Diálogos. Editorial Pretextos. Paris 1977, trad. 1980.
Gilles Deleuze - Claire Parnet

Continuación de los fragmentos del 19/11 - 20/11 y 21/11

Históricamente se ha constituido una imagen del pensamiento llamada filosofía que impide que las personas piensen. La relación de la filosofía con el Estado no se debe únicamente a que la mayoría de los filósofos del pasado sean "profesores públicos". La relación viene de mas lejos y es que el pensamiento toma su imagen propiamente filosófica del estado como bella interioridad, sustancial o subjetiva. Intenta un estado propiamente espiritual, como un estado absoluto, de ahí lo de tener ideas siempre justas; de la universalidad, del método, de las preguntas y respuestas, de los juicios. Pensamiento con ministros del interior y funcionarios del pensamiento puro. La filosofía está impregnada del proyecto de convertirse en la lengua oficial de un estado puro. Así el ejercicio del pensamiento se ajusta tanto a los fines del estado real, a las significaciones dominantes, como a las exigencias del orden establecido. En la actualidad se puede decir incluso que la filosofía ha fracasado. La epistemología ha tomado el relevo de la historia de la filosofía. El marxismo esgrime un juicio de la historia y un tribunal del pueblo que son más inquietantes que los otros. El psicoanálisis se ocupa cada vez mas de la función del pensamiento y cuando se alía con la lingüística no lo hace sin motivos. Son los nuevos aparatos de poder en el pensamiento mismo. Marx, Freud y Saussure como ponen un curiosos Represor con tres cabezas, una lengua dominante mayor. Interpretar, transformar, enunciar, son las nuevas formas de ideas "justas". Incluso el marcador sintáctico de Chomsky es antes que nada un marcador de poder. El triunfo de la lingüística se ha producido en el preciso momento en que la información se desarrollaba como poder e imponía su imagen de la lengua y del pensamiento de acuerdo a la transmisión de consignas y con la organización de redundancias. No tiene sentido preguntarse si la filosofía está muerta cuando está claro que muchas otras disciplinas continúan con su función.
Comencé por la historia de la filosofía cuando aún era dominante. Prefería a aquellos autores que escapaban a la historia de la filosofía: Lucresio, Spinoza, Hume, Nietzsche, Bergson.