Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte  
Stella Maris Angel Villegas  
Tel (54) 0341- 4111858 - (2000) Rosario- Argentina  
Acceso  |  Registro 
Inicio | Quienes Somos | Seminarios | Salud | Consultoría | Areas de Acción | Libros Digitales | Actualidad | Contacto 
http://medicinayarte.com/img/logo.mya.png
 Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte. Esquizoanalisis. Rosario. Argentina (1989)
FORMACION, PRODUCCION Y PRACTICAS CLINICAS ESQUIZOANALITICAS
Clínica. Covisión. Clínica de obra &  Seminario/ laboratorio/ performance de escritura y lectura
Una cuestión de identidad de producción:  poetizar, habitar y anticipar la salud performáticamente 
    http://www.medicinayarte.com/img/dispositivos_de_esquizoanalisis.jpg http://medicinayarte.com/img/curso_esquizoanalisis_online.jpg http://www.medicinayarte.com/img/dispositivos_de_esquizoanalisis.jpg http://www.medicinayarte.com/img/centro%20de%20estudios%20e%20investigacion_myav3.jpg http://medicinayarte.com/img/Taller-de-Medicina-y-Arte_infancias_logo.png



 

 

Al cine con Foucault


Se publican en castellano los textos que Michel Foucault escribió entre 1974 y 1982, en los que dejó plasmado su modo microfísico de pensar el cine.

  Por Luis Diego Fernández

Michel Foucault no pensó el cine, quizá nunca le interesó; es más, hasta le incomodó reflexionar sobre su materia. Es extraño que uno de los mayores filósofos del siglo XX no haya pensado sobre un arte de su siglo. Pocos filósofos más hijos de su tiempo y que más esfuerzos hicieron por alejarse de las categorías del siglo XIX que Foucault. ¿Por qué el desencuentro? Gilles Deleuze dedicó dos tomos descomunales a reflexionar sobre la imagen cinematográfica, Slavoj Zizek hizo del cine su juguete de reflexión pop para llegar a exponer su pulsión lacaniana y su hegelo-marxismo desmadrado contemporáneo, Jacques Rancière vio en el espectador emancipado un elemento clave de la realidad a ser pensado. ¿Por qué no Foucault?

Es motivo de interrogación en varios analistas de la obra foucaulteana esa ausencia: el filósofo francés escribió sobre pintura y literatura profusamente. No sobre cine. Pero no hay que ser tajante: los espacios vacíos y las redes de intersticios son clave en Foucault, que es el topo filosófico; se escabulle y deja todo a la vista desde la sombra y la oscuridad. Su obra no es más que el intento logrado de mostrarnos las costuras, las luchas específicas y los conflictos de origen que nos permiten dar cuenta de que la verdad es sólo un efecto del poder. Si la verdad no existe y sólo vemos sus resonancias, sus construcciones deliberadas, entonces, el cine es un receptáculo magnífico para situar allí lo que Foucault no dudó en intentar rehuir y, sin embargo, acabó cayendo en la sala de cine.

Foucault sí pensó el cine, a su modo: microfísico, en diagonal, sin suturas, conclusiones ni grandilocuencias. En el libro de los profesores Dork Zabunyan y Patrice Maniglier, titulado de modo lacónico Foucault va al cine (Nueva Visión), tenemos ese intento de evidenciar el proyecto: dos ensayos de los citados autores y luego una recopilación inédita y por vez primera traducida de sus Dits et Ecrits, donde aparece la idea foucaulteana sobre el cine. ¿Qué escribió Foucault? Sólo fueron diez textos breves, o brevísimos, entre 1974 y 1982. Dos de ellos fueron escritos de su puño y letra, ambos publicados en Le Monde: un artículo del 16 de octubre de 1975 titulado “Hacerse los locos”, y otro llamado “Las mañanas grises de la tolerancia” (23 de marzo, 1977). Pero lo que allí dice no es muy relevante, algo de Pasolini y poco más. El resto de los textos son entrevistas, y aquí está lo sustancial, a saber: una fundamental realizada por Cahiers du cinéma (con Pascal Bonitzer, Serge Daney y Serge Toubiana), otra con Helene Cixous, una con Gerard Dupont, otra con René Féret, con P. Kané, con G. Gauthier, con B. Sobel, y, al final, un pequeño diálogo (solicitado por el propio filósofo) con el director alemán Werner Schroeter (de 1982).

