Primeras Jornadas de Esquizoanalisis  -  2004 - Coord. Stella Maris Angel Villegas
  Carta de presentación       Redactora      Historia      Suscripción   

 

 

Primeras Jornadas Virtuales de Esquizoanalisis - 2004

 

 

 

Máquina Expositora Real

Foro de poesía

 

 

MEMORIAS DE 'EL PROCESO':

cinco poemas y un recuerdordo

 

 

Publicidad

A 25 años (·)


Recuerdo que, hace exactamente 25 años (en la ciudad de Córdoba, la noche del 23 de Marzo de 1976), viviendo en la semiclandestinidad - dado que luego de haber estado en prisión habían intentado secuestrarme tras la muerte de
la que era mi querida esposa y compañera - en una pequeña habitación que compartía con uno de los tantos compañeros que exponían su vida cobijándome, llegó éste con la noticia que todos esperábamos: esa noche se iba a producir el golpe. Luego sacó, temblando, unas pequeña hojas (facilitadas por un abogado que defendía en aquel entonces a los prisioneros políticos) donde figuraba una
larga lista, en letras muy pequeñas, con los nombres de quienes que iban a encarcelar (eso creíamos).

Aún tengo presente la angustia conque la recorríamos con el temor de encontrar nuestros nombres y la desesperación de ir reconociendo a muchos de ellos.

Salimos, alrededor de las 22 horas, a avisarle a todos los que pudimos para que tomaran recaudos, retornando aproximadamente a las 2 horas del día 24.

Estábamos lejos de imaginar lo que iba a acontecer. No pensábamos, pese a nuestro miedo, que iba a comenzar la etapa donde la crueldad, en su máxima expresión, caería sobre nuestro pueblo para herirlo despiadadamente.
Con el correr de los días, los meses, los años muchos de los que figuraban en esa lista fueron secuestrados, torturados, muertos o desaparecidos. Otros siguen aún vivos. Fueron muchos los motivos por los cuales a 25 años, hoy puedo trasmitir lo que aqui relato. No si numerosos sinsabores, dolor, y circunstancias por demás penosas, que ahora no vienen al caso.Pero sé también que sigo viviendo debido al valor y heroísmo de quienes
guardaron silencio ante las peores ferocidades.

No solo a ellos (a titulo personal) sino a todos aquellos que hoy no están y que se llevaron un pedazo de lo mas bello del alma de nuestra historia:

a esos rebeldes, utópicos, idealistas, que creían que la Revolución era posible y que permanecerán siempre jóvenes en mi recuerdo;

a esos compañeros que en las fábricas, empresas y lugares de trabajo se sentían dignos y orgullosos de ser proletarios;

a esos vecinos que estaba convencidos que el barrio era de todos; a esos religiosos que tenían la convicción de que Dios es amor y misericordia con los mas débiles;

a esos maestros, docentes, intelectuales, profesionales, que consideraban que sus conocimientos pertenecían a todos,

en fin, a esos seres bondadosos que no se sentían del todo felices, aunque amaban la vida, en tanto hubiera injusticia, explotación, miseria, enfermedad, que soñaban con un mundo nuevo, con un Hombre Nuevo, con una sociedad donde todos tuvieran oportunidades para desarrollar sus capacidades, a ellos (a las victimas todas), a quienes nunca voy a dejar de extrañar, les brindo, ya entrado el 24, mi más cálido, profundo y emocionado homenaje.

Y lo hago extensivo, con todo mi afecto, a los que siguen estando.


(·) Escrito el 24 - 03 -2001

 

 

Me dejaron tu pulóver verde


Me dejaron tu pulóver verde
cuando te fuiste

Llevándose el verano aquel
el del cielo tibio que con sus noches
nos guarecía del mundo entero en nuestro lecho

Cuánta dicha encontraba entonces mi anhelo
En tu sonrisa
En las palmas de tus manos
En tus suaves cabellos recorriendo con ternura
todo mi cuerpo

Me dejaron tu pulóver verde
cuando te fuiste

Dejándome tu aroma
que mil veces olí desfalleciente
evocando tu mirada
añorando tu desnudez
la tersura de tus labios
y esas palabras que no podrá borrar el tiempo

Porque no pudo el odio
ni la avasallante muerte
desterrar mi amor
ni mi carne dolida cedió al intento
de que me robaran tu recuerdo

Me dejaron tu pulóver verde
cuando te fuiste
Pero no pudieron llevarte
porque estarás conmigo
para siempre


(·) A María Haydée Rabuñal, , estudiante de Medicina
cordobesa, querida esposa y compañera.

