diferente de aquel otro por el cual uno conoce que la
cree, y por lo tanto muchas veces se encuentra aquél sin éste. Y entre varias opiniones, igualmente
admitidas, elegía las más moderadas, no sólo porque son siempre las más cómodas para la práctica,
y verosímilmente las mejores, ya que todo exceso suele ser malo, sino también para alejarme menos
del verdadero camino, en caso de error, si, habiendo elegido uno de los extremos, fuese el otro el
que debiera seguirse. Y en particular consideraba yo como un exceso toda promesa por la cual se
enajena una parte de la propia libertad; no que yo desaprobase las leyes que, para poner remedio a
la inconstancia de los espíritus débiles, permiten cuando se tiene algún designio bueno, o incluso
para la seguridad del comercio, en designios indiferentes, hacer votos o contratos obligándose a
perseverancia; pero como no veía en el mundo cosa alguna que permaneciera siempre en idéntico
estado y como, en lo que a mí mismo se refiere, esperaba perfeccionar más y más mis juicios, no
empeorarlos, hubiera yo creído cometer una grave falta contra el buen sentido, si, por sólo el hecho
de aprobar por entonces alguna cosa, me obligara a tenerla también por buena más tarde, habiendo
ella acaso dejado de serlo, o habiendo yo dejado de estimarla como tal.

Mi segunda máxima fue la de ser en mis acciones lo más firme y resuelto que pudiera y
seguir tan constante en las más dudosas opiniones, una vez determinado a ellas, como si fuesen
segurísimas, imitando en esto a los caminantes que, extraviados por algún bosque, no deben andar
errantes dando vueltas por una y otra parte, ni menos detenerse en un lugar, sino caminar siempre lo
más derecho que puedan hacia un sitio fijo, sin cambiar de dirección por leves razones, aun cuando
en un principio haya sido sólo el azar el que les haya determinado a elegir ese rumbo; pues de este
modo, si no llegan precisamente adonde quieren ir, por lo menos acabarán por llegar a alguna parte,
en donde es de pensar que estarán mejor que no en medio del bosque. Y así, puesto que muchas
veces las acciones de la vida no admiten demora, es verdad muy cierta que si no está en nuestro
poder el discernir las mejores opiniones, debemos seguir las más probables; y aunque no
encontremos más probabilidad en unas que en otras, debemos, no obstante, decidirnos por algunas y
considerarlas después, no ya como dudosas, en cuanto que se refieren a la práctica, sino como muy
verdaderas y muy ciertas, porque la razón que nos ha determinado lo es. Y esto fue bastante para
librarme desde entonces de todos los arrepentimientos y remordimientos que suelen agitar las


consciencias de esos espíritus endebles y vacilantes, que se dejan ir inconstantes a practicar como
buenas las cosas que luego juzgan malas (23).

Mi tercera máxima fue procurar siempre vencerme a mí mismo antes que a la fortuna, y
alterar mis deseos antes que el orden del mundo, y generalmente acostumbrarme a creer que nada
hay que esté enteramente en nuestro poder sino nuestros propios pensamientos (24), de suerte que
después de haber obrado lo mejor que hemos podido, en lo tocante a las cosas exteriores, todo lo
que falla en el éxito es para nosotros absolutamente imposible. Y esto sólo me parecía bastante para
apartarme en lo porvenir de desear algo sin conseguirlo y tenerme así contento; pues como nuestra
voluntad no se determina naturalmente a desear sino las cosas que nuestro entendimiento le
representa en cierto modo como posibles, es claro que si todos los bienes que están fuera de
nosotros los consideramos como igualmente inasequibles a nuestro poder, no sentiremos pena
alguna por carecer de los que parecen debidos a nuestro nacimiento, cuando nos veamos privados
de ellos sin culpa nuestra, como no la sentimos por no ser dueños de los reinos de la China o de
Méjico; y haciendo, como suele decirse, de necesidad virtud, no sentiremos mayores deseos de estar
sanos, estando enfermos, o de estar libres, estando encarcelados, que ahora sentimos de poseer
cuerpos compuestos de materia tan poco corruptible como el diamante o alas para volar como los
pájaros. Pero confieso que son precisos largos ejercicios y reiteradas meditaciones para
acostumbrarse a mirar todas las cosas por ese ángulo; y creo que en esto consistía principalmente el
secreto de aquellos filósofos, que pudieron antaño sustraerse al imperio de la fortuna, y a pesar de
los sufrimientos y la pobreza, entrar en competencia de ventura con los propios dioses (25). Pues,
ocupados sin descanso en considerar los límites prescritos por la naturaleza, persuadíanse tan
perfectamente de que nada tenían en su poder sino sus propios pensamientos, que esto sólo era
bastante a impedirles sentir afecto hacia otras cosas; y disponían de esos pensamientos tan
absolutamente, que tenían en esto cierta razón de estimarse más ricos y poderosos y más libres y
bienaventurados que ningunos otros hombres, los cuales, no teniendo esta filosofía, no pueden, por
mucho que les hayan favorecido la naturaleza y la fortuna, disponer nunca, como aquellos filósofos,
de todo cuanto quieren.

 En fin, como conclusión de esta moral, ocurrióseme considerar, una por una, las
diferentes ocupaciones a que los hombres dedican su vida, para procurar elegir la mejor; y sin
querer decir nada de las de los demás, pensé que no podía hacer nada mejor que seguir en la misma
que tenía; es decir, aplicar mi vida entera al cultivo de mi razón y adelantar cuanto pudiera en el
conocimiento de la verdad, según el método que me había prescrito. Tan extremado contento había
sentido ya desde que empecé a servirme de ese método, que no creía que pudiera recibirse otro más
suave e inocente en esta vida; y descubriendo cada día, con su ayuda, algunas verdades que me
parecían bastante importantes y generalmente ignoradas de los otros hombres, la satisfacción que
experimentaba llenaba tan cumplidamente mi espíritu, que todo lo restante me era indiferente.
Además, las tres máximas anteriores fundábanse sólo en el propósito, que yo abrigaba, de continuar
instruyéndome; pues habiendo dado Dios a cada hombre alguna luz con que discernir lo verdadero
de lo falso, no hubiera yo creído un solo momento que debía contentarme con las opiniones ajenas,
de no haberme propuesto usar de mi propio juicio para examinarlas cuando fuera tiempo; y no
hubiera podido librarme de escrúpulos, al seguirlas, si no hubiese esperado aprovechar todas las
ocasiones para encontrar otras mejores, dado caso que las hubiese; y, por último, no habría sabido
limitar mis deseos y estar contento, si no hubiese seguido un camino por donde, al mismo tiempo
que asegurarme la adquisición de todos los conocimientos que yo pudiera, pensaba también por el
mismo modo llegar a conocer todos los verdaderos bienes que estuviesen en mi poder; pues no
determinándose nuestra voluntad a seguir o a evitar cosa alguna, sino porque nuestro entendimiento
se la representa como buena o mala, basta juzgar bien, para obrar bien (26), y juzgar lo mejor que se
pueda, para obrar también lo mejor que se pueda; es decir, para adquirir todas las virtudes y con
ellas cuantos bienes puedan lograrse; y cuando uno tiene la certidumbre de que ello es así, no puede
por menos de estar contento.


Habiéndome, pues, afirmado en estas máximas, las cuales puse aparte juntamente con las
verdades de la fe, que siempre han sido las primeras en mi creencia, pensé que de todas mis otras
opiniones podía libremente empezar a deshacerme; y como esperaba conseguirlo mejor
conversando con los hombres que permaneciendo por más tiempo encerrado en el cuarto en donde
había meditado todos esos pensamientos, proseguí mi viaje antes de que el invierno estuviera del
todo terminado. Y en los nueve años siguientes, no hice otra cosa sino andar de acá para allá, por el
mundo, procurando ser más bien espectador que actor en las comedias que en él se representan, e
instituyendo particulares reflexiones en toda materia sobre aquello que pudiera hacerla sospechosa y
dar ocasión a equivocarnos, llegué a arrancar de mi espíritu, en todo ese tiempo, cuantos errores
pudieron deslizarse anteriormente. Y no es que imitara a los escépticos (27), que dudan por sólo
dudar y se las dan siempre de irresolutos; por el contrario, mi propósito no era otro que afianzarme
en la verdad, apartando la tierra movediza y la arena, para dar con la roca viva o la arcilla. Lo cual,
a mi parecer, conseguía bastante bien, tanto que, tratando de descubrir la falsedad o la
incertidumbre de las proposiciones que examinaba, no mediante endebles conjeturas, sino por
razonamientos claros y seguros, no encontraba ninguna tan dudosa, que no pudiera sacar de ella
alguna conclusión bastante cierta, aunque sólo fuese la de que no contenía nada cierto. Y así como
al derribar una casa vieja suelen guardarse los materiales, que sirven para reconstruir la nueva, así
también al destruir todas aquellas mis opiniones que juzgaba infundadas, hacía yo varias
observaciones y adquiría experiencias que me han servido después para establecer otras más ciertas.
Y además seguía ejercitándome en el método que me había prescrito; pues sin contar con que
cuidaba muy bien de conducir generalmente mis pensamientos, según las citadas reglas, dedicaba
de cuando en cuando algunas horas a practicarlas particularmente en dificultades de matemáticas, o
también en algunas otras que podía hacer casi semejantes a las de las matemáticas, desligándolas de
los principios de las otras ciencias, que no me parecían bastante firmes; todo esto puede verse en
varias cuestiones que van explicadas en este mismo volumen (28). Y así, viviendo en apariencia
como los que no tienen otra ocupación que la de pasar una vida suave e inocente y se ingenian en
separar los placeres de los vicios y, para gozar de su ocio sin hastío, hacen uso de cuantas
diversiones honestas están a su alcance, no dejaba yo de perseverar en mi propósito y de sacar
provecho para el conocimiento de la verdad, más acaso que si me contentara con leer libros o
frecuentar las tertulias literarias.

Sin embargo, transcurrieron esos nueve años sin que tomara yo decisión alguna tocante a
las dificultades de que suelen disputar los doctos, y sin haber comenzado a buscar los cimientos de
una filosofía más cierta que la vulgar. Y el ejemplo de varios excelentes ingenios que han intentado
hacerlo, sin, a mi parecer, conseguirlo, me llevaba a imaginar en ello tanta dificultad, que no me
hubiera atrevido quizá a emprenderlo tan presto, si no hubiera visto que algunos propalaban el
rumor de que lo había llevado a cabo. No me es posible decir qué fundamentos tendrían para emitir
tal opinión, y si en algo he contribuido a ella, por mis dichos, debe de haber sido por haber
confesado mi ignorancia, con más candor que suelen hacerlo los que han estudiado un poco, y acaso
también por haber dado a conocer las razones que tenía para dudar de muchas cosas, que los demás
consideran ciertas, mas no porque me haya preciado de poseer doctrina alguna. Pero como tengo el
corazón bastante bien puesto para no querer que me tomen por otro distinto del que soy, pensé que
era preciso procurar por todos los medios hacerme digno de la reputación que me daban; y hace
ocho años precisamente, ese deseo me decidió a alejarme de todos los lugares en donde podía tener
algunos conocimientos y retirarme aquí (29), en un país en donde la larga duración de la guerra ha
sido causa de que se establezcan tales órdenes, que los ejércitos que se mantienen parecen no servir
sino para que los hombres gocen de los frutos de la paz con tanta mayor seguridad, y en donde, en
medio de la multitud de un gran pueblo muy activo, más atento a sus propios negocios que curioso
de los ajenos, he podido, sin carecer de ninguna de las comodidades que hay en otras más
frecuentadas ciudades, vivir tan solitario y retirado como en el más lejano desierto.



