MIERCOLES ¤ 26 ¤ SEPTIEMBRE ¤ 2001

La guerra eligió a Bush y no al revés

Para el filósofo Baudrillard vivimos la pérdida de la idea de transformar el mundo

RENATO RAVELO

Los gobernantes no sólo ya no tienen legitimidad verdadera, sino que ya ni siquiera tienen poder de decisión sobre los acontecimientos, opina el filósofo francés Jean Baudrillard. ''Bush puede declarar la guerra, pero sabemos muy bien que esto ya no es un acto político, sino la resultante que se deriva de algunos datos, sin ninguna originalidad o pertenencia en la decisión", sostiene.

El pensador de las hipótesis provocadoras de imágenes opina que en lo político ''es necesario que haya un centro, es necesario que haya una posibilidad de destruir, una estrategia. Pero ya ningún hombre político es capaz de realizar esto".

Sentencia: ''estamos en una situación terrorista, todos estamos involuntariamente en esto. El terrorismo tal vez es la acción de algunos pero descansa en una estructura terrorista, en la medida que ya no hay una mediación de lo político, de lo económico, de lo sicológico; incluso éstas se han comprimido, erosionado, debido a este sistema de circulación acelerada de las cosas".

Hemos perdido, considera en entrevista, "la idea de transformar el mundo, porque a la vez la idea de representarlo y transformarlo era el sentido de nuestra modernidad. Hemos perdido la utopía de la transformación del mundo. Se dio una resignación a una operación intacta. Cuando todo se ventile en operaciones numéricas, en una especie de inteligencia artificial, ya no va a haber un sujeto de la historia".

En la Casa Francia, Braudillard padece la tarde del lunes la incapacidad de decisión de los tiempos, en que todo depende de todo. Ha programado varias entrevistas, pero las actividades del seminario, la agenda de trabajo, lo hacen limitar las participaciones. Aun así, al escuchar una de las preguntas, no resiste la tentación de ensayar uno de esos vuelos conceptuales que redacta y que provocan vértigo a su lectura.

-¿Considera que la imagen de las Torres Gemelas de Nueva York derrumbándose es una imagen madre del siguiente siglo, o un colofón del siglo XX?

-No hablaré sobre los acontecimientos actuales, porque lo reservo para la conferencia magistral, pero sí le diría un comentario sobre las torres. Cuando llegué a Nueva York, justamente cuando eran construidas, vi que había un signo de mutación en el sistema global. Es decir que antes teníamos una verticalidad heroica, como el Empire State, pero cada edificio era único.

-¿En que cambió ese concepto?

-En el hecho de que fueran gemelas. Ya no es una verticalidad, sino un desdoblamiento; equivale a un sistema que aspira a la perfección a través del desdoblamiento mismo. Es el inicio de unabaudrillard_jean_m25qh serialidad, cambiamos de régimen. Antes era la empresa capitalista, heroica y arcaica al mismo tiempo. Las dos torres se parecían a tarjetas perforadas. Incluso cuando se desmoronaron vimos ahí las tarjetas de alguna manera. El sistema había llegado a un tiempo de perfección y de cierre: nos detenemos aquí, esto es cuadrado y definitivo. Esas dos torres eran una verdadera visión del punto final del sistema.

-Escribió usted en 1988, a propósito de un problema bursátil, que se vivía una catástrofe virtual. ¿Estamos cerca de una catástrofe real?

-El sistema financiero vive de la credibilidad con una fragilidad extraordinaria, por lo que siempre juega con su desmoronamiento. El acontecimiento de Nueva York se da y tenemos la impresión de una gran sorpresa, pero de hecho, más allá del cine mismo, me parece que realmente hay una especie de sistema de acumulación indefinida. Cómo podría decirle: de operacionalidad infinita del mundo. Todo se vuelve operacional, como cualquier sistema cuando llega a un punto de realización, siempre coquetea con su destrucción, secreta en sí mismo sus propios virus.

