Primeras Jornadas de Esquizoanalisis  -  2004 - Coord. Stella Maris Angel Villegas
  Carta de presentación       Redactora      Historia      Suscripción   

 

 

Primeras Jornadas Virtuales de Esquizoanalisis - 2004

 

 

 

Máquina Expositora Real

Foro de poesía

 

 

Ser poeta es saber dejar la palabra
 
 
No somos poetas ni por cercar la imagen
ni por la onda asociada de palabra y voz
en circuitos de incertidumbre ontolōgica-gramatical.
 
Para situarnos en el tropel de la ausencia
proviene una cordura de la poesėa;
mas no la escuchamos.
 
De quč servirėa engalanar el mundo
si no se puede repetir el mās mėnimo gesto
de alcanzar una cometa en su vuelo mās rasante.
De quč vale el masaje de la mųsica mās transitiva
si no se detiene la rotativa de las noticias ahėtas de los humos de sangre.
 
De nada nos ocupa la cordura
en analecta de abrazos y pucheros
pues no todo es alegrėa si no hay embelecos y sumideros de afān.
 
No somos poetas cultivando clorofilas en el espacio entre dos espinas de cāctus
si no regamos la arena del desierto para construir relojes asė sea no automāticos.
 
Asė pues, escribāmos las estelas del agua
cuando el pez huye del anzuelo;
hagāmos brotar la espina dorsal del equilibrio
en un vacėo de plena cuerda floja.
 
Maņana dormiremos nuestros mųsculos
en un yunque apartado y herrumbrado;
maņana se dirā nuestra palabra
y se paladearān nuestros veneros
en la corriente de dos manos de recičn enamorados.
Y se incrustarān los caracoles en la bala
para que la armonėa pacte su fuga hacia el caos.
 
Si no somos poetas
                             escribamos en los quicios de un barco anclado
en el momento en que la tierra tiembla
y los volcanes dicen su palabra de rojo y amarillo revolcada.
 
Volquemos la magia de aceptar las cosas danzando su ųltima batalla;
crucemos a nado los puentes que se construyen
por empujones del agua de una orilla a otra orilla
en remolinear espesuras de su turbio
sin huella calzar alguna ruta.
 
Sin huella calzar alguna ruta,
rompamos los diques enconchados en espera
o la espera esferada en diques de silencio y gruta,
o simplemente, la espera que vemos como construcciōn de diques.
 
Sin huella trazar calza alguna,
tracemos coincidencias relievadas en estrellas fugaces;
parchemos un empuje de reciclaje
sobre materias no renovables
para conjuntar valor de uso y trabajo inmaterial
en las costras de la estčtica.
 
Y si nadie parcela, de aquė en mās,
el nųmero de soles
con dėas entablados a sus nųcleos de helio,
y,
si el halcōn y el petirrojo
no corretean
"jugando a la floresta",
no mās miremos
por la hierbas que se secan
el fuerte temporal no angostado de brotar las fiestas
                                  de los que se echan a gozar un revolcōn de verde y picazōn;
no mās
dejemos la palabra
librada al fragor de los sentidos
                                              y, entretanto,
que se sequen las lāminas de los libros
y no seņalen las estadėsticas la extinciōn de otra especie;
con lo que la que solidaridad se rinde
ante la estadėstica
como se rinde, !parcialmente!, la vida ante la parca.
 
De este modo, sin cordura
ser poeta serėa dejar la palabra.
 
De este modo, sin cordura,
dejarėamos plantada a la poesėa
                                              para poder dejar la palabra
                                              y ser poetas de la no poesėa.
 
De este modo,
ya no querrėamos ser poetas,

pues no hay nada mās soso que ser asė.

 

 

 

Uno y el mundo


Estás de pie escuchando a la gente.
Zumba como un ligero manto:
no estás en el mundo, no hay mundo.
Hay sustentáculos de cosas diversas en diversos empalagos.
Estás de pie mirando
al acecho
de una oportunidad
para romper el hielo
que habita
entre tu percepción
y una subjetividad implantada a la zaga de la noticia del día.
Quieres sortear tu número cabalístico entre todas tus ganas de vivir.
No hay más crecer logarítmico
en tu estar de pie
ante tus impulsos,
y mirar y escuchar, algebráicamente,
los guarismos del montón de fibras
con que te conectas
al resto del universo que tu mentas como pasos.

 

 


BEN BASAYEV PUTIN


¿Universo?
Paquete de frioleras fibras
de cosas en descomposición;
de real cifrado en nada...

¿El mundo?
Una cháchara envuelta en imágenes
avizoradas por ojos cansinos y rasgados...
a los que no hay que doblegar como obstáculos erizados,
sino consumar
en actos disipativos
para responder al infinitivo ¿cómo? de la muerte

 

 


Empecinamiento con dìa de lluvia.