Los textos aparentemente menores e intrascendentes suelen ser los centrales para desgranar o aclarar ideas nodales de la filosofía foucaulteana, máxime si son entrevistas o intervenciones periodísticas, un territorio donde el filósofo siempre se sintió a gusto, interpelando al presente (algo que ocurre con otras cuestiones clave: el poder o la sexualidad, por caso). Ahora bien, el cine, para Foucault, en principio es un modo de pensar la historia “molecular”, quizá el medio ideal. La idea de la historia de Foucault, completamente antimarxista y antihegeliana, va de suyo con el cine como medio de presentación. Foucault no cree en la libertad como una idea de completa autodeterminación de los humanos, ni en la eficacia de las grandes estructuras institucionales (el Estado). Vale decir, la fibra libertaria de Foucault tiene en el cine a ese instrumento o dispositivo mentado.

¿Qué es el cine para Foucault? Dos cosas: por un lado, es un modo de desorganizar los cuerpos (algo que también aparece en sus obras capitales: Vigilar y castigar o Historia de la sexualidad) y, por otra parte, es el espacio para visualizar esos microprocedimientos que se ven en las historias pequeñas y anónimas. El cine marca ese cambio en nosotros y el mundo. Esa historia no heroica ni épica, esa microrresistencia molecular, corporal, individual y comunitaria, en gran medida hija de los movimientos libertarios (Mayo del ’68, las insurrecciones contraculturales de California), tiene un sitio preferencial para Foucault en el séptimo arte.

¿Qué directores de cine le interesan a Foucault? El filósofo habla de los siguientes: Schroeter, Pasolini, Syberberg, Liliana Cavani, Antonioni, Duras, Jodorowsky, Allio, Malle, Billy Wilder y su Some like it hot (traducida como Una Eva y dos Adanes, con Marilyn Monroe y Tony Curtis), algo de Alain Resnais, e incluso menciona a las snuff movies. A pesar de las pocas citas, es posible leer un corpus fílmico claro: para Foucault existe una “ascesis fílmica” en esos directores y esas películas que piensa, una exploración de lo corporal desde la cámara y la fragmentación de la representación del cuerpo humano. Un cuerpo no jerárquico ni disciplinario, tal como marca en Sade, sargento del sexo (1976), una de las mejores entrevistas.

André Bazin, el gran crítico y teórico cinematográfico francés, veía en el cine una ontología de la imagen que respetaba la continuidad con la realidad, de allí su interés en el neorrealismo italiano. Gilles Deleuze, por su parte, pretendió articular una lógica conceptual inédita a partir de la idea de tiempo de Henri Bergson, que dio en llamar imagen-movimiento e imagen-tiempo, es decir, dos regímenes del cine (clásico y moderno, divididos por la posguerra) que plantearon una taxonomía increíble para pensar la representación: imagen-percepción, imagen-pulsión, imagen-afección, imagen-acción, etc. La semiótica de Christian Metz, a su vez, encaró al cine como hecho narrativo o lingüístico específico. ¿Y Foucault? Veía en el cine una forma de ascesis fílmica, visual y sonora: un ejercicio físico y espiritual. Ni herramienta técnica ni abordaje estetizante. Las preguntas foucaulteanas sobre el cine eran como diagnósticos sobre el presente. Por ello es lógico que su pensamiento en este sentido venga de entrevistas o cuasicríticas: interrogar la actualidad.