''Todo esto sigue siendo virtual. Sucede en la realidad, se da la catástrofe, pero no es necesariamente el Apocalipsis, sino un trastocamiento total de las cosas. Es decir que tiene más que ver con la irreversibilidad que con la anulación. Me parece incluso que el exterminio está del lado del sistema mismo, que es un sistema de exterminio de lo real, de las diferencias, de las singularidades. La catástrofe se opone a la aniquilación, como concepto. Otra vez hay de nuevo un acontecimiento imposible, mientras que antes estábamos frente a un vacío de acontecimientos. Tenemos un punto de interrupción en el proceso de exterminio lento".


¤ Ahora las decisiones se dictan sin atender la opinión de la sociedad, dice a La Jornada

Lo político devino manipulación de encuestas e imágenes: Baudrillard

¤ ''El resurgimiento del racismo y el terrorismo es algo que los políticos no pueden resolver''

¤ La economía es especulativa y se colocó al margen del valor de los bienes, puntualiza

RENATO RAVELO

Para el filósofo Jean Baudrillard lo político está en una especie de extinción. ''Se ha transformado en la manipulación de las encuestas, de las imágenes, que hoy ya no tienen mucho que ver con una opinión ni con una voluntad política ni, sobre todo, con una exigencia política de la población."

El autor de El crimen perfecto se distingue por sus divagaciones provocadoras por los conceptos de modernidad, sus laberintos y sus atajos, que han resultado de una lucidez inquietante para revisar y anunciar los sucesos actuales (lo mismo Madonna que la clonación).

Baudrillard escribió, por ejemplo, en 1988: ''Propongo presentar una petición colectiva (lo que nos haría cambiar un poco con respecto a las peticiones humanitarias y presidenciales) para que se supriman de antemano los años noventa y pasemos directamente de 1989 a 2000. Pues al estar ya a la vuelta este fin de siglo con todo su pathos necrocultural, sus lamentaciones, sus conmemoraciones, sus interminables museificaciones, ¿nos aburriremos aún diez años más en este infierno?"

En sus manos una copa de vino blanco acentúa que es francés, que pertenece a esa orgullosa nación de la que dice José María Pérez Gay: los franceses hacen lo que los alemanes piensan.

Nostalgia por un objeto perdido

El hecho de que Baudrillard no aborde como todo mundo, a las primeras de cambio, el tema de los ataques contra Estados Unidos, combina las dos vertientes: la de pensador que quiere adelantarse a lo que ocultan los hechos y su calidad de francés.

Cede, sin embargo, cuando se le pregunta: ¿es la política una alternativa de solución, o al menos de replanteamiento de la situación?

Su primera reacción parece indicar que la entrevista ha culminado: ''¿Una solución para qué?", pero en realidad es el respiro, el paso atrás de quien se va a lanzar.

Para mí, ''ya no se trata de una solución. No creo que la política haya sido nunca una solución.baudrillard_jean_m25qn Fue un sistema de interpretación y representación. Mientras haya un concepto del poder, de la dominación, podemos hablar de un universo político. Me parece, pues, que ya no existe el poder".

-¿Qué existe, entonces?

-El poder es ahora el espectro que anda embrujando lo político, pero está ventilado en los medios de comunicación, en las redes; ya no permite tomar una decisión. Se puede ver a lo político como un objeto perdido. Se puede tener una especie de nostalgia política y es a lo que asistimos en la actualidad.

''En Francia toda la derecha, toda la izquierda, no importa, tienen un esfuerzo desesperado por salvar la escena de lo político. Hay una especie de complicidad en un intento por salvar lo político en la ausencia del poder.

''Es decir, aquí tenemos una escena virtual en la que los extras pueden pasar de un lado a otro, pero esto no requiere de una inteligencia especial, sabemos que todo ha caído en una especie de indiferenciación."

-¿Cómo vivir sin lo político?

-Ese es el problema, sobre todo de los estados modernos, pues las comunidades primitivas vivían muy bien sin dimensión política. Llegamos a la era histórica en que lo político ha durado mucho tiempo. Habríamos pasado a través de una fase traspolítica, de la misma manera que en lo económico lo vivimos.