Estoy empecinado en llevar a cabo una sonrisa.
Pese a la lluvia resbalando en mis espejuelos, en mis gafas
en mis manos y en mis antebrazos,
me empecino en sonreir.
Pese a ese charco pisoteado por un carro
y que se alza en avalancha, como mil estornudos al unìsono, sobre mì,
me empecina la idea de reir a gorgoteos.
Me empecina, con la risa,
el trauma de llegar tarde a la cita con sabor a polvo
y festejos en soslayos de sol y cloqueos de piedras hùmedas.

En balde se baten los cangrejos,
en balde la ballena escupe agua rielada de pez y salitre,
en balde la leche agrìa la mastitis de la vaca,
en balde el exterminio sistemàtico de las especies no da a basto a los periòdicos,
en balde corrupciones y bocados de guerra no diluyen una moral desueta,
en balde se infla la luna con la mirada de sueño de los niños,
en balde la tarde y la empinada mano del dìa llevan ascuas hacia el ocaso,

en balde, en balde tanto trajìn de probables usados a medio caminar
ante mi estùpido empecinamiento de confeccionarme una sonrisa
a la medida del letàrgico y frìo suceder de esta lluvia sin estaciòn
que arrasa hasta el querer,
hasta el refugio del calor en tuètano,
hasta el ombligo de ocèanos que ya no avizoro ni en las cuentas de almanaques
mundiales,
hasta en el regocijo que aturde y explaya la conciencia
aturdiendo aùn màs si aùn màs explaya,
hasta ya no màs, por favor, !no màs!,
porque sigue cayendo esta lluvia sin estaciòn
como cae una piedra sobre la marquesina del invernàculo del cielo
para que mi risa no pueda cristalizar
aunque sigo empecinado en sonreir.

 

 


Asepsia. Retrato (con perdòn de los anti-retratistas y otras raleas) "doble" de muchacha.

La muchacha era tan escèptica
que tenìa que pintarse las uñas
para poder arrancarse pedazos de carne de su rostro.
No se pintaba ùnicamente las uñas,
pues tambièn su cabello lo teñìa de matices usurpados
al prisma de un loco calidoscopio
en el que estaban todos los tonos en un solo tono
pero al cual no podìa encontrar ella.
Ella se pintaba, se pintarrajeaba
blasfemando contra la belleza y contra el artificio,
y dudando con la màscara del escepticismo
entroncada en su variopinta paleta.
Ella se pintaba dudando de la asepsia y proclamando la mugre,
eso sì,
muy pulcramente!

La muchacha creìa firmemente en que dudaba
y a los que dudaban de ello los acusaba de jugar con las palabras.
"Eso es un juego de palabras" ...como si el lenguaje todo no jugase...
En todo caso,
la muchacha creìa firmemente en aquello que dudaba,
y aùn màs, creìa -como un pope- que dudaba,
afincando con su duda en su mente
la crueldad y la insaciable humilllaciòn de los seres humanos
por ellos mismos vejados.

 

 


Àngel

Àbreme una puerta,
àngel de infinito.
Àbreme de par en par
la gracia de un posible
apostado en un encuentro
sin blufar existencia
de jugadas referidas al azar.
Àbreme una puerta,
guardìa de un arco iris de dos polos a dos gotas,
redoblando un encuentro sin talla en sino alguno.
Asì tendrìa que ser,
milagro de azar abierto en tus puños antes que en tus alas.
Asì tenìas que dar,
regateando un aleteo
sin revolotear concèntrico retorno (¿remissio?).
Àbreme, infinito,
sin toque de dios
ni mucho menos del demonio.
Ni bueno y ni malo.
Ni bueno y ni malo
y sì empapas en tu envite,
àngel del azar,
una suerte adversa que se rinde.
Ni pesimismo y ni optimismo.

Àbreme una suerte,
ley de vuelo,
para seguirte invocando como àngel.

 

 


Enfermedad al calor no dorando pìldora


Estoy condenado a una pìldora color rojo y azul.
Estoy condenado a un remedio
peor en su efecto (en retortijones) que el arsènico.
Estoy "muerto" pagando una condena
a seguir bebiendo un agua sinfin
para bajar mi pìldora rojiazul y retortijona.
Llevo una zanja en mi estòmago
ahìta de calores
y en cada una de las gradas de mi calor estomacal
una pìldora conjura, en vano, a mi malestar a hacerse duraciòn.
El agua me hace daño
y esculca la zanja en mi estòmago molido.

Una clave suena allà en mis tripas
recelando un zurcido de malestares
bien pronto tejidos en la trama de mi psiquis.

Fuèse mi pìldora remedio
si mi estòmago no estrujase
el son del màs mìnimo àcido que lo escoria.

Siento en mi estòmago
una pìldora color rojo y azul
que se condena a ser remedio
bregado en agua y zanja ahìtas de calores.