 


Resurrección

( sobremuriente)


El rostro se alzó,
la claridad lo iluminó.
Murmullos de amor
atravesaron su corazón.
No pudo entender,
el diáfano brillo que su alma recorrió.

Y así caminó,
queriendo ceder
las gemas más puras del ser.

Su mente pensó.
El cuerpo mismo recordó:
historias de sal,
ponzoñas de crueldad.
Su sangre sangró,
por vilezas sedientas de mal.

Y se estremeció.
Sintió que se ahogó,
con náuseas producto de odiar.

Su hueso crujió.
La demencia lo atrapó.
Bestias innombrables
danzaron a su alrededor.
Un feto asustado,
abría su mano con desesperación.

Y quiso morir,
no desfallecer.
(Acopio de memoria de la humanidad)

El tiempo pasó.
La orilla se arqueó.
Un pecho piadoso
por dentro advirtió.
La leche inefable,
al mar de la paz lo invitó.

Entonces...murió..
dejando de sí
lo más puro de él

¡Ay! un ojo lloró,
lágrimas sin consolación.
La tierra se abrió,
urgida de tanto dolor,
buscando el cabello
caricias de rocío le brindó.

La vida siguió.
Luto mutilado,
humeando recuerdos se resistió.

La carne clamó.
El alba despuntó.
La tumba invisible
gesto su exhalación:
astillas de esperanza
en almas taciturnas sembró.

Y así revivió,
pudiendo saber,
que su canto excelso nunca sucumbió.

El rostro se alzó,
la claridad lo iluminó.
Murmullos de amor
atravesaron su corazón.
Y pudo entender,
el diáfano brillo que su alma recorrió.


 

Crecí con miedo (·)

Miedo
crecí
con
miedo

Con oníricas vivencias
de alegrías fantaseadas
fue cierto lo que no era cierto
la verdad escatimada

Miedo
crecí
con
miedo

Busqué abrazar lo tierno
el odio me contestaba
mi mente buscó refugio
en soledades doradas

Miedo
crecí
con
miedo

Cómo explicar lo que siento
no me alcanzan las palabras
viví llorando mi muerte
con burbujas de esperanza

Miedo
crecí
con
miedo

Sé que el amor existe
todo mi ser lo proclama
más solo no puedo lo juro
ni vos sin mí mi alma

Miedo
crecí
con
miedo

Ignoro el porqué de estos versos
en esta noche de madrugada
si es mi historia o es tu historia
o inconscientes remembranzas

Miedo
crecí
con
miedo

Miedo te tengo miedo
como un niño a sus fantasmas
no obstante vivo viviendo
conjurando tus acechanzas

Miedo
crecí
con
miedo

No me doy por vencido
mi esencia aún está intacta
puedo cantar gozando
si una mano me acompaña

Miedo
te desafío
miedo
a otra batalla.


Miguel Angel de Boer


(·) Blues
(·) Música: Pablo Kusselman

 

 

Evocación

Remoto el amor que alguna vez habitó
las arenas de mi vida
invisible me exhorta
a contemplar fecunda
la desnudez que añoro

Aguarda en mi lecho
mudo
de secretos futuros
las formas embriagadas de su cuerpo
Invernando la luz
Nutriendo un nacimiento
Congregando dulzuras despojadas de tormentos

Rememoro imperecedero
mi ermitaño grito
que no desfallece en su aliento
a la espera del aroma
que aventará mis tristezas
y los cabellos que desperezarán
mi canto desgarrado

Se estremece mi armadura
asediada por el tiempo
Silencioso y crujiente mi anhelo
en el confín de su repliegue
clama por el cuenco añorado
de las lunas entreabiertas de sus pechos

Abatido el odio
estéril en su intento
exiliado de mi carne sufriente
Se hospeda en mi alma la deuda
que discurre incorruptible
evocando las pupilas de aquellos ojos bellos

 

 

Dr. Miguel Angel de Boer

 

 

Ficha del autor www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/jornadas/deboer_foro_poesia.htm

Ponencia publicada en www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/foro_poesia/deboer.htm

Resonancias poéticas http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/guattari//foro/resonancias.htm

Adhesiones: http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/adhesiones.htm

Comentarios: dirigirse a medicinayarte@hotmail.com

 

 

Derechos de propiedad intelectual y Arte Digital

Stella Maris Angel Villegas

medicinayarte@hotmail.com