Cuarta parte

 No sé si debo hablaros de las primeras meditaciones que hice allí, pues son tan
metafísicas y tan fuera de lo común, que quizá no gusten a todo el mundo (30). Sin embargo, para
que se pueda apreciar si los fundamentos que he tomado son bastante firmes, me veo en cierta
manera obligado a decir algo de esas reflexiones. Tiempo ha que había advertido que, en lo tocante
a las costumbres, es a veces necesario seguir opiniones que sabemos muy inciertas, como si fueran
indudables, y esto se ha dicho ya en la parte anterior; pero, deseando yo en esta ocasión ocuparme
tan sólo de indagar la verdad, pensé que debía hacer lo contrario y rechazar como absolutamente
falso todo aquello en que pudiera imaginar la menor duda, con el fin de ver si, después de hecho
esto, no quedaría en mi creencia algo que fuera enteramente indudable. Así, puesto que los sentidos
nos engañan, a las veces, quise suponer que no hay cosa alguna que sea tal y como ellos nos la
presentan en la imaginación; y puesto que hay hombres que yerran al razonar, aun acerca de los más
simples asuntos de geometría, y cometen paralogismos, juzgué que yo estaba tan expuesto al error
como otro cualquiera, y rechacé como falsas todas las razones que anteriormente había tenido por
demostrativas; y, en fin, considerando que todos los pensamientos que nos vienen estando
despiertos pueden también ocurrírsenos durante el sueño, sin que ninguno entonces sea verdadero,
resolví fingir que todas las cosas, que hasta entonces habían entrado en mi espíritu, no eran más
verdaderas que las ilusiones de mis sueños. Pero advertí luego que, queriendo yo pensar, de esa
suerte, que todo es falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa; y observando que
esta verdad: «yo pienso, luego soy», era tan firme y segura que las más extravagantes suposiciones
de los escépticos no son capaces de conmoverla, juzgué que podía recibirla sin escrúpulo, como el
primer principio de la filosofía que andaba buscando.

Examiné después atentamente lo que yo era, y viendo que podía fingir que no tenía
cuerpo alguno y que no había mundo ni lugar alguno en el que yo me encontrase, pero que no podía
fingir por ello que yo no fuese, sino al contrario, por lo mismo que pensaba en dudar de la verdad de
las otras cosas, se seguía muy cierta y evidentemente que yo era, mientras que, con sólo dejar de
pensar, aunque todo lo demás que había imaginado fuese verdad, no tenía ya razón alguna para
creer que yo era, conocí por ello que yo era una sustancia cuya esencia y naturaleza toda es pensar,
y que no necesita, para ser, de lugar alguno, ni depende de cosa alguna material; de suerte que este
yo, es decir, el alma, por la cual yo soy lo que soy, es enteramente distinta del cuerpo y hasta más
fácil de conocer que éste y, aunque el cuerpo no fuese, el alma no dejaría de ser cuanto es.

Después de esto, consideré, en general, lo que se requiere en una proposición para que
sea verdadera y cierta; pues ya que acababa de hallar una que sabía que lo era, pensé que debía
saber también en qué consiste esa certeza. Y habiendo notado que en la proposición: «yo pienso,
luego soy», no hay nada que me asegure que digo verdad, sino que veo muy claramente que para
pensar es preciso ser, juzgué que podía admitir esta regla general: que las cosas que concebimos
muy clara y distintamente son todas verdaderas; pero que sólo hay alguna dificultad en notar cuáles
son las que concebimos distintamente.

 Después de lo cual, hube de reflexionar que, puesto que yo dudaba, no era mi ser
enteramente perfecto, pues veía claramente que hay más perfección en conocer que en dudar; y se
me ocurrió entonces indagar por dónde había yo aprendido a pensar en algo más perfecto que yo; y
conocí evidentemente que debía de ser por alguna naturaleza que fuese efectivamente más perfecta.
En lo que se refiere a los pensamientos, que en mí estaban, de varias cosas exteriores a mí, como
son el cielo, la tierra, la luz, el calor y otros muchos, no me preocupaba mucho el saber de dónde
procedían, porque, no viendo en esas cosas nada que me pareciese hacerlas superiores a mí, podía
creer que, si eran verdaderas, eran unas dependencias de mi naturaleza, en cuanto que ésta posee
alguna perfección, y si no lo eran, procedían de la nada, es decir, estaban en mí, porque hay en mí
algún defecto. Pero no podía suceder otro tanto con la idea de un ser más perfecto que mi ser; pues
era cosa manifiestamente imposible que la tal idea procediese de la nada; y como no hay menor


repugnancia en pensar que lo más perfecto sea consecuencia y dependencia de lo menos perfecto,
que en pensar que de nada provenga algo, no podía tampoco proceder de mí mismo; de suerte que
sólo quedaba que hubiese sido puesta en mí por una naturaleza verdaderamente más perfecta que yo
soy, y poseedora inclusive de todas las perfecciones de que yo pudiera tener idea; esto es, para
explicarlo en una palabra, por Dios. A esto añadí que, supuesto que yo conocía algunas perfecciones
que me faltaban, no era yo el único ser que existiese (aquí, si lo permitís, haré uso libremente de los
términos de la escuela), sino que era absolutamente necesario que hubiese algún otro ser más
perfecto de quien yo dependiese y de quien hubiese adquirido todo cuanto yo poseía; pues si yo
fuera solo e independiente de cualquier otro ser, de tal suerte que de mí mismo procediese lo poco
en que participaba del ser perfecto, hubiera podido tener por mí mismo también, por idéntica razón,
todo lo demás que yo sabía faltarme, y ser, por lo tanto, yo infinito, eterno, inmutable, omnisciente,
omnipotente, y, en fin, poseer todas las perfecciones que podía advertir en Dios. Pues, en virtud de
los razonamientos que acabo de hacer, para conocer la naturaleza de Dios hasta donde la mía es
capaz de conocerla, bastábame considerar todas las cosas de que hallara en mí mismo alguna idea y
ver si era o no perfección el poseerlas; y estaba seguro de que ninguna de las que indicaban alguna
imperfección está en Dios, pero todas las demás sí están en él; así veía que la duda, la inconstancia,
la tristeza y otras cosas semejantes no pueden estar en Dios, puesto que mucho me holgara yo de
verme libre de ellas. Además, tenía yo ideas de varias cosas sensibles y corporales; pues aun
suponiendo que soñaba y que todo cuanto veía e imaginaba era falso, no podía negar, sin embargo,
que esas ideas estuvieran verdaderamente en mi pensamiento. Mas habiendo ya conocido en mí
muy claramente que la naturaleza inteligente es distinta de la corporal, y considerando que toda
composición denota dependencia, y que la dependencia es manifiestamente un defecto, juzgaba por
ello que no podía ser una perfección en Dios el componerse de esas dos naturalezas, y que, por
consiguiente, Dios no era compuesto; en cambio, si en el mundo había cuerpos, o bien algunas
inteligencias u otras naturalezas que no fuesen del todo perfectas, su ser debía depender del poder
divino, hasta el punto de no poder subsistir sin él un solo instante.

 Quise indagar luego otras verdades; y habiéndome propuesto el objeto de los geómetras,
que concebía yo como un cuerpo continuo o un espacio infinitamente extenso en longitud, anchura
y altura o profundidad, divisible en varias partes que pueden tener varias figuras y magnitudes y ser
movidas o trasladadas en todos los sentidos, pues los geómetras suponen todo eso en su objeto,
repasé algunas de sus más simples demostraciones, y habiendo advertido que esa gran certeza que
todo el mundo atribuye a estas demostraciones, se funda tan sólo en que se conciben con evidencia,
según la regla antes dicha, advertí también que no había nada en ellas que me asegurase de la
existencia de su objeto; pues, por ejemplo, yo veía bien que, si suponemos un triángulo, es
necesario que los tres ángulos sean iguales a dos rectos; pero nada veía que me asegurase que en el
mundo hay triángulo alguno; en cambio, si volvía a examinar la idea que yo tenía de un ser
perfecto, encontraba que la existencia está comprendida en ella del mismo modo que en la idea de
un triángulo está comprendido el que sus tres ángulos sean iguales a dos rectos o, en la de una
esfera, el que todas sus partes sean igualmente distantes del centro, y hasta con más evidencia aún;
y que, por consiguiente, tan cierto es por lo menos, que Dios, que es ese ser perfecto, es o existe,
como lo pueda ser una demostración de geometría.

Pero si hay algunos que están persuadidos de que es difícil conocer lo que sea Dios, y aun lo
que sea el alma, es porque no levantan nunca su espíritu por encima de las cosas sensibles y están
tan acostumbrados a considerarlo todo con la imaginación -que es un modo de pensar particular
para las cosas materiales -, que lo que no es imaginable les parece ininteligible. Lo cual está
bastante manifiesto en la máxima que los mismos filósofos admiten como verdadera en las escuelas,
y que dice que nada hay en el entendimiento que no haya estado antes en el sentido (31), en donde,
sin embargo, es cierto que nunca han estado las ideas de Dios y del alma; y me parece que los que
quieren hacer uso de su imaginación para comprender esas ideas, son como los que para oír los
sonidos u oler los olores quisieran emplear los ojos; y aun hay esta diferencia entre aquéllos y éstos:
que el sentido de la vista no nos asegura menos de la verdad de sus objetos que el olfato y el oído de


los suyos, mientras que ni la imaginación ni los sentidos pueden asegurarnos nunca cosa alguna,
como no intervenga el entendimiento.

 En fin, si aun hay hombres a quienes las razones que he presentado no han convencido
bastante de la existencia de Dios y del alma, quiero que sepan que todas las demás cosas que acaso
crean más seguras, como son que tienen un cuerpo, que hay astros, y una tierra, y otras semejantes,
son, sin embargo, menos ciertas; pues, si bien tenemos una seguridad moral de esas cosas, tan
grande que parece que, a menos de ser un extravagante, no puede nadie ponerlas en duda, sin
embargo, cuando se trata de una certidumbre metafísica, no se puede negar, a no ser perdiendo la
razón, que no sea bastante motivo, para no estar totalmente seguro, el haber notado que podemos de
la misma manera imaginar en sueños que tenemos otro cuerpo y que vemos otros astros y otra
tierra, sin que ello sea así. Pues ¿cómo sabremos que los pensamientos que se nos ocurren durante
el sueño son falsos, y que no lo son los que tenemos despiertos, si muchas veces sucede que
aquéllos no son menos vivos y expresos que éstos? Y por mucho que estudien los mejores ingenios,
no creo que puedan dar ninguna razón bastante a levantar esa duda, como no presupongan la
existencia de Dios. Pues, en primer lugar, esa misma regla que antes he tomado, a saber: que las
cosas que concebimos muy clara y distintamente son todas verdaderas; esa misma regla recibe su
certeza sólo de que Dios es o existe, y de que es un ser perfecto, y de que todo lo que está en
nosotros proviene de él; de donde se sigue que, siendo nuestras ideas o nociones, cuando son claras
y distintas, cosas reales y procedentes de Dios, no pueden por menos de ser también, en ese
respecto, verdaderas. De suerte que si tenemos con bastante frecuencia ideas que encierran falsedad,
es porque hay en ellas algo confuso y oscuro, y en este respecto participan de la nada; es decir, que
si están así confusas en nosotros, es porque no somos totalmente perfectos. Y es evidente que no
hay menos repugnancia en admitir que la falsedad o imperfección proceda como tal de Dios mismo,
que en admitir que la verdad o la perfección procede de la nada. Mas si no supiéramos que todo
cuanto en nosotros es real y verdadero proviene de un ser perfecto e infinito, entonces, por claras y
distintas que nuestras ideas fuesen, no habría razón alguna que nos asegurase que tienen la
perfección de ser verdaderas.