Te debes a tu huida.

Roba moderadamente;
que el saqueo no guìe tu meditaciòn,
ni mucho menos tu acciòn.

Conforma tu razòn al azar equilibrador
y conjetura, sobre el picacho màs alto de tu fantasìa,
un simple forjado de complejos.

Roba pausadamente
como quien se mece en la tela de una araña
sobre el equilibrio perfecto de las caìdas que construyen precipicios.
Roba racionando para tì
el pensamiento que màs calentura te provoque.
Paulatinamente tu imaginaciòn
te restituirà lo que es tuyo
favoreciendo tu equilibrio pautado en el vèrtigo.

Roba discretamente,
manteniendo un amor vertido en la casuìstica
y un avaro tentar la razòn de tu equilibrio.

Abandònate al dios del momento
si el momento no cobra rèditos:
guàrdate para tì el lanzarte a nuevos horizontes,
pero roba,
roba,
roba incesantemente,
para obligarte a huir.


Asì serà la huida tu ùnica identidad
con la que despojas la locura y te das pasiòn en este mundo
descompuesto y en perpetuo desequilibrio.
Asimismo descubriràs que te debes a tu huida.

 

 

Pescador de fortunas

Boto la pala a un lado,
no me sirve para impulsar mi esquife.
De frente, para ser franco,
no puedo singlar a ese mar de sangre.
Para ser franco
mi espalda secò un dolor àlgido
y en cuestiòn de zis-zàs
a mis manos en rictus
cincelaron dos programas de pèndulo inèditos.

Vehiculo una ola
desde su curva
arqueada en malecòn para mirar
un arco iris tendido entre una pleamar y una resaca.

Boto la pala que llevaba para excavar tesoros de conchas marinas.
No me hace falta un hueco
para abrir,
con el sùmmum del oceàno azogado a un cristal de sol y plata,
una ruta de cuños nuevos teclada por orìgen en la teorìa evolutiva.

Para ser franco, no me hace falta tanta agua. Ni me sobra.
Tan sòlo me basta este ritmo de sol entre mi espalda y mi mirada
que no se encuentran nunca sino en la sonrisa del oceàno con el sol.

 

 

Hasta

Hasta que el sol se encurve en su rayo màs conspicuo
grabarè mi silencio en la hierba de los rìos contaminados.
Hasta que el sol se jorobe entrando en la era de la borraduras
despacio coordinarè el murmullo
de todas las cabinas que quedan contiguas al silencio.
Hasta la fauce de una intriga
oirè los pasos de la penumbra
colaborando a crear una atmòsfera de ruinas.
Bogarè con ellos, los perdidos,
hasta tejer las tinieblas una a una
con una telaraña pescadora de los "demasiado" adheridos a lo real.

Descamino oràculos y agueros
entreverados con gritos
en la pasiòn màs descabellada.
Otrora mil miradas he recorrido
ajeno de comprobrar la inquietud de los pàjaros llorando su rama y su exilio.
Inquiero una llama gurgitada por la piedra de obsidiana
y recogiendo en la tècnica una promesa de lava y limo
aherrojada a su imcuplimiento secular
por el grano y la espuma de la mente humana.

Hasta que vuelva el graznido de gaviotas
estarè, pie con pie,
dulcemente acantilado y rollizo de caliza
aùnando, silbo a silbo, la brisa de un rìo perfumado con la catinga de la industria.

¿Estarè hasta? ¿Acantilado y rollizo?
¿Obrarè mi estar en una duraciòn suficiente?
¿Hasta què dirè lo que me sobra?
¿Aguanta mi levedad,
en provecho de durar,
al vigor de un tronco de àrbol arrojado a la raìz de un remolino
y al vigor de un galope arrojado al sudor de los caminos usurpados de sus brùjulas?

Sin polo erigido en bandera a seguir
yo harè caso de los augures
de aquel poeta que lanzò al cosmos su propio desafìo:
"La finitud es la posibilidad como crisis".
Hasta este tope, con el sufragio de la tierra expoliada,
su duraciòn comprueba la conciencia cuando en mì vuelve a brotar la primavera.

 

 

Oscar Barragán.


 

Ficha del autor www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/jornadas/barragán.htm

Poema publicado en www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/foro_poesia/barragan.htm

Resonancias poéticas http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/guattari//foro/resonancias.htm

Esquizoanalisis y el foro www.medicinayarte.com/libros-digitales/guattari/foro/esquizoanalisis_y_el_foro.htm

Adhesiones: http://www.medicinayarte.com/libros-digitales/auditorio/adhesiones.htm

Comentarios: dirigirse a medicinayarte@hotmail.com

 

 

 

Derechos de propiedad intelectual y Arte Digital

Stella Maris Angel Villegas

medicinayarte@hotmail.com