Primeras Jornadas de Esquizoanalisis  -  2004 - Coord. Stella Maris Angel Villegas
  Carta de presentación       Redactora      Historia      Suscripción   

 

 

 

 

Máquina Expositora Real

Foro de poesía

 

 

 

Volver a un espíritu de gozo
En que no existe un dolor profundo

Ni las manifestaciones de la muerte
Pueden tocar el cuerpo.

El deseo se cansó de desear
Un ala rompió la noche de las almas

Si un ángel pudiera crearme un rostro
Y una maravilla que excediera

La profundidad del mar
No se inmutaría mí espíritu

Pero si como un barco asomaría
La belleza, tu rostro

Nada más suave que la dulce hondura
De tu silencio dentro de mi cuerpo

Y alguien mirándose como sombra de mi rostro
En el espejo y muerto el miedo

Que todo ocurra, nada importa si hace siglos
Dije tu nombre como un finísimo rayo de luna

La fantástica rivera del sueño
Escogió tu cuerpo como seña del camino

Una mariposa blande su cuerpo, preciosa espada
Atraviésame en la obscuridad del silencio

No quiero negar tu vuelo, su herida profunda
En el tenebroso cielo de la infancia

Aunque perdida la imagen de tu cuerpo
Ahora tu llama me enciende en doble armonía.

 


Adriana Hernandez

 

 

 

 

 

 

 

Hechízame Dadora de sueños
En el lugar donde los perfumes
Recuerdan mis noches de infancia

Escúchame en la obscuridad
Rozando tus cenizas doradas por la luna

Entiende: en el fondo de tu abismo
Sembré un altar de llanto
La herida dejada por el padre

Nada de perdones sobre la tierra
Nada de olvidos, Ni de quejas
Ni siquiera blancuras
Que semejen nocturnas alas

Sólo ven con el silencio

Camina la arena de mi palacio
Estrecha las lámparas
Con tu fuego de novia

Aunque te maldiga la tierra
Besaría tus profundas heridas
Tus montes acuosos como los faros
De mares ignotos

Aunque muera de soledad
La música del aire abrirá mis ojos
Y mis piernas como árboles antiguos
Sostendrán los mundos para que me encuentres

Debajo de la tierra respiraré tus aromas
Y ni la muerte detiene mi palabra
Ni el tiempo borrara la luz de mis ojos
Palabras sin rostro de abismo

Nada tendrá señorío contra su palabra
Nada oscuro agrietará sus noches

El terror de ángeles degollados de olvido,
Como sangre duermen en la canción
Y jamás cantarán al abismo.

 

 

Adriana Hernandez

 

 
 

 

Un poco de silencio
Arrebata de gozo
El fondo de mi cuerpo

Descubrir en la noche
Tu calor de agua mineral
Y de mariposa nocturna

Y no tener palabras
Para decir nada más
¡Ah del amor¡
Como ¡ah del barco¡

 

 

Adriana Hernandez