 Así, pues, habiéndonos el conocimiento de Dios y del alma testimoniado la certeza de
esa regla, resulta bien fácil conocer que los ensueños, que imaginamos dormidos, no deben, en
manera alguna, hacernos dudar de la verdad de los pensamientos que tenemos despiertos. Pues si
ocurriese que en sueño tuviera una persona una idea muy clara y distinta, como por ejemplo, que
inventase un geómetra una demostración nueva, no sería ello motivo para impedirle ser verdadera; y
en cuanto al error más corriente en muchos sueños, que consiste en representarnos varios objetos
del mismo modo como nos los representan los sentidos exteriores, no debe importarnos que nos dé
ocasión de desconfiar de la verdad de esas tales ideas, porque también pueden los sentidos
engañarnos con frecuencia durante la vigilia, como los que tienen ictericia lo ven todo amarillo, o
como los astros y otros cuerpos muy lejanos nos parecen mucho más pequeños de lo que son. Pues,
en último término, despiertos o dormidos, no debemos dejarnos persuadir nunca sino por la
evidencia de la razón. Y nótese bien que digo de la razón, no de la imaginación ni de los sentidos;
como asimismo, porque veamos el sol muy claramente, no debemos por ello juzgar que sea del
tamaño que le vemos; y muy bien podemos imaginar distintamente una cabeza de león pegada al
cuerpo de una cabra, sin que por eso haya que concluir que en el mundo existe la quimera, pues la
razón no nos dice que lo que así vemos o imaginamos sea verdadero; pero nos dice que todas
nuestras ideas o nociones deben tener algún fundamento de verdad; pues no fuera posible que Dios,
que es todo perfecto y verdadero, las pusiera sin eso en nosotros; y puesto que nuestros
razonamientos nunca son tan evidentes y tan enteros cuando soñamos que cuando estamos
despiertos, si bien a veces nuestras imaginaciones son tan vivas y expresivas y hasta más en el
sueño que en la vigilia, por eso nos dice la razón, que, no pudiendo ser verdaderos todos nuestros
pensamientos, porque no somos totalmente perfectos, deberá infaliblemente hallarse la verdad más
bien en los que pensemos estando despiertos, que en los que tengamos estando dormidos.


Quinta parte

Mucho me agradaría proseguir y exponer aquí el encadenamiento de las otras verdades
que deduje de esas primeras; pero, como para ello sería necesario que hablase ahora de varias
cuestiones que controvierten los doctos (32), con quienes no deseo indisponerme, creo que mejor
será que me abstenga y me limite a decir en general cuáles son, para dejar que otros más sabios
juzguen si sería útil o no que el público recibiese más amplia y detenida información. Siempre he
permanecido firme en la resolución que tomé de no suponer ningún otro principio que el que me ha
servido para demostrar la existencia de Dios y del alma, y de no recibir cosa alguna por verdadera,
que no me pareciese más clara y más cierta que las demostraciones de los geómetras; y, sin
embargo, me atrevo a decir que no sólo he encontrado la manera de satisfacerme en poco tiempo, en
punto a las principales dificultades que suelen tratarse en la filosofía, sino que también he notado
ciertas leyes que Dios ha establecido en la naturaleza y cuyas nociones ha impreso en nuestras
almas de tal suerte, que si reflexionamos sobre ellas con bastante detenimiento, no podremos dudar
de que se cumplen exactamente en todo cuanto hay o se hace en el mundo. Considerando luego la
serie de esas leyes, me parece que he descubierto varias verdades más útiles y más importantes que
todo lo que anteriormente había aprendido o incluso esperado aprender.

Mas habiendo procurado explicar las principales de entre ellas en un tratado que, por
algunas consideraciones, no puedo publicar, lo mejor será, para darlas a conocer, que diga aquí
sumariamente lo que ese tratado contiene. Propúseme poner en él todo cuando yo creía saber, antes
de escribirlo, acerca de la naturaleza de las cosas materiales. Pero así como los pintores, no
pudiendo representar igualmente bien, en un cuadro liso, todas las diferentes caras de un objeto
sólido, eligen una de las principales, que vuelven hacia la luz, y representan las demás en la sombra,
es decir, tales como pueden verse cuando se mira a la principal, así también, temiendo yo no poder
poner en mi discurso todo lo que había en mi pensamiento, hube de limitarme a explicar muy
ampliamente mi concepción de la luz; luego, con esta ocasión, añadí algo acerca del sol y de las
estrellas fijas, porque casi toda la luz viene de esos cuerpos; de los cielos, que la transmiten; de los
planetas, de los cometas y de la tierra, que la reflejan; y en particular, de todos los cuerpos que hay
sobre la tierra, que son o coloreados, o transparentes o luminosos; y, por último, del hombre, que es
el espectador. Y para dar un poco de sombra a todas esas cosas y poder declarar con más libertad
mis juicios, sin la obligación de seguir o de refutar las opiniones recibidas entre los doctos, resolví
abandonar este mundo nuestro a sus disputas y hablar sólo de lo que ocurriría en otro mundo nuevo,
si Dios crease ahora en los espacios imaginarios bastante materia para componerlo y, agitando
diversamente y sin orden las varias partes de esa materia, fórmase un caos tan confuso como puedan
fingirlo los poetas, sin hacer luego otra cosa que prestar su ordinario concurso a la naturaleza,
dejándola obrar, según las leyes por él establecidas. Así, primeramente describí esa materia y traté
de representarla, de tal suerte que no hay, a mi parecer, nada más claro e inteligible (33), excepto lo
que antes hemos dicho de Dios y del alma; pues hasta supuse expresamente que no hay en ella
ninguna de esas formas o cualidades de que disputan las escuelas (34), ni en general ninguna otra
cosa cuyo conocimiento no sea tan natural a nuestras almas, que no se pueda ni siquiera fingir que
se ignora. Hice ver, además, cuales eran las leyes de la naturaleza; y sin fundar mis razones en
ningún otro principio que las infinitas perfecciones de Dios, traté de demostrar todas aquéllas sobre
las que pudiera haber alguna duda, y procuré probar que son tales que, aun cuando Dios hubiese
creado varios mundos, no podría haber uno en donde no se observaran cumplidamente. Después de
esto, mostré cómo la mayor parte de la materia de ese caos debía, a consecuencia de esas leyes,
disponerse y arreglarse de cierta manera que la hacía semejante a nuestros cielos; cómo, entretanto,
algunas de sus partes habían de componer una tierra, y algunas otras, planetas y cometas, y algunas
otras, un sol y estrellas fijas. Y aquí, extendiéndome sobre el tema de la luz, expliqué por lo menudo
cuál era la que debía haber en el sol y en las estrellas y cómo desde allí atravesaba en un instante los


espacios inmensos de los cielos y cómo se reflejaba desde los planetas y los cometas hacia la tierra.
Añadí también algunas cosas acerca de la sustancia, la situación, los movimientos y todas las varias
cualidades de esos cielos y esos astros, de suerte que pensaba haber dicho lo bastante para que se
conociera que nada se observa, en los de este mundo, que no deba o, al menos, no pueda parecer en
un todo semejante a los de ese otro mundo que yo describía. De ahí pasé a hablar particularmente de
la tierra; expliqué cómo, aun habiendo supuesto expresamente que el Creador no dio ningún peso a
la materia, de que está compuesta, no por eso dejaban todas sus partes de dirigirse exactamente
hacia su centro; cómo, habiendo agua y aire en su superficie, la disposición de los cielos y de los
astros, principalmente de la luna, debía causar un flujo y reflujo semejante en todas sus
circunstancias al que se observa en nuestros mares, y además una cierta corriente, tanto del agua
como del aire, que va de Levante a Poniente, como la que se observa también entre los trópicos;
cómo las montañas, los mares, las fuentes y los ríos podían formarse naturalmente, y los metales
producirse en las minas, y las plantas crecer en los campos, y, en general, engendrarse todos esos
cuerpos llamados mezclas o compuestos. Y entre otras cosas, no conociendo yo, después de los
astros, nada en el mundo que produzca luz, sino el fuego, me esforcé por dar claramente a entender
cuanto a la naturaleza de éste pertenece, cómo se produce, cómo se alimenta, cómo a veces da calor
sin luz y otras luz sin calor; cómo puede prestar varios colores a varios cuerpos y varias otras
cualidades; cómo funde unos y endurece otros; cómo puede consumirlos casi todos o convertirlos
en cenizas y humo; y, por último, cómo de esas cenizas, por sólo la violencia de su acción, forma
vidrio; pues esta transmutación de las cenizas en vidrio, pareciéndome tan admirable como ninguna
otra de las que ocurren en la naturaleza, tuve especial agrado en describirla.

Sin embargo, de todas esas cosas no quería yo inferir que este mundo nuestro haya sido
creado de la manera que yo explicaba, porque es mucho más verosímil que, desde el comienzo,
Dios lo puso tal y como debía ser. Pero es cierto - y esta opinión es comúnmente admitida entre los
teólogos- que la acción por la cual Dios lo conserva es la misma que la acción por la cual lo ha
creado (35); de suerte que, aun cuando no le hubiese dado en un principio otra forma que la del
caos, con haber establecido las leyes de la naturaleza y haberle prestado su concurso para obrar
como ella acostumbra, puede creerse, sin menoscabo del milagro de la creación, que todas las cosas,
que son puramente materiales, habrían podido, con el tiempo, llegar a ser como ahora las vemos; y
su naturaleza es mucho más fácil de concebir cuando se ven nacer poco a poco de esa manera, que
cuando se consideran ya hechas del todo.

De la descripción de los cuerpos inanimados y de las plantas, pasé a la de los animales y
particularmente a la de los hombres. Mas no teniendo aún bastante conocimiento para hablar de
ellos con el mismo estilo que de los demás seres, es decir, demostrando los efectos por las causas y
haciendo ver de qué semillas y en qué manera debe producirlos la naturaleza, me limité a suponer
que Dios formó el cuerpo de un hombre enteramente igual a uno de los nuestros, tanto en la figura
exterior de sus miembros como en la interior conformación de sus órganos, sin componerlo de otra
materia que la que yo había descrito anteriormente y sin darle al principio alma alguna razonable, ni
otra cosa que sirviera de alma vegetativa o sensitiva, sino excitando en su corazón uno de esos
fuegos sin luz, ya explicados por mí y que yo concebía de igual naturaleza que el que calienta el
heno encerrado antes de estar seco o el que hace que los vinos nuevos hiervan cuando se dejan
fermentar con su hollejo; pues examinando las funciones que, a consecuencia de ello, podía haber
en ese cuerpo, hallaba que eran exactamente las mismas que pueden realizarse en nosotros, sin que
pensemos en ellas y, por consiguiente, sin que contribuya en nada nuestra alma, es decir, esa parte
distinta del cuerpo, de la que se ha dicho anteriormente que su naturaleza es sólo pensar (36); y
siendo esas funciones las mismas todas, puede decirse que los animales desprovistos de razón son
semejantes a nosotros; pero en cambio no se puede encontrar en ese cuerpo ninguna de las que
dependen del pensamiento que son, por tanto, las únicas que nos pertenecen en cuanto hombres;
pero ésas las encontraba yo luego, suponiendo que Dios creó un alma razonable y la añadió al
cuerpo, de cierta manera que yo describía.


