Primeras Jornadas de Esquizoanalisis  -  2004 - Coord. Stella Maris Angel Villegas
  Carta de presentación       Redactora      Historia      Suscripción   
Primeras Jornadas Virtuales de Esquizoanalisis - 2004

 

 

 

Gilles Deleuze

Escritura y acontecimiento

                                    S. Witto Mättig

 

...Leer deleuzeanamente a Freud puede significar que la triangulación edípica no devele más que una verdad epocal, por tanto, decididamente a-histórica de nuestro deseo. Si las prácticas psicoanalíticas descansan todavía en el poder soberano del Edipo, no puede arrogarse éste el origen de donde emana su investidura o su poder concomitante, en tanto que el deseo convoca una serie indefinida de distribuciones horizontales, en tanto hace comparecer la expresión de una potencia múltiple. Deleuze, evalúa el triángulo edípico como un intento desmesurado por preservar al mundo de la economía libidinal que lo acosa desde siempre. En lugar de ello, el desplazamiento de aquel desorden sobrehumano puede mostrarse —sólo que aposteriori y habida cuenta la experiencia terapéutica— en los pliegues del álbum familiar: la cura psicoanalítica cuenta con la estructura deseante en razón de su tamaño. Quizá un pensamiento de esta índole inscriba en el psicoanálisis sus condiciones de posibilidad, ‘proponiendo una renovación rigurosa y científica de su lectura’ [60] . A condición de fijar los límites de su axiomática parental, tanto como los de su encentamiento en el paradigma identitario de la psiquiatría, el psicoanálisis puede hallar una zona de vecindad en donde no sea posible distinguir en su propia formalización aquello que lo limita. Si hay algo que se resiste a ser encardinado a una totalidad cerrada, se podría pensar, entonces, en una edad psicoanalítica marcada por la contingencia. Esta contingencia nombra el estatuto disciplinario como efecto de una trizadura sobre su propia superficie de inscripción. La disciplina, en la medida en que ya no opera bajo el imperativo de una pretensión unívoca —sino aconteciendo en la varianza de su propia identidad— se sustrae a una cierta fijeza instalada entre dicha varianza y la compartimentación disciplinaria propiamente tal. Es la rotura de este doble vínculo la que impediría suturar un horizonte pleno de sentido con los segmentos disímiles que se adhieren a su constitución. En resumidas cuentas, el caso no es sólo mero pretexto al interior del psicoanálisis, tampoco alcanza el estatuto de una revelación única o particular dentro de los anales de la historia de la subjetividad, a no ser por la coincidencia fortuita con el proyecto de la nueva psicología con la que Freud se compromete. Esa singularidad demanda para su funcionamiento de una serie de argumentos más o menos lógicos, más o menos encubiertos que le aseguren su sobrevida. Uno de esos argumentos va a conceder al singular, el derecho para penetrar las cosas hasta toparse con su secreto más primordial. El relato del paciente deviene para el experto territorio por recorrer, ante él, la disciplina psicoanalítica comparece ante su propio límite. Para Deleuze, tal límite constituye en sí mismo un plano de inmanencia opuesto a la soberanía imperial de la clausura: rivaliza con una identidad autorreferida, establece una práctica asociativa, una amistad posible (continua)

 

 

 

 

Ponencia publicada en http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/jornadas/ponencia_witto.htm

Ficha del autor http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/jornadas/witto.htm

Guattari. Tema: Resonancias poéticas: http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/guattari//foro/colectivo.htm

Adhesiones: http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/adhesiones.htm

Comentarios: dirigirse a medicinayarte@hotmail.com

 

Difusión, adhesión e intercambio. Argentina 2004

 

Derechos de propiedad intelectual y Arte Digital

Stella Maris Angel Villegas

medicinayarte@hotmail.com