Quizá lo único que le interesó a Foucault del cine fue que se trataba de un dispositivo que tenía la aptitud para mostrar los cuerpos extirpados de su significado ordinario. El convertir a la figura humana en gestos sin soporte o voces sin cuerpo. Un medio ideal para exhibir lo anómalo de lo corporal. Disolver lo orgánico y exaltar lo menor, lo molecular y lo micro. En uno de los textos recopilados, Foucault habla enfáticamente de Saló (1975), de Pier Paolo Pasolini (basada en los 120 días de Sodoma del Marqués de Sade). Al filósofo parece impactarle, paradójicamente, la ausencia de sadismo, siendo un medio tan sádico: “Creo que no hay nada más alegórico al cine que la obra de Sade. Entre las numerosas razones, primero ésta: la meticulosidad, el ritual, la forma de ceremonia rigurosa que adoptan todas las escenas de Sade excluyen todo lo que podría ser un juego suplementario de la cámara. La menor adición, la menor supresión, el más pequeño adorno son insoportables. No hay una fantasía abierta, sino una reglamentación cuidadosamente programada. No hay lugar para una imagen. Los blancos no deben ser llenados sino por los deseos y los cuerpos”. A Foucault también le interesa mucho el film La muerte de María Malibrán (1972), de Werner Schroeter, del cual señala lo siguiente en el mismo sentido: “Hacer de una cara, de un pómulo, de los labios, de una expresión de los ojos; hacer lo que hace Schroeter con esto no tiene nada que ver con el sadismo. Se trata de una multiplicación, un brote del cuerpo, una exaltación de alguna manera autónoma de sus menores partes. Hay aquí un cuerpo anarquizado donde las jerarquías, las localizaciones y las denominaciones están en vías de deshacerse”. El cuerpo sadiano es orgánico y reglamentado, el cuerpo en Pasolini o Schroeter no lo es. En un momento se pregunta a Foucault sobre las snuff movies (supuestos filmes donde se mata a alguien frente a cámara), que aparentemente vio en New York: “Eso ya no es cine. Forma parte de los circuitos eróticos privados, que están hechos solamente para encender el deseo”. Es útil tomar a Foucault como una máquina aceitada, una gran herramienta para pensar el cine pornográfico en toda su dimensión. Es más, quizá sea la única filosofía que permita esa relación plástica, si de cuerpos y poder se trata. El porno es, en efecto, un gran dispositivo de desorganización de los cuerpos femeninos y masculinos, de los roles, de los mandos, de los intercambios y del poder de unos sobre otros.

La reflexión en torno a la política y el cine es inevitable, no sólo a partir de Sade sino desde el nazismo, allí se sitúa la palabra del film Hitler, una película sobre Alemania (1977) dirigida por Hans Jürgen Syberberg: “El film de Syberberg es un bello monstruo. Digo ‘bello’ porque es lo que más me impactó, y es tal vez lo que usted quiere decir cuando habla del carácter perverso del film. No hablo de la estética del film, de la que no conozco; él logró hacer surgir cierta belleza de esta historia sin ocultar nada de lo que tenía de sórdido, de infame, de cotidianamente abyecto”. A Foucault siempre le interesó la erotización del poder, o el poderío libidinal a toda regla. Esa relación placer/poder encuentra en sus tomos finales de la Historia de la sexualidad (tanto El uso de los placeres como La inquietud de sí, 1984) momentos de gran vuelo reflexivo, que parecen anclar su mirada sobre el cine que le interesaba.

En la entrevista titulada Antirretro (1974) que dio a los Cahiers du cinéma, marca: “Ahora, la literatura barata no es ya suficiente. Hay medios mucho más eficaces, que son la televisión y el cine. Y creo que son una manera de recodificar la memoria popular, que existe pero que no tiene ningún medio para formularse. Entonces no se muestra a la gente lo que fue, sino lo que es necesario que recuerde que fue. La memoria es un gran factor de lucha, si se tiene la memoria de la gente, se tiene su dinamismo. Y también se tiene su experiencia, su saber sobre las luchas anteriores”. Lo atinado de esta reflexión puede pasmar. Por algo todo régimen político tiende a ejercer la propaganda fílmica o televisiva como herramienta esencial, algo visible desde las películas de montaña nacionalsocialistas de Leni Riefenstahl hasta la estética kitsch del realismo socialista soviético.