 Pero para que pueda verse el modo como estaba tratada esta materia, voy a poner aquí la
explicación del movimiento del corazón y de las arterias que, siendo el primero y más general que
se observa en los animales, servirá para que se juzgue luego fácilmente lo que deba pensarse de
todos los demás. Y para que sea más fácil de comprender lo que voy a decir, desearía que los que no
están versados en anatomía, se tomen el trabajo, antes de leer esto, de mandar cortar en su presencia
el corazón de algún animal grande, que tenga pulmones, pues en un todo se parece bastante al del
hombre, y que vean las dos cámaras o concavidades que hay en él; primero, la que está en el lado
derecho, a la que van a parar dos tubos muy anchos, a saber: la vena cava, que es el principal
receptáculo de la sangre y como el tronco del árbol, cuyas ramas son las demás venas del cuerpo, y
la vena arteriosa, cuyo nombre está mal puesto, porque es, en realidad, una arteria que sale del
corazón y se divide luego en varias ramas que van a repartirse por los pulmones en todos los
sentidos; segundo, la que está en el lado izquierdo, a la que van a parar del mismo modo dos tubos
tan anchos o más que los anteriores, a saber: la arteria venosa, cuyo nombre está también mal
puesto, porque no es sino una vena que viene de los pulmones, en donde está dividida en varias
ramas entremezcladas con las de la vena arteriosa y con las del conducto llamado caño del pulmón,
por donde entra el aire de la respiración; y la gran arteria, que sale del corazón y distribuye sus
ramas por todo el cuerpo. También quisiera yo que vieran con mucho cuidado los once pellejillos
que, como otras tantas puertecitas, abren y cierran los cuatro orificios que hay en esas dos
concavidades, a saber: tres a la entrada de la vena cava, en donde están tan bien dispuestos que no
pueden en manera alguna impedir que la sangre entre en la concavidad derecha del corazón y, sin
embargo, impiden muy exactamente que pueda salir; tres a la entrada de la vena arteriosa, los cuales
están dispuestos en modo contrario y permiten que la sangre que hay en esta concavidad pase a los
pulmones, pero no que la que está en los pulmones vuelva a entrar en esa concavidad; dos a la
entrada de la arteria venosa, los cuales dejan correr la sangre desde los pulmones hasta la
concavidad izquierda del corazón, pero se oponen a que vaya en sentido contrario; y tres a la
entrada de la gran arteria, que permiten que la sangre salga del corazón, pero le impiden que vuelva
a entrar. Y del número de estos pellejos no hay que buscar otra razón sino que el orificio de la
arteria venosa, siendo ovalado, a causa del sitio en donde se halla, puede cerrarse cómodamente con
dos, mientras que los otros, siendo circulares, pueden cerrarse mejor con tres. Quisiera yo, además,
que considerasen que la gran arteria y la vena arteriosa están hechas de una composición mucho
más dura y más firme que la arteria venosa y la vena cava, y que estas dos últimas se ensanchan
antes de entrar en el corazón, formando como dos bolsas, llamadas orejas del corazón, compuestas
de una carne semejante a la de éste; y que siempre hay más calor en el corazón que en ningún otro
sitio del cuerpo; y, por último, que este calor es capaz de hacer que si entran algunas gotas de
sangre en sus concavidades, se inflen muy luego y se dilaten, como ocurre generalmente a todos los
líquidos, cuando caen gota a gota en algún vaso muy caldeado.

Dicho esto, basta añadir, para explicar el movimiento del corazón, que cuando las
concavidades no están llenas de sangre, entra necesariamente sangre de la vena cava en la de la
derecha, y de la arteria venosa en la de la izquierda, tanto más cuanto que estos dos vasos están
siempre llenos, y sus orificios, que miran hacia el corazón, no pueden por entonces estar tapados;
pero tan pronto como de ese modo han entrado dos gotas de sangre, una en cada concavidad, estas
gotas, que por fuerza son muy gruesas, porque los orificios por donde entran son muy anchos y los
vasos de donde vienen están muy llenos de sangre, se expanden y dilatan a causa del calor en que
caen; por donde sucede que hinchan todo el corazón y empujan y cierran las cinco puertecillas que
están a la entrada de los dos vasos de donde vienen, impidiendo que baje más sangre al corazón; y
continúan dilatándose cada vez más, con lo que empujan y abren las otras seis puertecillas, que
están a la entrada de los otros dos vasos, por los cuales salen entonces, produciendo así una
hinchazón en todas las ramas de la vena arteriosa y de la gran arteria, casi al mismo tiempo que en
el corazón; éste se desinfla muy luego, como asimismo sus arterias, porque la sangre que ha entrado
en ellas se enfría; y las seis puertecillas vuelven a cerrarse, y las cinco de la vena cava y de la arteria
venosa vuelven a abrirse, dando paso a otras dos gotas de sangre, que, a su vez, hinchan el corazón
y las arterias como anteriormente. Y porque la sangre, antes de entrar en el corazón, pasa por esas


dos bolsas, llamadas orejas, de ahí viene que el movimiento de éstas sea contrario al de aquél, y que
éstas se desinflen cuando aquél se infla. Por lo demás, para que los que no conocen la fuerza de las
demostraciones matemáticas y no tienen costumbre de distinguir las razones verdaderas de las
verosímiles, no se aventuren a negar esto que digo, sin examinarlo, he de advertirles que el
movimiento que acabo de explicar se sigue necesariamente de la sola disposición de los órganos
que están a la vista en el corazón y del calor que, con los dedos, puede sentirse en esta víscera y de
la naturaleza de la sangre que, por experiencia, puede conocerse, como el movimiento de un reloj se
sigue de la fuerza, de la situación y de la figura de sus contrapesos y de sus ruedas.

 Pero si se pregunta cómo la sangre de las venas no se acaba, al entrar así continuamente
en el corazón, y cómo las arterias no se llenan demasiadamente, puesto que toda la que pasa por el
corazón viene a ellas, no necesito contestar otra cosa que lo que ya ha escrito un médico de
Inglaterra (37), a quien hay que reconocer el mérito de haber abierto brecha en este punto y de ser el
primero que ha enseñado que hay en las extremidades de las arterias varios pequeños corredores,
por donde la sangre que llega del corazón pasa a las ramillas extremas de las venas y de aquí vuelve
luego al corazón; de suerte que el curso de la sangre es una circulación perpetua. Y esto lo prueba
muy bien por medio de la experiencia ordinaria de los cirujanos, quienes, habiendo atado el brazo
con mediana fuerza por encima del sitio en donde abren la vena, hacen que la sangre salga más
abundante que si no hubiesen atado el brazo; y ocurriría todo lo contrario si lo ataran más abajo,
entre la mano y la herida, o si lo ataran con mucha fuerza por encima. Porque es claro que la atadura
hecha con mediana fuerza puede impedir que la sangre que hay en el brazo vuelva al corazón por
las venas, pero no que acuda nueva sangre por las arterias, porque éstas van por debajo de las venas,
y siendo sus pellejos más duros, son menos fáciles de oprimir; y también porque la sangre que viene
del corazón tiende con más fuerza a pasar por las arterias hacia la mano, que no a volver de la mano
hacia el corazón por las venas; y puesto que la sangre sale del brazo, por el corte que se ha hecho en
una de las venas, es necesario que haya algunos pasos por la parte debajo de la atadura, es decir,
hacia las extremidades del brazo, por donde la sangre pueda venir de las arterias. También prueba
muy satisfactoriamente lo que dice del curso de la sangre, por la existencia de ciertos pellejos que
están de tal modo dispuestos en diferentes lugares, a lo largo de las venas, que no permiten que la
sangre vaya desde el centro del cuerpo a las extremidades y sí sólo que vuelva de las extremidades
al centro; y además, la experiencia demuestra que toda la sangre que hay en el cuerpo puede salir en
poco tiempo por una sola arteria que se haya cortado, aun cuando, habiéndose atado la arteria muy
cerca del corazón, se haya hecho el corte entre éste y la atadura, de tal suerte que no haya ocasión
de imaginar que la sangre vertida pueda venir de otra parte.

Pero hay otras muchas cosas que dan fe de que la verdadera causa de ese movimiento de
la sangre es la que he dicho, como son primeramente la diferencia que se nota entre la que sale de
las venas y la que sale de las arterias, diferencia que no puede venir sino de que, habiéndose
rarificado y como destilado la sangre, al pasar por el corazón, es más sutil y más viva y más caliente
en saliendo de este, es decir, estando en las arterias, que no poco antes de entrar, o sea estando en
las venas. Y si bien se mira, se verá que esa diferencia no aparece del todo sino cerca del corazón y
no tanto en los lugares más lejanos; además, la dureza del pellejo de que están hechas la vena
arteriosa y la gran arteria, es buena prueba de que la sangre las golpea con más fuerza que a las
venas. Y ¿cómo explicar que la concavidad izquierda del corazón y la gran arteria sean más amplias
y anchas que la concavidad derecha y la vena arteriosa, sino porque la sangre de la arteria venosa,
que antes de pasar por el corazón no ha estado más que en los pulmones, es más sutil y se expande
mejor y más fácilmente que la que viene inmediatamente de la vena cava? ¿Y qué es lo que los
médicos pueden averiguar, al tomar el pulso, si no es que, según que la sangre cambie de
naturaleza, puede el calor del corazón distenderla con más o menos fuerza y más o menos
velocidad? Y si inquirimos cómo este calor se comunica a los demás miembros, habremos de
convenir en que es por medio de la sangre, que, al pasar por el corazón, se calienta y se reparte
luego por todo el cuerpo, de donde sucede que, si quitamos sangre de una parte, quitámosle
asimismo el calor; y aun cuando el corazón estuviese ardiendo, como un hierro candente, no


bastaría a calentar los pies y las manos, como lo hace, si no les enviase de continuo sangre nueva.
También por esto se conoce que el uso verdadero de la respiración es introducir en el pulmón aire
fresco bastante a conseguir que la sangre, que viene de la concavidad derecha del corazón, en donde
ha sido dilatada y como cambiada en vapores, se espese y se convierta de nuevo en sangre, antes de
volver a la concavidad izquierda, sin lo cual no pudiera ser apta a servir de alimento al fuego que
hay en la dicha concavidad; y una confirmación de esto es que vemos que los animales que no
tienen pulmones, poseen una sola concavidad en el corazón, y que los niños que estando en el seno
materno no pueden usar de los pulmones, tienen un orificio por donde pasa sangre de la vena cava a
la concavidad izquierda del corazón, y un conducto por donde va de la vena arteriosa a la gran
arteria, sin pasar por el pulmón. Además, ¿cómo podría hacerse la cocción de los alimentos en el
estómago, si el corazón no enviase calor a esta víscera por medio de las arterias, añadiéndole
algunas de las más suaves partes de la sangre, que ayudan a disolver las viandas? Y la acción que
convierte en sangre el jugo de esas viandas, ¿no es fácil de conocer, si se considera que, al pasar una
y otra vez por el corazón, se destila quizá más de cien o doscientas veces cada día? Y para explicar
la nutrición y la producción de los varios humores que hay en el cuerpo, ¿qué necesidad hay de otra
cosa, sino decir que la fuerza con que la sangre, al dilatarse, pasa del corazón a las extremidades de
las arterias, es causa de que algunas de sus partes se detienen entre las partes de los miembros en
donde se hallan, tomando el lugar de otras que expulsan, y que, según la situación o la figura o la
pequeñez de los poros que encuentran, van unas a alojarse en ciertos lugares y otras en ciertos otros,
del mismo modo como hacen las cribas que, por estar agujereadas de diferente modo, sirven para
separar unos de otros los granos de varios tamaños. Y, por último, lo que hay de más notable en
todo esto, es la generación de los espíritus animales, que son como un sutilísimo viento, o más bien
como una purísima y vivísima llama, la cual asciende de continuo muy abundante desde el corazón
al cerebro y se corre luego por los nervios a los músculos y pone en movimiento todos los
miembros; y para explicar cómo las partes de la sangre más agitadas y penetrantes van hacia el
cerebro, más bien que a otro lugar cualquiera, no es necesario imaginar otra causa sino que las
arterias que las conducen son las que salen del corazón en línea más recta, y, según las reglas
mecánicas, que son las mismas que las de la naturaleza, cuando varias cosas tienden juntas a
moverse hacia un mismo lado, sin que haya espacio bastante para recibirlas todas, como ocurre a las
partes de la sangre que salen de la concavidad izquierda del corazón y tienden todas hacia el
cerebro, las más fuertes deben dar de lado a las más endebles y menos agitadas y, por lo tanto, ser
las únicas que lleguen (38).

