Lo fantástico en las obras de Jorge Luis Borges

 

Jorge Luis Borges es una figura importante en la literatura argentina y un escritor contemporáneo de renombre en las letras mundial. Sus obras tienen influencias diversas, como las de la historia, la literatura mundial, las ciencias y la mitología, que lo hacen un escritor cosmopólita. En este ensayo, discutiré los elementos fantásticos y daré énfasis a estos puntos en las obras "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius" y "Pierre Menard, autor del Quijote" de Jorge Luis Borges.

Según el estudio de Tzvetan Todorov, para clasificar una obra como fantástica, dentro del texto debe existir una cierta hesitación o duda porque ocurren cosas extrañas, que le dan al lector un sentimiento de incertidumbre. Con lo fantástico, no tenemos una seguridad total pero tampoco dudamos de todo. Antes de clasificar una obra como fantástica, es necesario analizar el texto con cuidado para ver si haya un expresión de duda expuesta por el narrador o por los otros personajes. El texto no propone una solución o resolución del problema extraño sino que aprovecha las posibilidades novelescas de la especulación metafísica. E.R. Monégal, en su libro sobre Borges, relata que Borges usa cuatro procedimientos principales en sus obras para darle al lector un efecto fantástico. Estas técnicas son: "una obra dentro de una obra, el viaje en el tiempo, división en dos partes y la confusión de la realidad con la ficción."

"Tlön, Uqbar, Orbis Tertius" es una historia en que la trama nos lleva por una serie de eventos extraños donde los personajes luchan por descubrir las razones de estos acontecimientos. Esta obra muestra una realidad fantástica puesto que hay fenómenos extraños donde los personajes buscan la razón de la existencia y el por qué de los mismos. Los protagonistas están perplejos y tratan de encontrar hechos o soluciones en los libros, en la enciclopedia y en conversaciones entre sí mismos. El cuento se divida en tres partes.

La primera parte proporciona la amardura para el cuento y ofrece algunos ejemplos de cosas extrañas que pertenecen a los elementos fantásticos. Precisamente, es en esta sección que descubrimos Uqbar. Un l ibro contiene detalles sobre esta tierra mientras que los indices de la enciclopedia y otros volúmenes no tienen ningún antecedente de tal lugar. También aprendemos que existe otra enciclopedia totalmente dedicada a Uqbar. No hay ningunas fronteras en la tierra de Uqbar.

En la segunda parte, encontramos un reportaje sobre los textos. En la literatura de Uqbar, Tlön es un reino imaginario donde tienen lugar la épica y las leyendas de fantasía. En Tlön, todos los autores son un autor y todos los temas son el mismo tema. Los libros tienen su propio espejo, porque contienen su contrario dentro del libro. En Tlön, pensar significa crear la realidad. Los hrönir son hijos casuales de la distracción y el olvido y también son objetos secundarios, o sea, la duplicación de los objetos ideales. Los hrönir son elementos del mundo imaginario, pero por su apariencia se vuelven parte de la realidad. Por ejemplo, en las escuelas la gente aprende algo de este mundo irreal, y así este mundo llega a la realidad.

La tercera parte es una posdata, donde el tono de la historia cambia y resulta en una perspectiva inquietante. Las barreras entre el mundo de la imaginación, o sea, el mundo irreal, y la realidad son rotas y lo que debía ser ficción se hace real. La apariencia de los conos en la realidad del narrador apoya este punto. Un reino puede ser totalmente afectado por otro y la imaginación se encarga de nuestro mundo real del presente. Nuestro sentido de seguridad es destruido, porque sabemos que lo imaginario tendrá influencia sobre nosotros. El cuento termina y el lector se queda con la pregunta si nuestra realidad de este mundo, o sea la realidad de Orbis Tertius, es una realidad imaginada o inventada por otros.

La otra historia que está en el plano de lo real fantástico es "Pierre Menard, autor del Quijote." En esta obra, Borges utiliza la ironía para exponer la hesitación. La incertidumbre también surge de la conexión sútil entre las ideas literarias de Menard y el concepto de que la realidad y la imaginación pueden ser influidas una por otra.

Al principio de este cuento, Pierre Menard muere. Borges escribe que Menard existió y todavía existe su obra visible. Hay una enumeración y explicación de las obras visibles de Pierre Menard, con comentarios y referencias del narrador. Como lectores, nos preguntamos si existe algo opuesto, o sea invisible, que le da a Menard un talento de más allá , fuera de lo concreto y lo visible.

Luego descubrimos que hay otra obra de Pierre Menard, la obra invisible que es el propósito de la tarea imposible de recrear el Quijote. Este Quijote va a ser distinto a la obra de Cervantes. Pero Borges nos explica que en esta obra "las páginas coinciden palabra por palabra y línea por línea" (p.49) y serán iguales a las de Cervantes. ¿Cómo pueden dos cosas distintas ser iguales? ... Este bloque llama la atención del lector para buscar la respuesta. Puesto que no podemos encontrar la contestación a la pregunta dentro del texto, surge lo fantástico. Aquí, Borges presenta lo imposible y lo que no podemos aceptar racionalmente.

El narrador nos dice que el método que Menard usó era imposible. Él tenía que aprender castellano, "recuperar la fé católica, guerrear contra los moros o contra el turco, olvidar la historia de Europa entre los años de 1602 hasta 1918 y de ser Miguel de Cervantes." (p. 50) Con este punto curioso, vemos que Menard quería llegar al Quijote a través de la perspectiva de Cervantes en vez de las experiencias de sí mismo.

En la última parte del cuento, se discuten las diferencias entre leer el texto con asociaciones de la historia en el siglo XX y de leerlo trescientos años antes. ¿Cómo es posible leer el discurso sobre don Qui jote o las ideas de Cervantes a propósito de la historia como se escribieron? Es importante también notar la diferencia entre la realidad y la irrealidad. Cervantes hizo un contraste entre la realidad de sus tiempos con lo imaginario de los libros. Por otro lado, Menard hace un contraste entre la dimensión sobre lo que percibe era real en el siglo XVII y el mundo irreal.

El propósito de Pierre Menard es parecido a lo que encontramos en "Tlön." Como un hrön es un objeto secundario en Tlön, también el Quijote de Menard es secudario. Las cosas se duplican en la tierra. El Quijote de Menard es al mismo tiempo el }Quijote de Cervantes; y el Quijote de Cervantes es un espejo del Quijote de Menard. Aquí tenemos la creación de objetos ideales destinados a las necesidades poéticas. Esta obra "tiene su punto de arranque en el deseo de trascender los límites humanos y de añadir un elemento nuevo a la realidad."

Borges es un escritor quien reta nuestra concepción de la realidad. Muchos de sus cuentos, se consideran fantásticos porque él a menudo desafia la frontera y antítesis entre lo real y lo irreal. La persona que vive por el evento extraño sabe que este fenómeno tomó lugar y que es una parte íntegra de la realidad; sin embargo, esta realidad está controlada por leyes que no son conocidos por nosotros, y por eso forman lo fantástico.

© 1999 Adriana Bida


Regrese a La Página Hispana.