El Castillo de Kafka

Vida, obra, artículos, fragmentos, fotos: con todo esto propongo un recorrido por las dependencias del Castillo de uno de los autores fundamentales del interminable siglo que acabamos de dejar atrás (¿lo hemos dejado atrás?). En un mundo cada vez más fragmentado, frio y deshumanizado, la obra de este atormentado y desarraigado judío germano-checo adquiere si cabe más atractivo. Estamos inmersos en una sociedad, en un universo de tintes kafkianos: no soy nada original al decir esto, se ha dicho hasta la saciedad, será por algo. Esta rutilante modernidad que nos rodea es un falso barniz que al descascarillarse nos muestra un corazón más bien oscuro y tenebroso. A Kafka se le ha considerado un visionario que ya en las primeras décadas del siglo pudo entrever el alucinante mundo futuro que se nos venía encima. Jorge Luis Borges dijo de él, con la puntería que le caracterizaba que:"Kafka es el gran escritor clásico de nuestro extraño y atormentado siglo"

No soy un erudito ni un especialista en Kafka. Sólo soy un devoto admirador de su obra. De él tan sólo podría decir (si se me permite la boutade, aunque no se hasta que punto lo es) que en 70 años ha pasado de autor fantástico a autor costumbrista. Bromas aparte (suponiendo que lo anterior lo sea), y en cuanto a la página, diré que su sano propósito es el de divulgar al autor checo, asi como las laberínticas pesadillas que soñó. Es por ello que tengo la intención de incluir aquellos artículos, textos, etc, que considere interesantes para arrojar luz sobre la figura de Kafka (sobre su ensombrecido mundo, que es el nuestro), en forma de transcripciones o de enlaces externos (lógicamente, indicando siempre el autor o las fuentes de manera clara e inequívoca). Si el autor de determinado material se siente incómodo ante tal inclusión sólo debe indicármelo escuetamente a la dirección electrónica indicada en la portada y procederé de inmediato a retirarlo de la página.

¿Porque Kafka es tan inagotable? ¿Porque su obra está siempre generando nuevas explicaciones y exégesis y devorándolas?¿Porque emerge siempre de ese mar de interpretaciones y se eleva a las alturas sacudiéndose toda esa espuma para volver a aparecérsenos integramente enigmática, vital y misteriosa? Quizá porque en el fondo Kafka es uno de los pocos autores que realmente nos "incumben"...alguien que realmente nos roza alguna misteriosa fibra del alma...¿Quien no se ha despertado alguna vez convertido en un monstruoso insecto? ¿Quien no se ha incorporado en alguna ocasión sobre el duro caparazón de su espalda? ¿Quien no ha vislumbrado en la lejanía (en la lejanía borrosa e inalcanzable) la Felicidad, el Bienestar y la Gracia? Kafka es, en definitiva, uno de esos autores que hay que leer (como dijo Nabokov) con la médula espinal...

La honestidad de Kafka como artista era total. No le interesaba para nada la gloria literaria, ni la publicación de sus textos...eran sólo su "espantajo personal"(el espantajo personal de todos nosotros). Era un alquimista medieval que transmutaba la oscura realidad en sueños e imágenes, en alegorías alucinantes, en sordidas pesadillas cuyo valor sólo aceptaba en relación a si mismo. Aunque de La Condena, uno de los textos cuya publicación permitió, llegó a comentar: "esta narración ha salido de mi como un auténtico parto, recubierta de mucosidades y de suciedad". Por ello no dudó de su valor. Kafka mojaba su pluma en sangre, se vertía a si mismo sobre el papel, se vaciaba. ¿Que más puede pedir un lector?

S.G.L. Barcelona, 11 de Febrero de 2001.


--------------------------------------------------------------------------------

El autor de El Castillo de Kafka: Me llamo Serafín G. León y vivo en Barcelona. Soy licenciado en Farmacia. Entre mis aficiones principales se cuentan la literatura, asi como el diseño de páginas Web literarias.