 Había yo explicado, con bastante detenimiento, todas estas cosas en el tratado que tuve el
propósito de publicar. Y después había mostrado cuál debe ser la fábrica (39) de los nervios y de los
músculos del cuerpo humano, para conseguir que los espíritus animales, estando dentro, tengan
fuerza bastante a mover los miembros, como vemos que las cabezas, poco después de cortadas, aun
se mueven y muerden la tierra, sin embargo de que ya no están animadas; cuáles cambios deben
verificarse en el cerebro para causar la vigilia, el sueño y los ensueños; cómo la luz, los sonidos, los
olores, los sabores, el calor y demás cualidades de los objetos exteriores pueden imprimir en el
cerebro varias ideas, por medio de los sentidos; cómo también pueden enviar allí las suyas el
hambre, la sed y otras pasiones interiores; qué deba entenderse por el sentido común, en el cual son
recibidas esas ideas; qué por la memoria, que las conserva y qué por la fantasía, que puede
cambiarlas diversamente y componer otras nuevas y también puede, por idéntica manera, distribuir
los espíritus animales en los músculos y poner en movimiento los miembros del cuerpo,
acomodándolos a los objetos que se presentan a los sentidos y a las pasiones interiores, en tantos
varios modos cuantos movimientos puede hacer nuestro cuerpo sin que la voluntad los guíe (40); lo
cual no parecerá de ninguna manera extraño a los que, sabiendo cuántos autómatas o máquinas
semovientes puede construir la industria humana, sin emplear sino poquísimas piezas, en
comparación de la gran muchedumbre de huesos, músculos, nervios, arterias, venas y demás partes
que hay en el cuerpo de un animal, consideren este cuerpo como una máquina que, por ser hecha de
manos de Dios, está incomparablemente mejor ordenada y posee movimientos más admirables que
ninguna otra de las que puedan inventar los hombres. Y aquí me extendí particularmente, haciendo


ver que si hubiese máquinas tales que tuviesen los órganos y figura exterior de un mono o de otro
cualquiera animal, desprovisto de razón, no habría medio alguno que nos permitiera conocer que no
son en todo de igual naturaleza que esos animales; mientras que si las hubiera que semejasen a
nuestros cuerpos e imitasen nuestras acciones, cuanto fuere moralmente posible, siempre
tendríamos dos medios muy ciertos para reconocer que no por eso son hombres verdaderos; y es el
primero, que nunca podrían hacer uso de palabras ni otros signos, componiéndolos, como hacemos
nosotros, para declarar nuestros pensamientos a los demás, pues si bien se puede concebir que una
máquina esté de tal modo hecha, que profiera palabras, y hasta que las profiera a propósito de
acciones corporales que causen alguna alteración en sus órganos, como, verbi gratia, si se la toca en
una parte, que pregunte lo que se quiere decirle, y si en otra, que grite que se le hace daño, y otras
cosas por el mismo estilo, sin embargo, no se concibe que ordene en varios modos las palabras para
contestar al sentido de todo lo que en su presencia se diga, como pueden hacerlo aun los más
estúpidos de entre los hombres; y es el segundo que, aun cuando hicieran varias cosas tan bien y
acaso mejor que ninguno de nosotros, no dejarían de fallar en otras, por donde se descubriría que no
obran por conocimiento, sino sólo por la disposición de sus órganos, pues mientras que la razón es
un instrumento universal, que puede servir en todas las coyunturas, esos órganos, en cambio,
necesitan una particular disposición para cada acción particular; por donde sucede que es
moralmente imposible que haya tantas y tan varias disposiciones en una máquina, que puedan
hacerla obrar en todas las ocurrencias de la vida de la manera como la razón nos hace obrar a
nosotros. Ahora bien: por esos dos medios puede conocerse también la diferencia que hay entre los
hombres y los brutos, pues es cosa muy de notar que no hay hombre, por estúpido y embobado que
esté, sin exceptuar los locos, que no sea capaz de arreglar un conjunto de varias palabras y
componer un discurso que dé a entender sus pensamientos; y, por el contrario, no hay animal, por
perfecto y felizmente dotado que sea, que pueda hacer otro tanto. Lo cual no sucede porque a los
animales les falten órganos, pues vemos que las urracas y los loros pueden proferir, como nosotros,
palabras, y, sin embargo, no pueden, como nosotros, hablar, es decir, dar fe de que piensan lo que
dicen; en cambio los hombres que, habiendo nacido sordos y mudos, están privados de los órganos,
que a los otros sirven para hablar, suelen inventar por sí mismos unos signos, por donde se declaran
a los que, viviendo con ellos, han conseguido aprender su lengua. Y esto no sólo prueba que las
bestias tienen menos razón que los hombres, sino que no tienen ninguna; pues ya se ve que basta
muy poca para saber hablar; y supuesto que se advierten desigualdades entre los animales de una
misma especie, como entre los hombres, siendo unos más fáciles de adiestrar que otros, no es de
creer que un mono o un loro, que fuese de los más perfectos en su especie, no igualara a un niño de
los más estúpidos, o, por lo menos, a un niño cuyo cerebro estuviera turbado, si no fuera que su
alma es de naturaleza totalmente diferente de la nuestra. Y no deben confundirse las palabras con
los movimientos naturales que delatan las pasiones, los cuales pueden ser imitados por las máquinas
tan bien como por los animales, ni debe pensarse, como pensaron algunos antiguos, que las bestias
hablan, aunque nosotros no comprendemos su lengua; pues si eso fuera verdad, puesto que poseen
varios órganos parecidos a los nuestros, podrían darse a entender de nosotros como de sus
semejantes. Es también muy notable cosa que, aun cuando hay varios animales que demuestran más
industria que nosotros en algunas de sus acciones, sin embargo, vemos que esos mismos no
demuestran ninguna en muchas otras; de suerte que eso que hacen mejor que nosotros no prueba
que tengan ingenio, pues, en ese caso, tendrían más que ninguno de nosotros y harían mejor que
nosotros todas las demás cosas, sino más bien prueba que no tienen ninguno y que es la naturaleza
la que en ellos obra, por la disposición de sus órganos, como vemos que un reloj, compuesto sólo de
ruedas y resortes, puede contar las horas y medir el tiempo más exactamente que nosotros con toda
nuestra prudencia.

Después de todo esto, había yo descrito el alma razonable y mostrado que en manera
alguna puede seguirse de la potencia de la materia, como las otras cosas de que he hablado, sino que
ha de ser expresamente creada; y no basta que esté alojada en el cuerpo humano, como un piloto en
su navío, a no ser acaso para mover sus miembros, sino que es necesario que esté junta y unida al
cuerpo más estrechamente, para tener sentimientos y apetitos semejantes a los nuestros y componer


así un hombre verdadero. Por lo demás, me he extendido aquí un tanto sobre el tema del alma,
porque es de los más importantes; que, después del error de los que niegan a Dios, error que pienso
haber refutado bastantemente en lo que precede, no hay nada que más aparte a los espíritus endebles
del recto camino de la virtud, que el imaginar que el alma de los animales es de la misma naturaleza
que la nuestra, y que, por consiguiente, nada hemos de temer ni esperar tras esta vida, como nada
temen ni esperan las moscas y las hormigas; mientras que si sabemos cuán diferentes somos de los
animales, entenderemos mucho mejor las razones que prueban que nuestra alma es de naturaleza
enteramente independiente del cuerpo, y, por consiguiente, que no está sujeta a morir con él; y
puesto que no vemos otras causas que la destruyan, nos inclinaremos naturalmente a juzgar que es
inmortal.


Sexta parte

Hace ya tres años que llegué al término del tratado en donde están todas esas cosas, y
empezaba a revisarlo para entregarlo a la imprenta, cuando supe que unas personas a quienes
profeso deferencia y cuya autoridad no es menos poderosa sobre mis acciones que mi propia razón
sobre mis pensamientos, habían reprobado una opinión de física, publicada poco antes por otro (41);
no quiero decir que yo fuera de esa opinión, sino sólo que nada había notado en ella, antes de verla
así censurada, que me pareciese perjudicial ni para la religión ni para el Estado, y, por tanto, nada
que me hubiese impedido escribirla, de habérmela persuadido la razón. Esto me hizo temer no fuera
a haber alguna también entre las mías, en la que me hubiese engañado, no obstante el muy gran
cuidado que siempre he tenido de no admitir en mi creencia ninguna opinión nueva, que no esté
fundada en certísimas demostraciones, y de no escribir ninguna que pudiere venir en menoscabo de
alguien. Y esto fue bastante a mudar la resolución que había tomado de publicar aquel tratado; pues
aun cuando las razones que me empujaron a tomar antes esa resolución fueron muy fuertes, sin
embargo, mi inclinación natural, que me ha llevado siempre a odiar el oficio de hacer libros, me
proporcionó en seguida otras para excusarme. Y tales son esas razones, de una y de otra parte, que
no sólo me interesa a mí decirlas aquí, sino que acaso también interese al público conocerlas.

