Primeras Jornadas Virtuales de Esquizoanalisis - 2004

 

 

Máquina Expositora Real

Umbral de poesía

http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/umbral_poesia.htm

 

 

XXI MELODÍAS DE AMOR

por Ignacio Bermudez

 

I- La luna viajante que reposa al unísono

con mis brazos lechosos, danzando en las aguas delicadas,

tu eres pasión, en mis envolventes ojos

consumidos por tu risa.

 

II- Leyendo los tibios cielos estrellados;

que al marearme en el aluvión

transportan el veneno ronco de tu s lenguas

Elegantemente me dices: " te amo,

en el rayo, en el cielo,

en el infierno de tus sentidos pulcros;

te amo en la eternidad,

y en la marea cruel de mortalidad"

Olas de ruina en ruina

llenan nuestro amor;

pero nuestro amor es riel en las catedrales;

bajando la tierra a la luna...

 

III- Eres cruda miel enfilada;

nunca quedas en la ciudad

siempre estas en lo alto de mi corazón.

 

IV- Muy quietecita te acuestas

entre los versos colgados poéticamente

en tus ruedas heroicas.

Alzas siempre mis ojos;

y... arrodillada, con tu boca abierta,

haces de mi cráter inferior

humano ardor.

 

V- Dulce hallo tu piel,

que al ser carne

es bebible por mis secos dientes.

Hallo tu alma húmedo sol,

brillándome siempre en tu jardín afectado,

abierto con mis rasgos de exquisita belleza.

 

VI- Coronas al incendiar mi rojo y cruel rebaño fiel

Muerte, muerte, muerte...a la feroz voz del terrible mal.

¡Oh! Luz, entre las pálidas llamas afiladas

sobre el sonoro profundo sentir de mi alma cortés,

deja pulir mi alma enamorada,

mi alma que es un río de amor entre perlas de manos.

Tesoro te doy, corriendo lejanas palizas mordidas.

 

VII- Vi tu cuerpo desnudo

cerca de mi precioso y celestial vientre risueño.

Vi tu alma, mas cerca...en mí.

 

VIII- Hora de tomar tu mano ha llegado,

ni temprano, ni tarde

entre roble y nido

es que mi amor sacudido

te ve como un rosal de esmeraldas, prodigiosos,

en mi mar espiritual.

 

IX- Me abrigo en tu piel joven,

llanura libertad; de mi eterno amor...

ahora, me agrando en tus bravos caballos asustados,

dije: yo los gobierno.

 

X- Grata mansión, en tu sonrisas de huerta perfección.

Llenas jardines de olor a frescura de amo poético.

Cuando la pena es muerte,

y la noche se estrella al día,

tus ojos vierten mares de caudales blancos

miel de noche lucida ;

ahora, mi propio destino es nuestro amor eterno

Todo es miel y encanto,

cuando los sueños son buena fortuna;

la buena fortuna deslumbra nuestros ojos cegados;

abren sus ojos para ver la luz.

 

XI- Quiero contarte: tus sueños son los míos

ya que las estrellas son el rugido de himnos simbólicos;

ellas mueven junco sus cristalinas preciadas noches fantásticas

¿ Ves el girasol en ellas ?

¿ sientes la misa en ellas ?

¿ tocas sus lagrimas ?

Déjame llevarte ensoñadas

al cielo estrellado,

tocando las niñitas estrellas

que navegan entre los soles

para apreciar las prosas corridas.

 

XII- Tu aliento de rosa perfección

enfurece el desvestir

tocando tu sentido mas dócil

hallo la muerte de muertes

la vida surge como tonel;

eso si que es el fruto del gozo.

Trueno pálido surges

Y ahí estas y cálida en el aire

Esperando decir : amor

 

XIII- Te amo, estrella en el sol

cuando ríes, cando lloras.

Te amo cabalgando en el lado de tus entrañas,

Aunque la flores pican mas que las lagrimas

El lado es belleza en ti..

¡GRANDE! Lado rico, lado echo flor en ti.

Te amo cantando en el campo disparatado,

Sentada en mi estómago

Como blanca cigüeña.

Te amo, cuando miras mis labios con margaritas en mis hombros,

Diciendo: amor, tu luz es mi luz.

Te amo, cuando lloras, ríes, corriendo, mirando...te amo, te amo, te amo, desde que abro los ojos...

 

XIV- Derretís mi hielo con pradera dulce

desde lengua aguada, de viento en viento

hasta la oscura llorona mentirosa.

