Primeras Jornadas de Esquizoanalisis  -  2004 - Coord. Stella Maris Angel Villegas
  Carta de presentación       Redactora      Historia      Suscripción   

 

 

 

Primeras Jornadas Virtuales de Esquizoanalisis - 2004

 

 

 

No man is an island

 

Un día, nuestro espíritu florece y todo nuestro andar se orienta al nacimiento de la inocencia.
Desde las danzas de los Dinkas, las reuniones de los Shamanes en Wounded Knee, los aquelarres del cosmos danzando en círculos sagrados, en círculos profanos sobre las cabezas, burbujeando en la sangre, que clama como la tierra misma, estamos. En la era del cuerpo, un cuerpo contemporáneo de los masajes, del cuidado, de disciplinas corporales de liberación. De liberación de represiones, del llanto, del grito, de la represión sexual.
Pero antes de llegar a La Liberación a la que indefectiblemente se llegará se hace necesario mirar alrededor, la especie humana es una especie carente de solidaridad, y antes de esa liberación es necesario alimentar los cuerpos y sobrevivir al embate de las agresiones que erosionan el tejido.
Es en este punto donde el cuerpo es una expresión social donde la esquizofrenia y el raquitismo –raquitismo físico y espiritual- pertenecen a un mismo campo, en que la carencia sexual y la carencia de alimentos forman parte de una sola problemática. ¿Cuál es la diferencia entre la pobreza, el desamparo, la soledad, la humillación?
El cuerpo es el resultado de una postura existencial, una suerte de palimpsesto con sucesivas grabaciones y modificaciones, ¿qué hizo la sociedad de este cuerpo? ¿qué hizo la sociedad del cuerpo del obrero con las espaldas encorvadas con las manos deformadas, con la boca apretada mascullando bronca, tan impotente como el sexo? ¿qué hace del cuerpo del jubilado con su dolor de riñones, del rengo arrastrando su pierna, cual preso de por vida en este cuerpo-social?
Se es la respuesta a este mundo y se es heredero histórico de una patología de la cual el cuerpo al igual que la tierra clama.
 
Renacer, en el cuerpo ardiente y pleno de amor, en armonía del sexo complementario, en la plenitud del abrazo. Haciendo historia con una felicidad amorosa y creativa.
El hombre es un animal poético, un poema inconcluso, cada individuo está desplegando a través de su existencia, el poema de su identidad. Sería importante tener en cuenta el sentido de totalidad y misteriosa semántica que surge de los actos cotidianos en el encuentro con el mundo. Somos esquivos para la esencia y temerosos frente al amor y la gracia de vivir. En el proyecto humano, se estructura el tiempo y el espacio de una manera personalísima, se podrá decir que una persona es más lenta, más rápida, que prefiere espacios cerrados o abiertos, que tiende más a vivir en el pasado que proyectarse al futuro. Descripciones que hacen caer en la abstracción y no son buenos modelos para describir y definir una vida, pues la cosa es mucho más compleja.
Octavio Paz dice "...nuestra poesía es consciencia de separación y tentativa de unir lo que fue separado (el hombre y su creación, el hombre y sus semejantes)"
Entonces esta poesía habla de la ceremonia de contacto, un contacto con la corriente de vida que en cada cosa habla de si para ti, la última frontera, el último verso del poema personal es el acto de contacto, magnificado en la celebración de la presencia del otro.
Nous sommes du soleil
We love when we play.
ritual de la sangre
ritual de la danza
ritual de la vida
Soleil
...y entre tantos encuentros, tanta música y tanta gente alrededor, para mantenerse balanceado es indispensable bailar.
Los átomos danzan en un interminable y contagioso movimiento. El universo danza en su constante movimiento danza, y todo esto se deslumbra ante la mirada y presencia de quien entre tanto ruido multipropalado sintoniza lo suyo con lo primordial.
Esta danza, es un movimiento pleno de sentido que surge de lo más profundo de las entrañas del hombre. Danzando al compás biológico, ritmo del corazón, de la respiración lanzando al vínculo e introduciéndose en el mismo ritmo del gran movimiento.
El movimiento teje. Con cada una de las vibraciones producidas al rozar cada sensible cuerda de este cuerpo que va hilvanando sentimientos perdidos, ocultos.
Visión del modo de un cuerpo que sostiene diversos modos del lenguaje, que se concentra en al dimensión del ser y que recala en el centro de un cuerpo que en diferentes formas se ofrece para su expresión, en gesto y discurso.
...soñando,
con las manos
con los pies.
Soñar con el sol, con la luna, susurrando esperanzas, cantando en voz alta y atraer primaveras y así rever-de-ser.
En tanto y en cuanto, el cuerpo aferra su dinámica de ser en el lenguaje constituyéndose con un cuerpo dado a la otredad.
Entrecruzado y constituido
en el
roce de dos epidermis
...y
fantasías.
Danzando... entre lo sagrado y lo profano.


wamani