Nunca he atribuido gran valor a las cosas que provienen de mi espíritu; y mientras no he
recogido del método que uso otro fruto sino el hallar la solución de algunas dificultades
pertenecientes a las ciencias especulativas, o el llevar adelante el arreglo de mis costumbres, en
conformidad con las razones que ese método me enseñaba, no me he creído obligado a escribir
nada. Pues en lo tocante a las costumbres, es tanto lo que cada uno abunda en su propio sentido, que
podrían contarse tantos reformadores como hay hombres, si a todo el mundo, y no sólo a los que
Dios ha establecido soberanos de sus pueblos o a los que han recibido de él la gracia y el celo
suficientes para ser profetas, le fuera permitido dedicarse a modificarlas en algo; y en cuanto a mis
especulaciones, aunque eran muy de mi gusto, he creído que los demás tendrían otras también, que
acaso les gustaran más. Pero tan pronto como hube adquirido algunas nociones generales de la
física y comenzado a ponerlas a prueba en varias dificultades particulares, notando entonces cuán
lejos pueden llevarnos y cuán diferentes son de los principios que se han usado hasta ahora, creí que
conservarlas ocultas era grandísimo pecado, que infringía la ley que nos obliga a procurar el bien
general de todos los hombres, en cuanto ello esté en nuestro poder. Pues esas nociones me han
enseñado que es posible llegar a conocimientos muy útiles para la vida, y que, en lugar de la
filosofía especulativa, enseñada en las escuelas, es posible encontrar una práctica, por medio de la
cual, conociendo la fuerza y las acciones del fuego, del agua, del aire, de los astros, de los cielos y
de todos los demás cuerpos, que nos rodean, tan distintamente como conocemos los oficios varios
de nuestros artesanos, podríamos aprovecharlas del mismo modo, en todos los usos a que sean
propias, y de esa suerte hacernos como dueños y poseedores de la naturaleza. Lo cual es muy de
desear, no sólo por la invención de una infinidad de artificios que nos permitirían gozar sin ningún
trabajo de los frutos de la tierra y de todas las comodidades que hay en ella, sino también
principalmente por la conservación de la salud, que es, sin duda, el primer bien y el fundamento de


los otros bienes de esta vida, porque el espíritu mismo depende tanto del temperamento y de la
disposición de los órganos del cuerpo, que, si es posible encontrar algún medio para hacer que los
hombres sean comúnmente más sabios y más hábiles que han sido hasta aquí, creo que es en la
medicina en donde hay que buscarlo. Verdad es que la que ahora se usa contiene pocas cosas de tan
notable utilidad; pero, sin que esto sea querer despreciarla, tengo por cierto que no hay nadie, ni aun
los que han hecho de ella su profesión, que no confiese que cuanto se sabe, en esa ciencia, no es
casi nada comparado con lo que queda por averiguar y que podríamos librarnos de una infinidad de
enfermedades, tanto del cuerpo como del espíritu, y hasta quizá de la debilidad que la vejez nos
trae, si tuviéramos bastante conocimiento de sus causas y de todos los remedios, de que la
naturaleza nos ha provisto. Y como yo había concebido el designio de emplear mi vida entera en la
investigación de tan necesaria ciencia, y como había encontrado un camino que me parecía que,
siguiéndolo, se debe infaliblemente dar con ella, a no ser que lo impida la brevedad de la vida o la
falta de experiencias, juzgaba que no hay mejor remedio contra esos dos obstáculos, sino comunicar
fielmente al público lo poco que hubiera encontrado e invitar a los buenos ingenios a que traten de
seguir adelante, contribuyendo cada cual, según su inclinación y sus fuerzas, a las experiencias que
habría que hacer, y comunicando asimismo al público todo cuanto averiguaran, con el fin de que,
empezando los últimos por donde hayan terminado sus predecesores, y juntando así las vidas y los
trabajos de varios, llegásemos todos juntos mucho más allá de donde puede llegar uno en particular.

 Y aun observé, en lo referente a las experiencias, que son tanto más necesarias cuanto
más se ha adelantado en el conocimiento, pues al principio es preferible usar de las que se presentan
por sí mismas a nuestros sentidos y que no podemos ignorar por poca reflexión que hagamos, que
buscar otras más raras y estudiadas; y la razón de esto es que esas más raras nos engañan muchas
veces, si no sabemos ya las causas de las otras más comunes y que las circunstancias de que
dependen son casi siempre tan particulares y tan pequeñas, que es muy difícil notarlas. Pero el
orden que he llevado en esto ha sido el siguiente: primero he procurado hallar, en general, los
principios o primeras causas de todo lo que en el mundo es o puede ser, sin considerar para este
efecto nada más que Dios solo, que lo ha creado, ni sacarlas de otro origen, sino de ciertas semillas
de verdades, que están naturalmente en nuestras almas; después he examinado cuáles sean los
primeros y más ordinarios efectos que de esas causas pueden derivarse, y me parece que por tales
medios he encontrado unos cielos, unos astros, una tierra, y hasta en la tierra, agua, aire, fuego,
minerales y otras cosas que, siendo las más comunes de todas y las más simples, son también las
más fáciles de conocer. Luego, cuando quise descender a las más particulares, presentáronseme
tantas y tan varias, que no he creído que fuese posible al espíritu humano distinguir las formas o
especies de cuerpos, que están en la tierra, de muchísimas otras que pudieran estar en ella, si la
voluntad de Dios hubiere sido ponerlas, y, por consiguiente, que no es posible tampoco referirlas a
nuestro servicio, a no ser que salgamos al encuentro de las causas por los efectos y hagamos uso de
varias experiencias particulares. En consecuencia, hube de repasar en mi espíritu todos los objetos
que se habían presentado ya a mis sentidos, y no vacilo en afirmar que nada vi en ellos que no
pueda explicarse, con bastante comodidad, por medio de los principios hallados por mí. Pero debo
asimismo confesar que es tan amplia y tan vasta la potencia de la naturaleza y son tan simples y tan
generales esos principios, que no observo casi ningún efecto particular, sin en seguida conocer que
puede derivarse de ellos en varias diferentes maneras, y mi mayor dificultad es, por lo común,
encontrar por cuál de esas maneras depende de aquellos principios; y no sé otro remedio a esa
dificultad que el buscar algunas experiencias, que sean tales que no se produzca del mismo modo el
efecto, si la explicación que hay que dar es esta o si es aquella otra. Además, a tal punto he llegado
ya, que veo bastante bien, a mi parecer, el rodeo que hay que tomar, para hacer la mayor parte de las
experiencias que pueden servir para esos efectos; pero también veo que son tantas y tales, que ni
mis manos ni mis rentas, aunque tuviese mil veces más de lo que tengo, bastarían a todas; de suerte
que, según tenga en adelante comodidad para hacer más o menos, así también adelantaré más o
menos en el conocimiento de la naturaleza; todo lo cual pensaba dar a conocer, en el tratado que
había escrito, mostrando tan claramente la utilidad que el público puede obtener, que obligase a
cuantos desean en general el bien de los hombres, es decir, a cuantos son virtuosos efectivamente y


no por apariencia falsa y mera opinión, a comunicarme las experiencias que ellos hubieran hecho y
a ayudarme en la investigación de las que aun me quedan por hacer.

Pero de entonces acá, hánseme ocurrido otras razones que me han hecho cambiar de
opinión y pensar que debía en verdad seguir escribiendo cuantas cosas juzgara de alguna
importancia, conforme fuera descubriendo su verdad, poniendo en ello el mismo cuidado que si las
tuviera que imprimir, no sólo porque así disponía de mayor espacio para examinarlas bien, pues sin
duda, mira uno con más atención lo que piensa que otros han de examinar, que lo que hace para sí
solo (y muchas cosas que me han parecido verdaderas cuando he comenzado a concebirlas, he
conocido luego que son falsas, cuando he ido a estamparlas en el papel), sino también para no
perder ocasión de servir al público, si soy en efecto capaz de ello, y porque, si mis escritos valen
algo, puedan usarlos como crean más conveniente los que los posean después de mi muerte; pero
pensé que no debía en manera alguna consentir que fueran publicados, mientras yo viviera, para que
ni las oposiciones y controversias que acaso suscitaran, ni aun la reputación, fuere cual fuere, que
me pudieran proporcionar, me dieran ocasión de perder el tiempo que me propongo emplear en
instruirme. Pues si bien es cierto que todo hombre está obligado a procurar el bien de los demás, en
cuanto puede, y que propiamente no vale nada quien a nadie sirve, sin embargo, también es cierto
que nuestros cuidados han de sobrepasar el tiempo presente y que es bueno prescindir de ciertas
cosas, que quizá fueran de algún provecho para los que ahora viven, cuando es para hacer otras que
han de ser más útiles aun a nuestros nietos. Y, en efecto, es bueno que se sepa que lo poco que hasta
aquí he aprendido no es casi nada, en comparación de lo que ignoro y no desconfío de poder
aprender; que a los que van descubriendo poco a poco la verdad, en las ciencias, les acontece casi lo
mismo que a los que empiezan a enriquecerse, que les cuesta menos trabajo, siendo ya algo ricos,
hacer grandes adquisiciones, que antes, cuando eran pobres, recoger pequeñas ganancias. También
pueden compararse con los jefes de ejército, que crecen en fuerzas conforme ganan batallas, y
necesitan más atención y esfuerzo para mantenerse después de una derrota, que para tomar ciudades
y conquistar provincias después de una victoria; que verdaderamente es como dar batallas el tratar
de vencer todas las dificultades y errores que nos impiden llegar al conocimiento de la verdad y es
como perder una el admitir opiniones falsas acerca de alguna materia un tanto general e importante;
y hace falta después mucha más destreza para volver a ponerse en el mismo estado en que se estaba,
que para hacer grandes progresos, cuando se poseen ya principios bien asegurados. En lo que a mí
respecta, si he logrado hallar algunas verdades en las ciencias (y confío que lo que va en este
volumen demostrará que algunas he encontrado), puedo decir que no son sino consecuencias y
dependencias de cinco o seis principales dificultades que he resuelto y que considero como otras
tantas batallas, en donde he tenido la fortuna de mi lado; y hasta me atreveré a decir que pienso que
no necesito ganar sino otras dos o tres como esas, para llegar al término de mis propósitos, y que no
es tanta mi edad que no pueda, según el curso ordinario de la naturaleza, disponer aún del tiempo
necesario para ese efecto. Pero por eso mismo, tanto más obligado me creo a ahorrar el tiempo que
me queda, cuantas mayores esperanzas tengo de poderlo emplear bien; y sobrevendrían, sin duda,
muchas ocasiones de perderlo si publicase los fundamentos de mi física; pues aun cuando son tan
evidentes todos, que basta entenderlos para creerlos, y no hay uno solo del que no pueda dar
demostraciones, sin embargo, como es imposible que concuerden con todas las varias opiniones de
los demás hombres, preveo que suscitarían oposiciones, que me distraerían no poco de mi labor.

 Puede objetarse a esto diciendo que esas oposiciones serían útiles, no sólo porque me
darían a conocer mis propias faltas, sino también porque, de haber en mí algo bueno, los demás
hombres adquirirían por ese medio una mejor inteligencia de mis opiniones; y como muchos ven
más que uno solo, si comenzaren desde luego a hacer uso de mis principios, me ayudarían también
con sus invenciones. Pero aun cuando me conozco como muy expuesto a errar, hasta el punto de no
fiarme casi nunca de los primeros pensamientos que se me ocurren, sin embargo, la experiencia que
tengo de las objeciones que pueden hacerme, me quita la esperanza de obtener de ellas algún
provecho; pues ya muchas veces he podido examinar los juicios ajenos, tanto los pronunciados por
quienes he considerado como amigos míos, como los emitidos por otros, a quienes yo pensaba ser


indiferente, y hasta los de algunos, cuya malignidad y envidia sabía yo que habían de procurar
descubrir lo que el afecto de mis amigos no hubiera conseguido ver; pero rara vez ha sucedido que
me hayan objetado algo enteramente imprevisto por mí, a no ser alguna cosa muy alejada de mi
asunto; de suerte que casi nunca he encontrado un censor de mis opiniones que no me pareciese o
menos severo o menos equitativo que yo mismo. Y tampoco he notado nunca que las disputas que
suelen practicarse en las escuelas sirvan para descubrir una verdad antes ignorada; pues
esforzándose cada cual por vencer a su adversario, más se ejercita en abonar la verosimilitud que en
pesar las razones de una y otra parte; y los que han sido durante largo tiempo buenos abogados, no
por eso son luego mejores jueces.