El pensamiento cinematográfico de Foucault, breve, estigmatizado e incómodo (incluso para él mismo) quizá resulte más propicio que ningún otro en estos tiempos de construcción de relatos y efectos de verdad oficiales, a fin de mostrar las costuras, desbaratar las memorias binarias y maniqueas, abrir puentes y fulminar dogmas. Rodrigo Tarruella, que traficaba un pensamiento deslumbrante en sus críticas de cine, decía, con su prosa de poeta beatnik vernáculo: “Cada filmografía de un director de cine contiene una creencia en algo. Las creencias difieren y chocan, o parecen chocar. Los disparates de interpretación y apropiación desde un código único (fuere psicoanalítico, marxista o cualquier otro) indican un deseo autoritario de ignorar cuál es el motor de creencias de cada artista. Ignorar o silenciar, uno de los términos en beneficio del otro es entrar en mentiras sectarias y decir boludeces (las de ‘derecha’ y las de ‘izquierda’ son simétricas). Los poetas-cinematográficas trabajan sobre la vida: contradicciones, paradojas. Hablar y escribir sobre cine es también trabajar conviviendo con paradojas y contradicciones”. En algún sentido, el acercamiento de Foucault al cine no hace más que marcar esa imposición e imposibilidad, la visibilidad de la contradicción, sin nunca imponer. Ir al cine con Foucault habría sido una experiencia magnífica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


http://www.medicinayarte.com/img/schizoanalysis-devices.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/deleuze_anualv4.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/metodologia_provisoria.jpg  http://medicinayarte.com/img/index_portadaforo.jpg  http://medicinayarte.com/img/foro_poesia.jpg  http://medicinayarte.com/img/foro_poesia2.jpg http://medicinayarte.com/img/salud_poemas.jpg
http://medicinayarte.com/img/dispositivo_jornadas.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/mya_libro_digital.jpg
http://www.medicinayarte.com/img/micropolitica_libros.jpg   http://medicinayarte.com/img/ada.jpg  http://www.medicinayarte.com/img/video_documental.jpg

 

edición electrónica  medicina y arte diseño producción 
centro de Estudios e Investigación de Esquizoanalisis  Medicina y Arte 
campus  http://www.medicinayarte.com/ 
 esquizoanalisis@hotmail.com tel (54) 0341- 4111858  
sede 9 de julio 1619 (2000) Rosario. Buenos Aires. Argentina 
 
 
/img/filo.jpg

 

 

Universidad de Ciencias

Médicas de Las Tunas.Cuba

http://www.medicinayarte.com/img/deleuze_lisboa_2013.jpg

Lisboa Deleuze Studies Conference
Facultad de Ciencias de Lisboa 


 

 
/img/logo_borges2.jpg
Centro Cultural Borges
Buenos Aires. Argentina


 
 
 
/img/fundacion_patagonia_saludintegral.jpg
Fundación
Patagonia
Salud Integral.
Neuquén Argentina

 

/img/psicosalud2011.jpg

 Sociedad de
Psicología
de La Salud
La Habana.Cuba

 http://medicinayarte.com/img/colombia_argentina.jpg

Ministerio de
Cultura
República de
Colombia

 http://medicinayarte.com/img/logo_tiembla_corrientes.png

Tiembla
Corrientes
Producciones

 
 
 

 


Stella Maris Angel Villegas, Directora del Centro de Estudios e Investigación de Medicina y Arte
Inicio | Quienes Somos | Seminarios | Salud | Consultoría | Areas de Acción | Libros Digitales | Actualidad | Contacto 
Diseño Web: Fernando Dolci Diseño Creativo: Stella Maris Angel Villegas Geo Visitors Map ecoestadistica.com
Stella Maris Angel Villegas, Deleuze, Medicina, Arte, Transdiciplinario, salud, filosofía, terapia online, laboratorio, esquizoanálisis, guattarí, deseo, rizoma, agenciamiento, libros, Spinoza, Bacon, máquina, fábrica, intercesores, diálogos, sentidos. Clínica, Nietzsche, clases, seminarios, cursos, laboratorio, devenir, pensamiento, Kafka, asesoría artística, clínica de obra,cartografia, deleuze rosario, deleuze buenos aires, deleuze esquizoanálisis, deleuze laboratorio, deleuze fábrica, deleuze asesoría, deleuze seminario, Richard Pinhas, Fernando Kabusacki , Duras, Bacon, Lispetctor, Kafka, Beckett, Stochausen, Brian Eno, Mecían, Borges, autoanalisis, rizoma, micropolitica, piedras, cristales, metales, retratos, línea, cuerpo, pensamiento, zonas, rizoma, cuerpo sin órganos, centros de respiración, salud anticipadada, salud molecular, cartografía clínica, auto recuperación, atravesar muros, Kandinsky, la repetición en la salud, ritornelos de medicina y arte, aislamiento molecular, poetizar la salud, cerebro cristal , inventar, Robert Fripp, Heldon