 

XV- Alma mía; soy tesoro del querer,

tu dolor fue alba pura

ahora en celeste felicidad expresiva.

Latente río en las montañas de mi querer.

Tus pétalos estirados de alegrías mías en ti

coñac en tus perezosas piernas

nariz erguida , tan bonita;

peinada, alegre, amarilla durmiendo en le fruto cerrado.

Pino muerto

Entre rosales secretos

como invocación de morada perfecta

tu canto es mi canto

me das tu río de luz?

Y yo en la montaña del repaso

Nos bañamos juntos desnudos

Entre agua y agua somos templanza

Que día,

Lleno de divinidades, clemencias, y mi amor

que renace como placenta de honor eterno

en tus pechos.

 

XVI- Dios sabe: nuestros cuerpos son galardón de sexo

Desde el cielo hasta la tierra

Desmanes con mi lengua cada alma.

En le fin de tu cráter

explota mi semen

buscando en un fin, su lento saciar.

ha de ser tu cuerpo amor de mis amores

mi único templo tocado

donde caen mis ojos trillados

para alzar tu útero

envolviéndolo en mi caluroso hervidero sexual.

Nuestra pasión se une en el fondo de mi cama, de tu cama...

Es que las almohadas son senderos del cielo,

El colchón terreno de nuestro amor divino.

Toco, toco y toco sin cesar tus pechos para llegar al febril sol naciente.

Beso, tus labios esplendorosos de cara nocturna,

Gimes cuando se unen la luna y el sol,

Callados, somos velas, luz, amor, santo pincel de nuestra pasión.

 

XVII- Sobre tus orejas están mis palabras despiertas

domando los lobos

campo de miel

colmando pulidos vientos lúcidos míos.

Que habitan lejos de los árboles bronceados

Yo clamo: canto, bajo mudos ángeles demoníacos,

Solo el santísimo aliento nos da cofres de música celestial.

 

XVIII- Envuelven los cofres dorado

como espejos del pálido mercurio,

que ternura ojeada mira

dice a lo lejos: duermo, espejado, puerco, decidido a mentir y a llorar el cerdo sucumbió al adorno del velo nubloso.

Es demasiada tu hermosura...

Veo en los cielos

Tu nombre reflejar

Asustado al sol

La resplandorosa flor

Que de tus labios me besaron..

Diciendo la puesta del sol.

En el arma sedosa de tu infantil cornisa.

Es demasiada tu hermosura..

Luz en tus pechos

Derramando estrellas y lunas,

Como el anillo de mi trono

Bajan y mi muerte se escapan

Para ver tronar tu marcha

Es demasiada tu hermosura...

 

XIX- largas piernas

al avanzar

brazos de realeza

que se alzan en la cobardía

agitando fatídicos y hondos ríos fértiles

¡¡¡PIEDAD A TUS BRAZOS!!!

Dale innata sangre azul

Dale paso

Dale rosas días...

 

XX- despierto con tus labios presos de mi amor,

suena nuestro rosal

cantando mariposas

al relámpago dorado

que la noche llamó su sombra.

Ya somos alianza eterna

Siempre llenos de ardientes arenas

Jubilosas plácidas mansedumbres

Donde el mar es puro, blanco y casto.

Oro, debajo de olas cálidas

Enredados en viejo sol.

Déjame llevarte...

Conoce mis sueños contigo

Hecho ladrillo...

Hecho sangre...

Hecho amor...

 

XXI- Ultima melodía:

Desesperadamente tempestuosos,

Vivimos nuestras serenas y dulces melodías de amor,

Mirando el horizonte cristal

En nuestras tiernas canciones

Se hicieron carne las hadas del amor...

Y es que miro el cielo

Y es que miro la luna

Y es que miro tus cartas

Y es que veo los mares

Y te veo, te siento, te amo...

Ya somos uno.

 

 

 

Ficha del autor http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/umbral_poesia.htm

Resonancias poéticas del foro http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/guattari//foro/resonancias.htm

Tabla de comentarios http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/tabla_comentarios.htm

Adhesiones http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/adhesiones.htm

Políticas de salud y poemas http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/guattari//foro/politicas_de_salud/2004.htm

Estética de pensamiento de Brasil y Argentina http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/oficina/estetica_de_pensamiento.htm

Estetica de pensamiento de Chile y Argentina http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/oficina/estetica_de_pensamiento_ch_ar.htm

Revista del Foro http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/inscriptos.htm