En cuanto a la utilidad que sacaran los demás de la comunicación de mis pensamientos,
tampoco podría ser muy grande, ya que aun no los he desenvuelto hasta tal punto, que no sea
preciso añadirles mucho, antes de ponerlos en práctica. Y creo que, sin vanidad, puedo decir que si
alguien hay capaz de desarrollarlos, he de ser yo mejor que otro cualquiera, y no porque no pueda
haber en el mundo otros ingenios mejores que el mío, sin comparación, sino porque el que aprende
de otro una cosa, no es posible que la conciba y la haga suya tan plenamente como el que la inventa.
Y tan cierto es ello en esta materia, que habiendo yo explicado muchas veces algunas opiniones
mías a personas de muy buen ingenio, parecían entenderlas muy distintamente, mientras yo hablaba,
y, sin embargo, cuando luego las han repetido, he notado que casi siempre las han alterado de tal
suerte que ya no podía yo reconocerlas por mías (42). Aprovecho esta ocasión para rogar a nuestros
descendientes que no crean nunca que proceden de mí las cosas que les digan otros, si no es que yo
mismo las haya divulgado; y no me asombro en modo alguno de esas extravagancias que se
atribuyen a los antiguos filósofos, cuyos escritos no poseemos, ni juzgo por ellas que hayan sido sus
pensamientos tan desatinados, puesto que aquellos hombres fueron los mejores ingenios de su
tiempo; sólo pienso que sus opiniones han sido mal referidas. Asimismo vemos que casi nunca ha
ocurrido que uno de los que siguieron las doctrinas de esos grandes ingenios haya superado al
maestro; y tengo por seguro que los que con mayor ahínco siguen hoy a Aristóteles, se estimarían
dichosos de poseer tanto conocimiento de la naturaleza como tuvo él, aunque hubieran de someterse
a la condición de no adquirir nunca más amplio saber. Son como la yedra, que no puede subir más
alto que los árboles en que se enreda y muchas veces desciende, después de haber llegado hasta la
copa; pues me parece que también los que siguen una doctrina ajena descienden, es decir, se tornan
en cierto modo menos sabios que si se abstuvieran de estudiar; los tales, no contentos con saber
todo lo que su autor explica inteligiblemente, quieren además encontrar en él la solución de varias
dificultades, de las cuales no habla y en las cuales acaso no pensó nunca. Sin embargo, es
comodísima esa manera de filosofar, para quienes poseen ingenios muy medianos, pues la
oscuridad de las distinciones y principios de que usan, les permite hablar de todo con tanta audacia
como si lo supieran, y mantener todo cuanto dicen contra los más hábiles y los más sutiles, sin que
haya medio de convencerles; en lo cual parécenme semejar a un ciego que, para pelear sin
desventaja contra uno que ve, le hubiera llevado a alguna profunda y oscurísima cueva; y puedo
decir que esos tales tienen interés en que yo no publique los principios de mi filosofía, pues siendo,
como son, muy sencillos y evidentes, publicarlos sería como abrir ventanas y dar luz a esa cueva
adonde han ido a pelear. Mas tampoco los ingenios mejores han de tener ocasión de desear
conocerlos, pues si lo que quieren es saber hablar de todo y cobrar fama de doctos, lo conseguirán
más fácilmente contentándose con lo verosímil, que sin gran trabajo puede hallarse en todos los
asuntos, que buscando la verdad, que no se descubre sino poco a poco en algunas materias y que,
cuando es llegada la ocasión de hablar de otros temas, nos obliga a confesar francamente que los
ignoramos. Pero si estiman que una verdad pequeña es preferible a la vanidad de parecer saberlo
todo, como, sin duda, es efectivamente preferible, y si lo que quieren es proseguir un intento
semejante al mío, no necesitan para ello que yo les diga más de lo que en este discurso llevo dicho;
pues si son capaces de continuar mi obra, tanto más lo serán de encontrar por sí mismos todo cuanto
pienso yo que he encontrado, sin contar con que, habiendo yo seguido siempre mis investigaciones
ordenadamente, es seguro que lo que me queda por descubrir es de suyo más difícil y oculto que lo
que he podido anteriormente encontrar y, por tanto, mucho menos gusto hallarían en saberlo por mí,


que en indagarlo solos; y además, la costumbre que adquirirán buscando primero cosas fáciles y
pasando poco a poco a otras más difíciles, les servirá mucho mejor que todas mis instrucciones. Yo
mismo estoy persuadido de que si, en mi mocedad, me hubiesen enseñado todas las verdades cuyas
demostraciones he buscado luego y no me hubiese costado trabajo alguno el aprenderlas, quizá no
supiera hoy ninguna otra cosa, o por lo menos nunca hubiera adquirido la costumbre y facilidad que
creo tener de encontrar otras nuevas, conforme me aplico a buscarlas. Y, en suma, si hay en el
mundo una labor que no pueda nadie rematar tan bien como el que la empezó, es ciertamente la que
me ocupa.

Verdad es que en lo que se refiere a las experiencias que pueden servir para ese trabajo,
no basta un hombre solo a hacerlas todas; pero tampoco ese hombre podrá emplear con utilidad
ajenas manos, como no sean las de artesanos u otras gentes, a quienes pueda pagar, pues la
esperanza de una buena paga, que es eficacísimo medio, hará que esos operarios cumplan
exactamente sus prescripciones. Los que voluntariamente, por curiosidad o deseo de aprender, se
ofrecieran a ayudarle, además de que suelen, por lo común, ser más prontos en prometer que en
cumplir y no hacen sino bellas proposiciones, nunca realizadas, querrían infaliblemente recibir, en
cambio, algunas explicaciones de ciertas dificultades, o por lo menos obtener halagos y
conversaciones inútiles, las cuales, por corto que fuera el tiempo empleado en ellas, representarían,
al fin y al cabo, una positiva pérdida. Y en cuanto a las experiencias que hayan hecho ya los demás,
aun cuando se las quisieren comunicar - cosa que no harán nunca quienes les dan el nombre de
secretos -, son las más de entre ellas compuestas de tantas circunstancias o ingredientes superfluos,
que le costaría no pequeño trabajo descifrar lo que haya en ellas de verdadero; y, además, las
hallaría casi todas tan mal explicadas e incluso tan falsas, debido a que sus autores han procurado
que parezcan conformes con sus principios, que, de haber algunas que pudieran servir, no valdrían
desde luego el tiempo que tendría que gastar en seleccionarlas. De suerte que si en el mundo
hubiese un hombre de quien se supiera con seguridad que es capaz de encontrar las mayores cosas y
las más útiles para el público y, por este motivo, los demás hombres se esforzasen por todas las
maneras en ayudarle a realizar sus designios, no veo que pudiesen hacer por él nada más sino
contribuir a sufragar los gastos de las experiencias, que fueren precisas, y, por lo demás, impedir
que vinieran importunos a estorbar sus ocios laboriosos. Mas sin contar con que no soy yo tan
presumido que vaya a prometer cosas extraordinarias, ni tan repleto de vanidosos pensamientos que
vaya a figurarme que el público ha de interesarse mucho por mis propósitos, no tengo tampoco tan
rebajada el alma, como para aceptar de nadie un favor que pudiera creerse que no he merecido.

 Todas estas consideraciones juntas fueron causa de que no quise, hace tres años, divulgar
el tratado que tenía entre manos, y aun resolví no publicar durante mi vida ningún otro de índole tan
general, que por él pudieran entenderse los fundamentos de mi física. Pero de entonces acá han
venido otras dos razones a obligarme a poner en este libro algunos ensayos particulares y a dar
alguna cuenta al público de mis acciones y de mis designios; y es la primera que, de no hacerlo,
algunos que han sabido que tuve la intención de imprimir ciertos escritos, podrían acaso figurarse
que los motivos, por los cuales me he abstenido, son de índole que menoscaba mi persona; pues,
aun cuando no siento un excesivo amor por la gloria y hasta me atrevo a decir que la odio, en
cuanto que la juzgo contraria a la quietud, que es lo que más aprecio, sin embargo, tampoco he
hecho nunca nada por ocultar mis actos, como si fueran crímenes, ni he tomado muchas
precauciones para permanecer desconocido, no sólo porque creyera de ese modo dañarme a mí
mismo, sino también porque ello habría provocado en mí cierta especie de inquietud, que hubiera
venido a perturbar la perfecta tranquilidad de espíritu que busco; y así, habiendo siempre
permanecido indiferente entre el cuidado de ser conocido y el de no serlo, no he podido impedir
cierta especie de reputación que he adquirido, por lo cual he pensado que debía hacer por mi parte
lo que pudiera, para evitar al menos que esa fama sea mala. La segunda razón, que me ha obligado a
escribir esto, es que veo cada día cómo se retrasa más y más el propósito que he concebido de
instruirme, a causa de una infinidad de experiencias que me son precisas y que no puedo hacer sin
ayuda ajena, y aunque no me precio de valer tanto como para esperar que el público tome mucha


parte en mis intereses, sin embargo, tampoco quiero faltar a lo que me debo a mí mismo, dando
ocasión a que los que me sobrevivan puedan algún día hacerme el cargo de que hubiera podido
dejar acabadas muchas mejores cosas, si no hubiese prescindido demasiado de darles a entender
cómo y en qué podían ellos contribuir. a mis designios.

Y he pensado que era fácil elegir algunas materias que, sin provocar grandes
controversias, ni obligarme a declarar mis principios más detenidamente de lo que deseo, no dejaran
de mostrar con bastante claridad lo que soy o no soy capaz de hacer en las ciencias. En lo cual no
puedo decir si he tenido buen éxito, pues no quiero salir al encuentro de los juicios de nadie,
hablando yo mismo de mis escritos; pero me agradaría mucho que fuesen examinados y, para dar
más amplia ocasión de hacerlo, ruego a quienes tengan objeciones que formular, que se tomen la
molestia de enviarlas a mi librero, quien me las transmitirá, y procuraré dar respuesta que pueda
publicarse con las objeciones (43); de este modo, los lectores, viendo juntas unas y otras, juzgarán
más cómodamente acerca de la verdad, pues prometo que mis respuestas no serán largas y me
limitaré a confesar mis faltas francamente, si las conozco y, si no puedo apercibirlas, diré
sencillamente lo que crea necesario para la defensa de mis escritos, sin añadir la explicación de
ningún asunto nuevo, a fin de no involucrar indefinidamente uno en otro.

 Si alguna de las cosas de que hablo al principio de la Dióptrica y de los Meteoros
producen extrañeza, porque las llamo suposiciones y no parezco dispuesto a probarlas, téngase la
paciencia de leerlo todo atentamente, y confío en que se hallará satisfacción; pues me parece que las
razones se enlazan unas con otras de tal suerte que, como las últimas están demostradas por las
primeras, que son sus causas, estas primeras a su vez lo están por las últimas, que son sus efectos. Y
no se imagine que en esto cometo la falta que los lógicos llaman círculo, pues como la experiencia
muestra que son muy ciertos la mayor parte de esos efectos, las causas de donde los deduzco sirven
más que para probarlos, para explicarlos, y, en cambio, esas causas quedan probadas por estos
efectos. Y si las he llamado suposiciones, es para que se sepa que pienso poder deducirlas de las
primeras verdades que he explicado en este discurso; pero he querido expresamente no hacerlo, para
impedir que ciertos ingenios, que con solo oír dos o tres palabras se imaginan que saben en un día lo
que otro ha estado veinte años pensando, y que son tanto más propensos a errar e incapaces de
averiguar la verdad, cuanto más penetrantes y ágiles, no aprovechen la ocasión para edificar alguna
extravagante filosofía sobre los que creyeren ser mis principios, y luego se me atribuya a mí la
culpa; que por lo que toca a las opiniones enteramente mías, no las excuso por nuevas, pues si se
consideran bien las razones que las abonan, estoy seguro de que parecerán tan sencillas y tan
conformes con el sentido común, que serán tenidas por menos extraordinarias y extrañas que
cualesquiera otras que puedan sustentarse acerca de los mismos asuntos; y no me precio tampoco de
ser el primer inventor de ninguna de ellas, sino solamente de no haberlas admitido, ni porque las
dijeran otros, ni porque no las dijeran, sino sólo porque la razón me convenció de su verdad.