''La economía virtual es especulativa, ya no existe ninguna relación entre el valor, con la lógica de la equivalencia, del producto; es ya una abstracción de vida de alguna manera.

''Lo político se ha transformado en la manipulación de las encuestas, de las imágenes, que hoy ya no tienen mucho que ver con una opinión, ni con una voluntad política ni, sobre todo, con una exigencia de la población. Se da un divorcio por completo, pero puede continuar porque los políticos siguen existiendo como objeto fósil, un museo, que da la idea de que había en algún lado un poder.

Probable resurgimiento terrorista

-¿Qué pasa con las decisiones?

-Lo político está en una especie de extinción bastante indeterminada, en la que ya lo que se hace es jugar con las fluctuaciones mínimas y lo que sucede en términos de acontecimiento está mezclado. Lo de las vacas locas el año pasado era un suceso biológico que se volvió político sin serlo; la paidofilia es una asunto sexual y también padeció ese tratamiento. Incluso el problema del desempleo, contra lo que se cree, ya no es un asunto social o político, es simplemente la forma que toma como expresión. No da lugar ya a conflictos políticos reales.

''Lo que sucede ya no tiene una verdadera transcripción en lo político o en el sistema de representaciones políticas. Esto es grave porque si ya no tenemos esta especie de mediación, puede ocurrir cualquier resurgimiento racista y terrorista. Llegamos a otra cosa. Son cosas que los hombres políticos ya no pueden resolver."

Bibliografía de un pensador

La de Jean Baudrillard no es una bibliografía simple. Cada año publica al menos dos libros. Como ocurrió en el 2000, cuando salieron a la luz Les mots de passe Paris, Pauvert y The vital illusion, Wellek library. O bien en 1999 en que sólo está registrada en la más extensa de sus bibliografías L'echange impossible. Espace critique.

Seguirle la pista a Baudrillard es tarea ardua, ya que en esa extensa bibliografía, por ejemplo, no se registró la edición de Pantalla total, que Anagrama publicó en nuestro país en 2000, que es el más reciente libro del pensador francés.

De acuerdo con dicha bibliografía, en 1998 se publicaron muchos libros, entre ellos America, Car l'illusion ne suppose pas a la realité, La complainte de Lady Di, The consumer society, De l'exorcisme en politique, Disneyworld Company, The end of the Millenium or the Countdown, I'm not really a photograper, El paroxista indiferente: conversaciones con Philippe Petit, The Xerox Degree Violence. La dirección es http://sun3.lib.uci.edu/~scctr/Wellek/baudrillard/

En nuestro país se han publicado, por Anagrama: Las estrategias fatales, La izquierda divina, El otro por sí mismo, América, Cool Memories, La transparencia del mal, La guerra del Golfo no ha tenido lugar, La ilusión del fin, El crimen perfecto, El paroxista indiferente y Pantalla total.

RENATO RAVELO


¤ Conferencia magistral del pensador francés en la Facultad de Ciencias Políticas

Baudrillard: el bien cree excluir al mal y se apropia del monopolio mundial del poderío

¤ ''Los terroristas apuestan su muerte y no pelean con armas simétricas; son tramposos''

¤ Toda cultura que se universaliza pierde singularidad y muere, afirma

RENATO RAVELO

''La lucha entre el bien y el mal, ese maniqueísmo con el que nos habló el presidente estadunidense George Bush, es perfectamente ilusorio, son irreductibles el uno al otro. En estas condiciones el bien no podría derrotar al mal sino renunciando a hacer el bien en una especie de suicidio y a eso estamos asistiendo. El bien maximiza su potencia, creyendo excluir al mal, apropiándose el monopolio mundial del poderío", sostuvo Jean Baudrillard.

Durante su conferencia magistral en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en las que el auditorio fue insuficiente para los interesados en conocer la opinión de Baudrillard sobre el ataque a Estados Unidos, el pensador francés encontró el foro adecuado para hacer el desarrollo de lo que describió así:

''De alguna manera los terroristas sabían que podrían contar con esta complicidad secreta aun cuando sea inconfesable, un sentimiento muy ambiguo que no se puede decir porque es inmoral decirlo, cuando todos los discursos tienden a moralizar este acontecimiento.''