Si los artesanos no pueden en buen tiempo ejecutar el invento que explico en la
Dióptrica, no creo que pueda decirse por eso que es malo; pues, como se requiere mucha destreza y
costumbre para hacer y encajar las máquinas que he descrito, sin que les falte ninguna
circunstancia, tan extraño sería que diesen con ello a la primera vez, como si alguien consiguiese
aprender en un día a tocar el laúd, de modo excelente, con solo haber estudiado un buen papel
pautado. Y si escribo en francés (44), que es la lengua de mi país, en lugar de hacerlo en latín, que
es el idioma empleado por mis preceptores, es porque espero que los que hagan uso de su pura
razón natural, juzgarán mejor mis opiniones que los que sólo creen en los libros antiguos; y en
cuanto a los que unen el buen sentido con el estudio, únicos que deseo sean mis jueces, no serán
seguramente tan parciales en favor del latín, que se nieguen a oír mis razones, por ir explicadas en
lengua vulgar.

Por lo demás, no quiero hablar aquí particularmente de los progresos que espero realizar
más adelante en las ciencias ni comprometerme con el público, prometiéndole cosas que no esté


seguro de cumplir; pero diré tan sólo que he resuelto emplear el tiempo que me queda de vida en
procurar adquirir algún conocimiento de la naturaleza, que sea tal, que se puedan derivar para la
medicina reglas más seguras que las hasta hoy usadas, y que mi inclinación me aparta con tanta
fuerza de cualesquiera otros designios, sobre todo de los que no pueden servir a unos, sin dañar a
otros, que si algunas circunstancias me constriñesen a entrar en ellos, creo que no sería capaz de
llevarlos a buen término. Esta declaración que aquí hago bien sé que no ha de servir para hacerme
importante en el mundo; mas no tengo ninguna gana de serlo y siempre me consideraré más
obligado con los que me hagan la merced de ayudarme a gozar de mis ocios, sin tropiezo, que con
los que me ofrezcan los cargos más honorables de la tierra.

Notas

1. La única traducción española que conozco del Discurso del Método, no da una idea ni
siquiera remota del original. Tantos y tales son sus errores, omisiones y contrasentidos, que apenas
si un perito puede reconocer en ella algo del espíritu de Descartes.
2. Galilei, Opere, ed. Albieri. Firenze, 1842-56, VII, 355.
3. Sobre esto puede leerse: Un collège de Jésuites au XVIIe et au XVIII e siècle. Le Collège
Henri IV de la Flèche, por el Padre de Rochemonteix. Le Mans, 1889; tomo IV.
4. Hamelin, op. cit., págs.87-88.
5. Este Discurso se imprimió en Leyda, por vez primera, en el año 1637. Iba seguido de tres
ensayos científicos: la Dióptrica, los Meteoros y la Geometría.
6. Véase parte sexta de este Discurso.
7. En una carta ha explicado Descartes, que si a este trabajo le ha puesto el título de
Discurso y no de Tratado del método, es porque no se propone enseñar el método, sino sólo hablar
de él; pues más que en teoría consiste éste en una práctica asidua. Creía, en efecto, que la labor
científica no requiere extraordinarias capacidades geniales; exige sólo un riguroso y paciente
ejercicio del intelecto común, ateniéndose a las reglas del método. Dice en una ocasión: «Mis
descubrimientos no tienen más mérito que el hallazgo, que hiciere un aldeano, de un tesoro que ha
estado buscando mucho tiempo sin poderlo encontrar.» Sobre este punto pensaba como Descartes
nuestro filósofo español Sanz del Río.
8. En el colegio de la Flèche, dirigido por los jesuitas.
9. Trátase de la filosofía escolástica, que Descartes se propone arruinar y sustituir.
10. Idea capital de la física moderna, fundada en las matemáticas.
11. Alude a los estoicos. La desesperación se refiere probablemente a Catón de Utica, y el
parricidio a Bruto, matador de César.
12. Descartes salió del colegio en 1612; pasó cuatro anos en París; viajó por Holanda y
Alemania; entró en 1619 al servicio del duque de Baviera. En1629 se retiró a Holanda y comenzó
sus grandes obras.
13. La guerra de los treinta años.

14. Fernando II, coronado emperador en Francfort, en 1619.
15. El descubrimiento del método puede fecharse con certeza en 10 de noviembre de 1619.
Al menos, un manuscrito de Descartes lleva de su puño y letra el siguiente encabezamiento: X
Novembris 1619, cum plenus forem Enthousiasmo et mirabilis scientiæ fundamenta reperirem...
16. Este intelectualismo, esta fe en la razón, a priori, es característica de la política y
sociología de los siglos XVII y XVIII.
17. Adviértase: 1º, que Descartes se da cuenta, en todo lo que antecede, de que el
racionalismo y el libre pensamiento no tienen límites en su aplicación. 2º, por eso mismo procura,
con mejor o peor fortuna, poner límites al espíritu de libre examen, y jura que no quiere hacer en el
orden político y social la misma subversión que en el especulativo.
18. Raimundo Lulio había escrito una Ars magna donde exponía una suerte de mecanismo
intelectual, una especie de álgebra del pensamiento.
19. Método que consiste en referir una proposición dada a otra más simple, ya conocida por
verdadera, de suerte que luego, partiendo de ésta, puede aquélla deducirse. Es el procedimiento
empleado para resolver problemas de geometría, suponiendo la solución y mostrando que las
consecuencias que de esta suposición se derivan son teoremas conocidos. Pasa Platón por ser el
inventor del análisis geométrico.
20. Descartes intentó establecer los principios de una matemática universal.
21. La geometría analítica, invento cartesiano.
22. Nunca ha tratado Descartes, por modo definitivo, las cuestiones de moral. En sus Cartas
a la princesa Elizabeth, hay algunas indicaciones que concuerdan bastante con lo que va a leerse. El
fondo de la ética de Descartes es principalmente estoico.
23. Zenón recomendaba la constancia como condición de la virtud.
24. La moral estoica enseñaba principalmente a hacer uso de los pensamientos, de las
representaciones, [chrêsis phantasiôn].
25. Los estoicos se decían superiores a los dioses. Estos, en efecto, son sabios y venturosos
por naturaleza; el filósofo, merced a duro esfuerzo creador.
26. Otra máxima intelectualista, sostenida asimismo por Sócrates.
27. Véase cuán equivocados están los que motejan de escéptico a Descartes. Sobre este
punto véase el prólogo del traductor.
28. Refiérese a los ensayos científicos: Dióptrica, Meteoros y Geometría, que se publicaron
en el mismo tomo que este discurso.
29. En Holanda.
30. La metafísica de Descartes está expuesta en las Meditaciones metafísicas.
31. Nihil est in intellectu, quod non prius fuerit in sensu.

32. Alusión a la condena de Galileo.
33. La materia es extensión únicamente.
34. Entidades que se añaden a la materia para determinarla cualitativamente.
35. Teoría de la creación continua.
36. Todos los fenómenos vitales que no sean de pensamiento, pueden explicarse
mecánicamente, según Descartes. Véase más adelante su teoría de los animales máquinas.
37. Harvey había descubierto la circulación de la sangre en 1629.
38. La segunda ley del movimiento, descubierta por Descartes, es que cada parte de la
materia tiende a proseguir su movimiento en línea recta, por la tangente a la curva que recorría el
móvil. Así pues, para explicar un movimiento en línea curva, y, en general, para explicar toda
desviación de la línea recta, han de intervenir otras causas que alteren la primera impulsión.
39. Fábrica vale tanto como organización mecánica.
40. Nótese cómo Descartes explica mecánicamente todas las operaciones inferiores del
alma, cuya esencia reduce sólo a pensar.
41. Galileo y su teoría del movimiento de la tierra. Descartes compartía la opinión de
Galileo. «Si el movimiento de la tierra no es verdad - escribe al Padre Mersenne -, todos los
fundamentos de mi filosofía son falsos también.»
42. Descartes ha tenido que desautorizar algunas interpretaciones de sus doctrinas,
expuestas por discípulos suyos.
43. Dirigiéronse no pocas objeciones a Descartes, principalmente por Catérus, Hobbes,
Arnauld, Gassendi, etc. Poseemos las respuestas de Descartes.
44. El Discurso del Método es el primer libro de filosofía escrito en francés.

 


http://www.medicinayarte.com/img/schizoanalysis-devices.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/deleuze_anualv4.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/metodologia_provisoria.jpg  http://medicinayarte.com/img/index_portadaforo.jpg  http://medicinayarte.com/img/foro_poesia.jpg  http://medicinayarte.com/img/foro_poesia2.jpg http://medicinayarte.com/img/salud_poemas.jpg
http://medicinayarte.com/img/dispositivo_jornadas.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/mya_libro_digital.jpg
http://www.medicinayarte.com/img/micropolitica_libros.jpg   http://medicinayarte.com/img/ada.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/video_documental.jpg

 

edición electrónica  medicina y arte diseño producción 
centro de Estudios e Investigación de Esquizoanalisis  Medicina y Arte 
campus  http://www.medicinayarte.com/ 
 esquizoanalisis@hotmail.com tel (54) 0341- 4111858  
sede 9 de julio 1619 (2000) Rosario. Buenos Aires. Argentina 
 
 
/img/filo.jpg

 

 

Universidad de Ciencias

Médicas de Las Tunas.Cuba

http://www.medicinayarte.com/img/deleuze_lisboa_2013.jpg

Lisboa Deleuze Studies Conference
Facultad de Ciencias de Lisboa 


 

 
/img/logo_borges2.jpg
Centro Cultural Borges
Buenos Aires. Argentina


 
 
/img/fundacion_patagonia_saludintegral.jpg
Fundación Patagonia
Salud Integral. Neuquén Argentina

/img/psicosalud2011.jpg

Sociedad de Psicología
de La Salud La Habana. Cuba
 
 
http://medicinayarte.com/img/colombia_argentina.jpgMinisterio de Cultura
República de Colombia


 
 
 
 
 
 
 

 


Stella Maris Angel Villegas, Directora del Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte
Inicio | Quienes Somos | Seminarios | Salud | Consultoría | Areas de Acción | Libros Digitales | Actualidad | Contacto 
Diseño Web: Fernando Dolci Diseño Creativo: Stella Maris Angel Villegas Geo Visitors Map ecoestadistica.com
Stella Maris Angel Villegas, Deleuze, Medicina, Arte, Transdiciplinario, salud, filosofía, terapia online, laboratorio, esquizoanálisis, guattarí, deseo, rizoma, agenciamiento, libros, Spinoza, Bacon, máquina, fábrica, intercesores, diálogos, sentidos. Clínica, Nietzsche, clases, seminarios, cursos, laboratorio, devenir, pensamiento, Kafka, asesoría artística, clínica de obra,cartografia, deleuze rosario, deleuze buenos aires, deleuze esquizoanálisis, deleuze laboratorio, deleuze fábrica, deleuze asesoría, deleuze seminario, Richard Pinhas, Fernando Kabusacki , Duras, Bacon, Lispetctor, Kafka, Beckett, Stochausen, Brian Eno, Mecían, Borges, autoanalisis, rizoma, micropolitica, piedras, cristales, metales, retratos, línea, cuerpo, pensamiento, zonas, rizoma, cuerpo sin órganos, centros de respiración, salud anticipadada, salud molecular, cartografía clínica, auto recuperación, atravesar muros, Kandinsky, la repetición en la salud, ritornelos de medicina y arte, aislamiento molecular, poetizar la salud, cerebro cristal , inventar, Robert Fripp, Heldon