Poderío y ausencia de enemigo

Se habla del martirio de los 6 mil muertos, sostuvo, ''de que los terroristas de todos modos ofrecieron su vida y salieron beneficiados. Ellos apuestan su muerte, dicen, y no pelean con armas simétricas, son tramposos".

El acontecimiento, dijo al auditorio, ''es inmoral como lo es la omnipotencia, el desafío por la muerte también lo es. Seamos inmorales para tratar de entender, un poco más allá del bien y el mal, un acontecimiento que desafía todo intento de interpretación porque ciertamente es diabólico. Utilicemos el pensamiento diabólico para intentar entenderlo."

Con la reacción del gobierno de George W. Bush, sostuvo Baudrillard, ''estamos ante una hegemonía de lo positivo, de la tecnología; se excluye la muerte, toda fuerza adversa y triunfan todos los valores del bien aparentemente. A partir de eso la polaridad se rompe y es como si el mal recobrara su autonomía y se desarrollase libremente de manera exponencial".

A partir de ahora, agregó, ''surgió una especie de enemigo fantasma que se infiltra en todo el mundo, el Islam es quizá la cristalización de todo este antagonismo, que está en todas partes y está en cada uno de nosotros".

Para Baudrillard, ''esta potencia se suicida de alguna manera porque fue la que fomentó toda esta violencia en el mundo, latente. La creciente importancia del poder también hace crecer el deseo de destruirlo".

Es terror contra terror, pero se trata de un enfrentamiento asimétrico, opinó Baudrillard, para quien ''hay un poderío pero no hay un enemigo. Esta asimetría es la que deja a la potencia mundial totalmente desarmada en términos de relación de fuerzas porque, por una parte, es su propio poderío el que vuelve y sólo puede hundirse en su propia lógica que siempre es de guerra, sin poder en absoluto permanecer en el territorio del desafío simbólico y de la muerte. Los estadunidenses ya no tienen una idea porque su poderío mismo fue el que contribuyó a exterminar ese ámbito de lo simbólico, por lo que no haybaudrillard_jean_m25qx confrontación posible y, por tanto, no hay solución".

Mundialización

La conferencia de Baudrillard, en la que la expectativa la generó su opinión sobre el ataque contra Estados Unidos, incluyó otras muchas reflexiones que contextualizaron su postura.

Para el filósofo ''lo mundial se opone a lo universal. La mundialización es aquella de la teoría del mercado del turismo, y la universalidad es un concepto que está relacionado con los valores del mundo, la libertad, la cultura y la democracia".

Toda cultura digna de este nombre, explicó, ''se pierde dentro de lo universal. Toda cultura que se universaliza pierde su singularidad y muere. Es así con todas las culturas tradicionales primitivas que hemos destruido asimilándolas a la fuerza. La diferencia es que todas las culturas que destruimos murieron por su singularidad, lo que constituye una bella mente, pero nosotros morimos por las diversidades. Toda singularidad es la extinción de nuestros valores, lo que es una mala muerte".

La mundialización de los intercambios, para Baudrillard, ''pone fin a la universalidad de los valores. Es el triunfo del pensamiento único sobre el pensamiento universal. Lo que se mundializa es el mercado, la promiscuidad de todos los intercambios y de todos los productos, el flujo perpetuo del dinero. Culturalmente es la promiscudad de todos los símbolos y signos del valor, la difusión mundial de todo a través de las redes, eso constituye pornografía, no se requiere de una actividad sexual. Lo universal ha sido mundializado, la democracia, los derechos humanos, circulan como cualquier otro producto como pudiera ser el petróleo".

En todo caso, dijo, ''para nosotros el espejo de lo universal ha sido roto. Pero quizá sea una oportunidad porque, en los fragmentos de este espejo roto de lo universal, están las singularidades que nosotros creíamos amenazadas, sobreviven, y aquellas que creíamos desaparecidas resucitan".